MOCIÓN DE CENSURA

Iglesias saca guante de seda con Sánchez aspirando a formar parte de su Gobierno

El líder socialista rebaja las expectativas de Iglesias asegurando que la hoja de ruta del Gobierno saliente se limitará a convocar elecciones generales, aun sin especificar un calendario

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, interviene en el debate de la moción de censura presentada por el PSOE. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, interviene en el debate de la moción de censura presentada por el PSOE. (EFE)

Un perfil conciliador, incluso pidiendo perdón por su parte de culpa en desencuentros pasados, combinado con un posicionamiento que, como viene manteniendo desde las últimas semanas, se caracteriza por un mayor pragmatismo, posibilismo y mano tendida. Pablo Iglesias convirtió sus intervenciones durante la primera sesión de la moción de investidura en un resumen de la estrategia que marcará su hoja de ruta electoral.

Por un lado, remarcó lo que aspira a construir, un "Gobierno progresista" junto a los socialistas, dada la actual relación de fuerzas, perfectamente delimitado y como referente del nuevo progresismo europeo en la cuarta portencia económica de la UE. Sin maxilimalismos, pero sí dejando atrás la tercera vía. Por otro, evitar el boxeo priorizando la altura de miras y responsabilidad que tanto se defendió desde ciertos sectores de su dirección. La competición virtuosa, aunque más como táctica que como estrategia, pues esta no deja de ser un oxímoron.

Iglesias saca guante de seda con Sánchez aspirando a formar parte de su Gobierno

Todo ello dejando leer entre líneas que si finalmente Pedro Sánchez emprende su tarea de formar Gobierno en solitario, la asunción de responsabilidades no será compartida, y los hipotéticos fallos serán gustosamente señalados. La insistencia sobre las garantías de un "Gobierno amplio" no dejan de ser una advertencia sobre la oposición que podrá encontrarse Sánchez si, como el propio Iglesias es consciente, no incluye a otros socios en su Ejecutivo. La lucha por la hegemonía en el campo progresista no se abandona, solo se aparca.

"No salga débil, sea responsable y construya una mayoría de 156 diputados", instó a Iglesias, en lugar de intentar la quimera de gobernar con 84 diputados. La formación de un "Gobierno amplio" es la única salida que el líder de Podemos atisba para dotar al Ejecutivo de un mínimo de estabilidad y eficacia legislativa, y hasta convertir a España en "un ejemplo de que otra política es posible en Europa", según le trasladó a Sánchez desde la tribuna.

"No puedo consentir que a mi candidato [en referencia a Sánchez] lo humille Rajoy, diciendo que va a gobernar con 84 diputados. Tiene que tener más dignidad, va a ser el presidente de todos los españoles, y tiene que presentar aquí un programa de gobierno o explicar cómo va a limpiar el aparato del Estado", afeó al líder socialista. Este último respondió a Iglesias rebajando sus expectativas al asegurar que la hoja de ruta del Gobierno saliente se limitaría a poco más que a convocar elecciones generales, aun sin especificar un calendario. Frente a ello, Iglesias respondía en su réplica que "lo que tenemos que hacer es ganar juntos las próximas elecciones".

Iglesias saca guante de seda con Sánchez aspirando a formar parte de su Gobierno

"Seamos humildes y no quebremos expectativas", añadió Sánchez, tras explicar que se encontrarían en diferentes políticas sociales y de género, aun reconociendo la dificultad aritmética de la actual Cámara. También señaló como una "diferencia de raíz" con Unidos Podemos su lectura e impugnación del 'régimen del 78': "Nuestra democracia es homologable con las democracias de nuestro entorno". Con todo, defendió que podrían encontrarse en un debate sobre la reforma constitucional, aun a sabiendas de las discrepancias entre ambas formaciones.

Tras celebrar que este jueves fue "un día importante" porque se cumplirá uno de los principales objetivos con los que nació Podemos, "sacar a los corruptos del Gobierno del país", Iglesias arremetió contra Sánchez por no ser "presidenciable" y, principalmente, por haber excluido de su discurso el proyecto social que pretende desarrollar y el modelo territorial. Iglesias robó por unos minutos el traje de futuro presidente del Gobierno a Sánchez y se lanzó a ofrecer diálogo a las formaciones independentistas catalanas y a los nacionalistas vascos, "trabajando juntos para construir una república fraterna y plurinacional". En este sentido, también se arrogó el protagonismo de haber empujado a estas formaciones al sí a Sánchez con su amenaza de presentar una moción instrumental si fracasaba Sánchez con el único objetivo de convocar elecciones inmediatas.

Iglesias saca guante de seda con Sánchez aspirando a formar parte de su Gobierno

Para Iglesias, las propuestas lanzadas por el candidato durante su exposición inicial son insuficientes, al limitarse a levantar vetos del Gobierno a iniciativas parlamentarias o derogar algunas leyes como la denominada ley mordaza. Políticas de Estado de bienestar, medioambientales y de derechos es lo que le exigió Iglesias durante su intervención, que compartió con el resto de portavoces del grupo confederal.

El líder podemista hizo suyos los reproches que previamente le había lanzado el portavoz de ERC, Joan Tardà, y demandó buscar acuerdos para resolver el conficto territorial mediante mecanismos consultivos. "Asuma ser el primer presidente del siglo XXI que comprende los cambios en España", concluyó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios