Goyito, Galindo y el Cabezón: los aluniceros más peligrosos por fin entre rejas
  1. España
acumulan medio centenar de detenciones

Goyito, Galindo y el Cabezón: los aluniceros más peligrosos por fin entre rejas

"Eran salvajes al volante y no dudaban en atropellar ciudadanos si se les ponían en medio; fuera del vehículo, sin embargo, no eran tan violentos"

Foto: Alunizaje en una sucursal bancaria. (EFE)
Alunizaje en una sucursal bancaria. (EFE)

Goyito, Galindo, el Cabezón y el Fernando Alonso de la delincuencia madrileña son los apodos de cuatro de los seis aluniceros detenidos por la Policía Nacional la semana pasada. Entre todos acumulan más de medio centenar de arrestos a sus espaldas por delitos como robo de vehículos, atraco a bancos, atentado contra la autoridad, falsificación documental o contra la seguridad vial, entre otros ilícitos. Siempre han vuelto rápido a la calle.

Gregorio Rodríguez García, conocido como Goyito, por ejemplo, fue detenido también el pasado 10 de abril. Agentes de la Policía Nacional lo persiguieron durante varios kilómetros por la madrileña autopista M-45 después de que el delincuente se diera a la fuga tras robar un vehículo de alta gama en un concesionario del barrio de Hortaleza. Durante la persecución, Goyito, su hermano Óscar y otros tres compañeros de banda fueron tirando llaves de coches por la ventanilla. Correspondían a los vehículos que pretendían llevarse del concesionario. Pocos días después de aquel arresto, el juez les dejó en libertad con cargos. Goyito, por supuesto, volvió a las andadas.

Foto: Imagen de un programa de 'Equipo de Investigación' en que se entrevistaba a Goyito.

"Son una banda extremadamente violenta, sobre todo cuando se ponen delante del volante", explican fuentes policiales que conocen desde hace tiempo a Goyito y a otro de los miembros del grupo, Adán Silveira Palacios, más conocido como el Fernando Alonso de los aluniceros por su agresividad sobre las cuatro ruedas. "Les da igual subirse a la acera, embestir a un ciudadano o pasar por encima de cualquier cosa", añaden las mismas fuentes, que explican que Goyito, a sus 26 años acumula 11 detenciones y Silveira Palacios, con 28 años, 14, siempre durante su mayoría de edad. El primero, aseguran desde la Policía, empezó a delinquir a los 14 años y fue arrestado en multitud de ocasiones antes de cumplir los 18.

El Goyito, detenido por asaltar un concesionario

Junto a ellos, también han sido detenidos y encarcelados por el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, que esta vez sí ha optado por la prisión preventiva para evitar la reincidencia, los hermanos Antonio y José Manuel P. F., apodados Galindo y el Cabezón, respectivamente. Los dos acumulan una docena de detenciones a sus espaldas. En el mismo golpe igualmente fue arrestado el padre de estos dos chicos, que cuentan 31 y 35 años, al que acusan de tenencia ilícita de armas por tener tres pistolas en su casa (este último es el único que ha sido puesto en libertad). Además de los citados, la Policía también ha detenido a Alberto G. G., de 30 años, y a Rafael P. H., el más veterano con 39 años y casi una veintena de detenciones previas al reciente arresto.

Foto: Imagen de archivo de un agente de la Policía Nacional. (EFE)

Los seis miembros de la banda planificaban sus actuaciones con detalle. Buscaban lugares que tuvieran una fácil salida a una carretera amplia para poder huir rápido y hacia una infinidad de lugares y trataban de detectar comercios que no tuvieran bolardos ni otros obstáculos que impidieran empotrar los vehículos. Si el objetivo cumplía los objetivos, se lanzaban. En los últimos meses habían atracado seis sucursales bancarias. Todas tenían en común que se ajustaban a los requisitos que los cacos exigían. Lanzaban sus vehículos, rompían los cajeros automáticos al mismo tiempo, extraían los cajones del dinero y se marchaban a toda prisa.

En ocasiones, sin embargo, actuaban por impulso. Pasaban por un local, veían que se adaptaban a sus requisitos y lo abordaban. Así arremetieron en una ocasión contra una óptica, por ejemplo. "De cara a verano las gafas de sol tienen buena salida en el mercado negro", aseguran las fuentes policiales consultadas para explicar por qué los cacos decidieron atracar este comercio. También de este modo estamparon sus vehículos contra una tienda de telefonía móvil.

Los delincuentes también eran expertos en doblar placas de matrículas. "Cogían algunas legales, procedentes de un coche normal, y las calzaban en un vehículo robado", aseguran las mismas fuentes, que añaden que utilizaban este 'modus operandi' para evitar controles policiales y 'legalizar' los automóviles con el fin de poder venderlos y llenarse los bolsillos. La investigación ha sido realizada por el Grupo XXI de la Brigada Provincial de la Policía Nacional en Madrid, que según las fuentes consultadas ha dedicado muchas horas durante semanas para cazar a los seis delincuentes.

Fernando Alonso Seguridad Víal Atentado Coches
El redactor recomienda