Así desveló la Policía española que el Daesh amenazaba al príncipe George de Inglaterra
  1. España
reino unido intensificó su seguridad personal

Así desveló la Policía española que el Daesh amenazaba al príncipe George de Inglaterra

Un exhaustivo rastreo de las redes sociales por parte del equipo de especialistas en tecnología de la Comisaría General de Información logró localizar al sospechoso

placeholder Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Ayer los medios de comunicación se hacían eco de que la organización terrorista Daesh planeó atacar al príncipe George de Inglaterra, de apenas cuatro años, y el colegio al que acudía diariamente el hijo de Guillermo y Catalina de Cambridge. El ciudadano Husnain Rashid admitió ante las autoridades judiciales británicas que contactó a través de Telegram con un grupo de yihadistas con el fin de atentar contra el infante, tercero en la línea de sucesión a la corona británica. Confesó que les animó a perpetrar el atentado e incluso les mostró los diferentes modos de atacar al pequeño, las armas que podían utilizar para acabar con su vida, los diferentes tipo de venenos, de artefactos explosivos y de otras herramientas mortales.

La confesión vino precedida de una investigación exhaustiva que durante meses llevó a cabo la Comisaría General de Información de la Policía Nacional española, que alertó por primera vez a los servicios secretos británicos de que el príncipe George corría peligro en octubre de 2017. En concreto, el día 13 de ese mes, varios agentes del mencionado departamento detectaron cómo en una red social había un usuario que colgaba textos e imágenes que podían entenderse como una amenaza contra el joven heredero.

placeholder El príncipe George, en el centro, junto a su cuidadora española María Teresa Turrión. (Gtres)
El príncipe George, en el centro, junto a su cuidadora española María Teresa Turrión. (Gtres)

Específicamente, las fotografías mostraban al menor con una mochila a la espalda mientras entraba al colegio Thomas del barrio londinense de Battersea. Bajo las imágenes podían leerse textos con advertencias a la monarquía del tipo "no se dejará sola a la familia real" junto a la figura de un muyahidín. Los metadatos de la foto mostraban que la misma estaba localizada en el número 28-40 de Battersea High Street, Londres, la misma dirección postal en la que estaba ubicado el centro escolar.

Automáticamente, los investigadores de la Comisaría General de Información dieron cuenta a los servicios secretos británicos, que inmediatamente intensificaron la seguridad personal del príncipe George. En paralelo, los policías españoles siguieron rastreando el perfil de Rashid, que ya estaba vigilado por las autoridades inglesas, que a su vez le tomaron declaración en calidad de investigado no detenido.

La monitorización constante de este ciudadano y de sus contactos llevó a los responsables antiterroristas de la Policía Nacional a detectar nuevos indicios de amenazas el pasado abril. Otros textos amenazantes volvían a poner el objetivo en la escuela de pequeño príncipe. Esta información fue nuevamente remitida a los servicios secretos británicos, que volvieron a tomar medidas de seguridad. Estas prevenciones de hecho llevaron a detener a dos ciudadanos italianos que pasaban por la zona al entender que podían ser sospechosos. Más tarde fueron puestos en libertad al concluir que no tenían nada que ver con esas advertencias.

Foto:  El príncipe Eduardo, en una imagen de archivo. (Gtres)

A raíz de los datos proporcionados por la policía española, las autoridades británicas han seguido rastreando al grupo de contactos de Rashid, aunque de momento no hay nuevos datos que apunten a otras amenazas. Según ha podido comprobar El Confidencial, la investigación tanto en España como en el Reino Unido continúa abierta.

Cado uno de los miembros de la familia real británica está constantemente escoltado por la policía inglesa, que utiliza recursos humanos y materiales como agentes de paisano, vehículos patrulla y camuflados e incluso helicópteros. Tras las amenazas al joven George, además, un equipo de seguridad complementario se instaló en un domicilio cercano a la escuela con el fin de tener constantemente vigilado al menor durante el tiempo que pasa en el centro. Esta no es la primera vez que un miembro de la familia real británcia recibe amenazas de muerte. En 2015 la reina Isabel II fue objeto de un atentado frustrado y en 2017 el príncipe Harry recibió un mensaje amenazante de parte de un grupo radical.

Yihadismo Terrorismo Casa Real Príncipe George Familia Real Británica
El redactor recomienda