HACIA EL DEBATE DEL JUEVES Y VIERNES EN EL CONGRESO

Sánchez completa la ronda de contactos y ofrece "consensuar" la fecha de elecciones

Llama a los líderes de Podemos, ERC, PNV y PDeCAT para informarles de la moción y tiende puentes con todas las fuerzas para estabilizar España y fijar juntos las generales, pero siempre tras la censura

Foto: Pedro Sánchez, escoltado por la dirección del partido y de los grupos en Congreso, Senado y Parlamento Europeo, este 29 de mayo en la Cámara Baja. (EFE)
Pedro Sánchez, escoltado por la dirección del partido y de los grupos en Congreso, Senado y Parlamento Europeo, este 29 de mayo en la Cámara Baja. (EFE)

Pedro Sánchez y su equipo ya han completado la primera ronda de contactos con los grupos para ir encarrilando su moción de censura contra Mariano Rajoy. El secretario general ha abierto varios niveles de diálogo y con una multiplicidad de fuerzas. Así, él conversó telefónicamente ayer lunes por la noche con el jefe de Podemos, Pablo Iglesias; con el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà (ERC); con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y con la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal. Además, su número tres, José Luis Ábalos, telefoneó en la noche del lunes al portavoz de Compromís en Madrid, Joan Baldoví, y se reunió brevemente con él hoy martes por la mañana, y cerca de la hora de la comida lo hizo con Tardà. El secretario de Organización pilotó asimismo las conversaciones con el dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas. Esta interlocución de Sánchez y Ábalos con los dirigentes de distintas fuerzas entendida por Ferraz como una pura "cortesía parlamentaria". Los partidos concernidos hablan,mientras, de una "primera toma de contacto".

De momento, no es nada más que eso. Los morados y Compromís sí están dispuestos a apoyar al líder socialista. Cs entiende que "no hay novedad" y "nadie se mueve de sus posiciones, puesto que ni el PP, con quien Villegas también charló, accede a convocar elecciones, ni Ferraz se presta a una moción "instrumental" y sin Sánchez como candidato, como la que pide Albert Rivera. "Los dos piensan más en sus intereses personales que en los de los españoles", aseguró el secretario general naranja, quien añadió que no había habido llamada del jefe socialista al presidente de Cs. "Ningún avance", resumió.

Los nacionalistas vascos, absolutamente claves, mantienen la duda: "No hemos decidido aún la posición sobre la moción de censura. Aún hay muchas incógnitas que despejar. Habrá que aclarar para qué se pretende la moción, con qué horizonte temporal, como va a mantenerse en el poder si saliera adelante, de qué cambios habla o con qué mayorías piensa contar", señalaba desde Pamplona el portavoz 'jeltzale' en el Congreso, Aitor Esteban. En el PDeCAT apuntan que la llamada con Pascal fue "correcta y cordial" y que ambos se emplazaron a seguir manteniendo el contacto hasta el pleno del jueves y viernes. Fuentes de Compromís, por su parte, detallan que Baldoví se prestó a colaborar con el PSOE si accede al poder y reclamó que hubiese nuevas generales, como máximo, en febrero o marzo del próximo año, para no solapar esos comicios con las autonómicas, municipales y europeas de mayo, y Ábalos respondió que habrá urnas "más pronto que tarde", sin comprometer ninguna fecha. Tampoco Ábalos habló de calendarios con Villegas, según indico este último en los pasillos del Congreso. "La discusión está en para qué se presenta la moción, para gobernar y para que Sánchez entre en La Moncloa, o únicamente para convocar elecciones con un candidato instrumental", explicó.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y su portavoz parlamentaria, Irene Montero, charlan con el republicano Joan Tardà en el arranque del pleno del Congreso de este 29 de mayo. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y su portavoz parlamentaria, Irene Montero, charlan con el republicano Joan Tardà en el arranque del pleno del Congreso de este 29 de mayo. (EFE)

En cualquier caso, en el PSOE subrayan que estos contactos seguirán. Hay poco tiempo, ya que el 31 de mayo a las 9 comienza el debate en la Cámara Baja y el viernes llegará la votación, y para que salga adelante se necesita mayoría absoluta, 176 síes.

[Consulta aquí en PDF la intervención de Pedro Sánchez ante el grupo parlamentario]

Hasta ahora, Sánchez y su equipo habían advertido de que no negociarían "nada" con ningún partido. El candidato, decían, ofrece su programa de gobierno para que el resto lo voten si lo desean. Punto. Nada de mesas camilla ni de pactos. Esa posición se mantiene. Pero este martes, en una intervención en abierto ante diputados y senadores reunidos en el Congreso, Sánchez moduló su discurso y se abrió a un mínimo consenso, dejando claro, eso sí, que la primera pantalla es la de este viernes, cuando el pleno vote la censura a Rajoy, ocasión para la que pide que se dejen atrás cálculos electorales.

También ha habido ya reunión con el portavoz de Compromís que pide que las generales sean antes de municipales. Ábalos charla con el dos de Cs

"Nosotros, como líderes de la oposición en una democracia parlamentaria, hemos asumido nuestra responsabilidad, y humildemente pedimos al conjunto de fuerzas parlamentarias que asuma la suya, que consensuemos todos juntos la censura necesaria, exigible, que espera el conjunto de la ciudadanía, al PP y al presidente del Gobierno, y posteriormente hablemos, tendamos puentes para estabilizar y normalizar en nuestro país y convocar a los españoles a las urnas para que decidan con su voto el futuro que le quieren dar a su país".

"No es un sí al PSOE"

El secretario general concluía así su intervención ante el grupo, y era respondido con un fuerte aplauso. También sus compañeros le habían recibido con una ovación y puestos en pie cuando entró en la sala Ernest Lluch de la Cámara Baja escoltado por su dirección. Es evidente que el partido respalda su iniciativa, como ayer lunes se comprobó en el comité federal, que respaldó su moción por unanimidad, con la sola advertencia, dentro del órgano, de Susana Díaz, que no quiere que se pacte con los independentistas nada, algo que la cúpula ya ha dejado claro que no hará. El discurso de Sánchez de este martes había de entenderse, por tanto, como una prolongación del suyo ante el comité, al ofrecer "consenso" a los "350 diputados" en torno a una "hoja de ruta meridianamente clara": censura, "qué entendemos por estabilidad y normalización de la vida política" y elecciones.

Sánchez insiste en que no caben "posiciones intermedias" el viernes, que no puede haber "cálculo electoral" y que esta moción es un plebiscito

Sánchez redoblaba así la presión hacia los grupos, ofreciendo mano tendida. Porque la moción "no es un sí al PSOE, es un sí a una democracia que se valora a sí misma, que defiende no principios demoscópicos, que se basa en fundamentos sólidos", como los "valores", las "convicciones" y la ética". El secretario general reiteró que la pregunta a los 350 diputados es "sencilla", si tras conocerse la sentencia del caso Gürtel, Mariano Rajoy "puede continuar como presidente". "Y la respuesta es un sí o un no, no hay posiciones intermedias". "Aquellos que puedan defender el no a la moción de censura, hay que hacerles la pregunta de en qué posición queda la democracia española". Volvía así a recordar que él plantea la moción en términos puramente plebiscitarios, justamente para vencer todas las resistencias e intereses contrapuestos de los grupos.

Sánchez completa la ronda de contactos y ofrece "consensuar" la fecha de elecciones

No podía "mirar hacia otro lado"

Para el PSOE, "lo importante es trasladar que no hay ningún cálculo político o electoral que justifique la permanencia de Rajoy como presidente". Mensaje que ya verbalizó anoche en el cierre del comité y que este martes recalcó en abierto a sus diputados y senadores. El partido entiende que da una "respuesta constitucional a una emergencia institucional" provocada por la falta de asunción de responsabilidades por parte del PP y del jefe del Ejecutivo.

Refuerza su postura contra los independentistas: el PSOE siempre estará "enfrente de aquellos que quiebran la convivencia, las reglas del juego"

A diferencia de su discurso ayer ante el comité federal, este martes Sánchez sí reforzó la idea de que no cambia de posición respecto a los independentistas. "Siempre hemos dicho que este partido defiende la Constitución cuando se violenta o se pone en cuestión nuestro ordenamiento constitucional", aseguró primero. Luego recordó que, desde hace casi un año, cuando retomó las riendas de Ferraz, su dirección ha tenido que bregar con la "mayor crisis de Estado" que ha vivido la democracia española. Crisis que aún continúa. Cataluña. "Y el Partido Socialista no solo ha dado una respuesta constitucional, no digo apoyando, sino negociando, dialogando con las distintas fuerzas políticas y singularmente con el PP, que es el partido del Gobierno, para dar una respuesta sensata, pero firme, de Estado, constitucional, proporcional al desafío que se vivió durante el pasado año en el Parlamento de Cataluña y en la sociedad catalana. Entonces, como ahora, nosotros reivindicamos una oposición de Estado".

Sánchez completa la ronda de contactos y ofrece "consensuar" la fecha de elecciones

Sánchez insistió en que España, como le gusta decir es un "Estado social y democrático de derecho". Como es un Estado de derecho, el PSOE se pone "enfrente de aquellos que quiebran unilateralmente la convivencia, las reglas del juego, la convivencia en Cataluña o en el conjunto del país y que ponen en cuestión nuestro ordenamiento constitucional". Como es un Estado social, también combate los recortes del Ejecutivo de Rajoy, sus políticas de austeridad o la precariedad. Y como es un Estado democrático, no puede "mirar hacia otro lado" tras una sentencia tan demoledora y "meridianamente clara" como la de la primera época de Gürtel. Por tanto, esa misma "oposición de Estado" es la que lleva al PSOE a "presentar una moción de censura para decirle a este Gobierno y a Mariano Rajoy que su tiempo acabó", remarcó. "La democracia hoy sufre con Rajoy como presidente porque se ponen en cuestión la confianza de la ciudadanía en sus instituciones".

Pedro Sánchez, este martes flanqueado por, de izqda. a dcha., Luisa Carcedo, Rafa Simancas, José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra, Margarita Robles, Ander Gil e Iratxe García. (EFE)
Pedro Sánchez, este martes flanqueado por, de izqda. a dcha., Luisa Carcedo, Rafa Simancas, José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra, Margarita Robles, Ander Gil e Iratxe García. (EFE)

La reunión en la sala Ernest Lluch del Congreso con su grupo fue rápida, quirúrgica. Tras su discurso [aquí en PDF], más vivo y desenvuelto que el del lunes en el comité, pidieron la palabra José María Barreda, expresidente manchego, y el cacereño César Ramos. Ambos intervinieron para mostrar su respaldo a la iniciativa. Con matices, porque Barreda sí advirtió de la importancia de que la gestión de la moción de censura sea óptima, pues eso influirá en las elecciones, ya que la minoría parlamentaria del PSOE (84 diputados) hará casi imposible la gobernabilidad. El diputado por Ciudad Real también subrayó que hay que ser "constantes" en la defensa de la España constitucional y sostuvo que no es baladí los apoyos con los que Sánchez pueda ser investido (es decir, que hay que focalizar la presión en Ciudadanos, y menos en las formaciones separatistas). Y con ironía dijo que le habría gustado que le hubieran consultado que la dirección del grupo iba a utilizar su firma para presentar la moción, aunque por descontado que estaba a favor. Después el líder se marchó y fue entonces cuando destapó que los contactos habían arrancado, aunque no quiso dar detalles. Los grupos lo hicieron por él.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios