relevo en las instituciones del estado

Una anomalía legal permite al fiscal general seguir en su cargo

El primer Consejo de Ministros no aprobó el decreto de cese, lo que hace posible que Sánchez Melgar permanezca hasta que tome posesión su sustituto en un limbo legal

Foto: La nueva ministra de Justicia, Dolores Delgado, saluda al fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar. (EFE)
La nueva ministra de Justicia, Dolores Delgado, saluda al fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar. (EFE)

Nunca antes el signo de un Gobierno había cambiado en mitad de una legislatura por una moción de censura y esa situación inédita ha puesto al descubierto anomalías legales e institucionales. Por ejemplo, la que permite al actual fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, seguir en su cargo hasta que sea nombrado definitivamente su sustituto, lo que no ocurrirá, probablemente, antes de un mes. Salvo que haya un cambio de posición y se acelere el cese a la próxima semana cuando, previsiblemente, el Consejo de Ministras y de Ministros estudie el nombre de su sustituto.

Para salir del vacío legal, el fiscal ha optado por la interpretación más favorable y el nuevo Gobierno no ha aprobado este viernes el decreto de cese, por lo que se mantendrá en una situación extraña y de limbo legal, puesto que la ley no prevé expresamente la situación de "fiscal general del Estado en funciones".

El Gobierno se considera legitimado para agotar la legislatura

El artículo 31 del Estatuto Fiscal señala que "el mandato del fiscal general del Estado tendrá una duración de cuatro años. Antes de que concluya dicho mandato únicamente podrá cesar" por cinco motivos muy concretos, uno de los cuales es "cuando cese el Gobierno que lo hubiera propuesto". En este caso, es claro que el cese debería haberse producido en el momento en el que tomó posesión el Gobierno de Pedro Sánchez, pero su cese no se ha llevado al primer Consejo de Ministros, por lo que sigue en el cargo.

La idea de este artículo es evitar que haya periodos en los que cohabiten un Gobierno y un fiscal designado por el anterior Ejecutivo. Así, en el anterior cambio de Gobierno, el mismo día 4 de noviembre de 2016 que se publicó el cese del Ejecutivo anterior, se publicó también en el BOE el de Consuelo Madrigal, entonces fiscal general. Se hizo a pesar de que el Ejecutivo seguía teniendo el mismo presidente y el mismo color politico que el que la nombró. Ahora será la primera ocasión en la que sí se produzca esa cohabitación.

Consuelo Madrigal, ex fiscal general del Estado. (EFE)
Consuelo Madrigal, ex fiscal general del Estado. (EFE)

El artículo 17 del Estatuto Fiscal prevé, en todo caso, la sustitución del fiscal general de forma que nunca haya vacante. Concretamente, señala que el teniente fiscal del Tribunal Supremo "sustituirá al fiscal general del Estado en caso de ausencia, imposibilidad o vacante". El actual teniente fiscal, Luis Navajas, ya sustituyó a Eduardo Torres-Dulce cuando dimitió y recientemente asumió el cargo cuando falleció José Manuel Maza. Es decir, que si se hubiera producido el cese de Julián Sánchez Melgar, no hubiera habido vacante porque las funciones las habría asumido de nuevo Navajas de manera provisional.

La redacción del Estatuto Fiscal ya ha provocado dudas para los momentos en los que hay un Gobierno en funciones, es decir, desde el momento de las elecciones hasta que es publicado el nombramiento del nuevo Ejecutivo que haya salido de las urnas y la previa investidura de un presidente. Se entendió que el fiscal general podía seguir en funciones y así lo hizo en su momento Cándido Conde-Pumpido y luego Consuelo Madrigal. En el caso de esta última, la Secretaría Técnica hizo un informe que permitía a Madrigal mantener en el cargo, aunque el Gobierno estuviera en funciones y hasta que tomara posesión el nuevo.

La redacción del Estatuto Fiscal provoca dudas desde el momento de las elecciones hasta que se publica el nombramiento del nuevo Ejecutivo

Este informe es utilizado también en este caso para retrasar la sustitución. Sin embargo, ahora no hay ningún Gobierno en funciones y se produce la anomalía de que se mantiene el fiscal general nombrado por el anterior Ejecutivo, porque no se ha tramitado el cese. Es decir, ese informe se refiere a otro caso y otra situación diferentes.

"Yo he puesto mi cese a disposición del Gobierno, el cual me dice que me mantenga en funciones. Que es la situación de toda persona que cesa", aseguró este viernes Sánchez Melgar a El Confidencial.

Sánchez Melgar: "Lo único que quiero es que designen cuanto antes a mi sucesor para poder cesar definitivamente"

"Lo único que quiero es que designen cuanto antes a mi sucesor para poder cesar definitivamente Yo lo veo claro: si el fiscal cesado puede ser renovado, ha de esperarse a la renovación o a su sustitución por otro. Hasta ese momento debe estar en funciones", añadió, a pesar de que en la ley no se habla en ningún momento de fiscal en funciones.

"No tengo la más mínima intención de continuar. Me han dicho que no pareciera que hacía dejación de funciones. La solución es encontrarse en funciones mientras puede ser renovado", aseguró.

El nombramiento de fiscal general lleva un proceso complicado que se inicia con la propuesta del Consejo de Ministros, lo que podría producirse la próxima semana. A continuación, el candidato debe comparecer ante la Comisión de Justicia del Congreso y se debe recabar informe de idoneidad del Consejo General del Poder Judicial. Luego, el Consejo de Ministras y de Ministros debe aprobar el nombramiento para que se produzca el juramento o promesa en Zarzuela y la toma de posesión ante el Tribunal Supremo. Es decir, no estará culminado antes de julio.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios