PRIMA AL HOMBRE FUERTE DE SU EJECUTIVA

Sánchez da un papel secundario a Robles en el debate de la moción contra Rajoy

El secretario general elige a Ábalos para que defienda en tribuna la crítica al presidente y la presentación del candidato. La portavoz intervendrá en el turno correspondiente a los grupos

Foto: Pedro Sánchez, junto a Margarita Robles en Ferraz el pasado 6 de abril. (EFE)
Pedro Sánchez, junto a Margarita Robles en Ferraz el pasado 6 de abril. (EFE)

Se veía venir. Tanto silencio desde Ferraz en los últimos días respecto a quién presentaría a Pedro Sánchez en la moción de censura hacía sospechar que la portavoz parlamentaria socialista, Margarita Robles, no iba a tener un papel protagonista. Y así será. El líder ha confiado en el hombre fuerte de su dirección, su secretario de Organización, José Luis Ábalos, para hacer las labores de introducción del discurso del candidato. Ella simplemente expondrá la visión de los diputados socialistas en el turno de fijación de posición que corresponde a los grupos.

Ferraz confirmó este miércoles cuál será su estrategia parlamentaria a menos de 24 horas de que arranque el debate de la moción de censura contra Mariano Rajoy en el pleno del Congreso. Fuentes de la dirección explicaron que el PSOE sigue el mismo patrón que ya plasmó en 1980, cuando Felipe González era el candidato en la primera moción de censura de la historia democrática. En aquel momento, contra el Gobierno de Adolfo Suárez. En la cúpula recordaron que en entonces fue Alfonso Guerra, como "secretario de Organización del partido", y que subió a la tribuna en nombre de los socialistas para censurar al Ejecutivo de UCD y presentar al candidato. Pero Ferraz ofrecía un argumento impreciso: Guerra era vicesecretario general del PSOE, y no secretario de Organización. Y en aquel año, 1980, él era también portavoz parlamentario.

El puesto de número dos del partido (y del grupo) recae hoy en Adriana Lastra, que, a la vista está, no contaría con la plena confianza del líder para ejercer un papel clave en este debate. Lastra, en este año de vida de la segunda dirección de Sánchez, tiene un protagonismo público menor al que le correspondería por su cargo y tiene mala prensa en una parte del PSOE por su carácter "sectario". En Ferraz explican que lo importante es la ligazón de partido-candidato que se dio en 1980 y se vuelve a repetir ahora. Mañana jueves, como hace 38 años, quien presentó al aspirante fue la figura con más peso dentro del PSOE.

En el PSOE alegan que ya en 1980 quien defendió a González fue Adolfo Suárez, su hombre fuerte en el partido, pero él también era el portavoz


Aquella moción, la de 1980, es grata en el recuerdo para los socialistas, puesto que aunque González no la ganó, sí le sirvió para impulsar su imagen presidencial en un momento de patente descomposición de UCD. Menos de un año después, Suárez dimitió, luego llegó el 23-F y la investidura del centrista Leopoldo Calvo-Sotelo. En las elecciones del 28 de octubre de 1982, González barrió. Logró una mayoría absolutísima de 202 escaños y UCD colapsó. Ese triunfo tan abrumador jamás se ha repetido desde entonces. González llegó a La Moncloa y Guerra se convirtió en su hombre fuerte en el Ejecutivo (hasta su divorcio, en los años noventa) y en el partido.

Sánchez da un papel secundario a Robles en el debate de la moción contra Rajoy

Sánchez, sentado en la bancada socialista

La dirección de Sánchez precisó también que Robles, como portavoz parlamentaria, intervendrá en el turno que corresponde a su grupo, "como máxima responsable del mismo". Ábalos y el candidato tendrán tiempo ilimitado en la tribuna, igual que el Gobierno. El secretario general, por cierto, y según confirmaron fuentes de la Cámara Baja, se sentará en la bancada del Grupo Socialista. Él no tiene escaño desde octubre de 2016.

La elección de Sánchez tiene su lectura interna. Ábalos se consolida cada vez más como el valor al alza de la dirección federal, el hombre eficaz y con talante componedor, el dirigente con cintura y mano izquierda tanto para bregar con los mandos del partido como con otros grupos. De hecho, y no por casualidad, Sánchez ha hecho descansar en él la responsabilidad de la interlocución con los portavoces en estas horas previas a la moción, después de una primera llamada de cortesía que él hacía. Así, Ábalos se reunió este martes con José Manuel Villegas (Ciudadanos), Carles Campuzano (PDeCAT), Joan Tardà (ERC) y Joan Baldoví (Compromís), para intentar conseguir sus apoyos, aunque sin "negociar nada".

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. (EFE)
El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. (EFE)

Mantienen un diálogo directo

Robles sí cuenta con la confianza del secretario general, y de hecho él suele subrayar que se siente muy bien representando por ella en el Congreso. La interlocución entre ambos es directa. Pero Robles, magistrada en servicios especiales, no tiene carné del partido y no controla las dinámicas internas. Además, algunos miembros del grupo, y de la propia dirección, le afean que haya ido a veces por libre o que no se haya ajustado al discurso oficial, lo que ha generado en ocasiones que luego Sánchez tenga que enmendarla.

Pero ella sigue estando en el primer anillo de poder socialista. El jueves pasado, por ejemplo, ella participó de las reuniones en Ferraz con el resto del núcleo duro del líder, cuando se decidió presentar la moción de censura contra Rajoy y registrarla a primera hora de la mañana del viernes. Sin embargo, el gesto decidido por Sánchez, al relegarla, tiene su significado. Ya Ábalos intervino el año pasado, como portavoz interino del grupo, en la moción de censura de Pablo Iglesias del año pasado. Su intervención, a juicio de sus compañeros, fue brillante y conciliadora, también con los de dentro. Nada menor, pues acababa Sánchez de vencer en las primarias.

En la moción de Podemos, precisamente, la portavoz morada, Irene Montero, presentó a Iglesias. Y fue cuando se reveló como el valor emergente del grupo, gracias a su largo discurso de presentación del candidato en la tribuna del Congreso.

El PDeCAT acabará de decir su voto cuando escuche a Pedro Sánchez

El PDeCAT tomará la decisión final sobre el sentido de su voto cuando escuche el discurso de Pedro Sánchez en la tribuna del Congreso. Así lo confirmaron en la mañana de este miércoles fuentes de la formación independentista. 

Informaron de que la coordinadora general del partido, Marta Pascal, ha "intensificado los contactos para acordar el voto respecto a la moción". Y, en ese sentido, en la mañana de este miércoles mantuvo una videoconferencia con el 'president' de la Generalitat, Quim Torra, y el 'expresident' Carles Puigdemont. Y para esta tarde está convocada una reunión de la ejecutiva ampliada del PDeCAT. Pascal también hablará con el 'expresident' Artur Mas. 

En paralelo, señalaban las mismas fuentes, los separatistas han mantenido contactos con el PSOE: Pascal habló el pasado lunes por teléfono con Pedro Sánchez y ayer martes se reunieron los diputados en Madrid Carles Campuzano y Jordi Xuclà con José Luis Ábalos. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios