los juristas hablan de la sentencia

Correa, un año más que Txapote por matar a Miguel Ángel Blanco: ¿es excesivo el castigo?

Expertos cuestionan la dureza de las penas de la sentencia, que tachan de desproporcionadas en relación con otras condenas

Foto: Francisco Correa, en 2016, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar por la trama Gürtgel. (EFE)
Francisco Correa, en 2016, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar por la trama Gürtgel. (EFE)

Las elevadas penas impuestas a los acusados por la actividad de la trama Gürtel en su primera etapa sorprenden a los juristas. Una simple comprobación permite contrastar, por ejemplo, que la condena del cabecilla Francisco Correa supera por un año la impuesta al etarra Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote', y a su compañera, Irantzu Gallastegi, 'Amaia', por el secuestro y asesinato en 1997 del edil del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco. Fuentes jurídicas reconocen a El Confidencial que se aprecia una considerable desproporción entre el tratamiento penal de una cuestión y la otra. "Si el cabecilla de la trama hubiera matado a alguno de los investigadores, le habrían caído por eso 10 años", explica uno de los consultados de forma muy gráfica.

Hay otros ejemplos que evidencian la distancia, más allá de los delitos terroristas. El parricida José Bretón fue condenado a 40 años de prisión por asesinar a sus hijos Ruth y José en 2011, a los que secuestró y quemó. El menor tenía seis años. La pena, dicen sobre la cuestión los expertos, debe ser ajustada "al bien jurídico protegido". En casos como los citados, ese bien es la propia vida humana o incluso la paz y convivencia de la nación en casos de terrorismo. Enfrente, un daño patrimonial ejercido por una red corrupta como la sentenciada este jueves. "¿De qué sirve que cumplan decenas de años? La pelea penal debería estar en la recuperación de las cantidades que desviaron", asegura otra de las fuentes.

Correa, un año más que Txapote por matar a Miguel Ángel Blanco: ¿es excesivo el castigo?

Ya lo dijo el siempre profético Álvaro Pérez, 'el Bigotes'. Tras conocer la petición de la Fiscalía para otro de los juicios que aún están pendientes, el que debe celebrarse por las mordidas en la organización de la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en 2006, aseguró: "Parece que me he cepillado las Torres Gemelas". Se preguntaba entonces cómo podía ser que le pidieran esa pena por algo así cuando "a seis tíos que se juntan, matan a un tío a patadas, se lo cepillan y les cae un añito y medio, cojonudamente bien le guardan el puesto de trabajo". "Es de locos", dijo.

Él, curiosamente absuelto en este caso, expresó en lenguaje llano lo que los expertos en derecho penal verbalizan de modo jurídico. Citan, por ejemplo, las últimas condenas de la propia Audiencia Nacional, la misma que ha fallado contra la trama Gürtel, en casos de terrorismo yihadista. Hace solo unas semanas, 10 miembros de una célula islamista con sede en Terrassa, un grupo que seguía los mismos patrones de actuación que el comando de las Ramblas, fueron condenados a entre ocho y 12 años de prisión. Estaban listos para atentar contra lugares emblemáticos de Barcelona y secuestrar a una persona, vestirla con un mono naranja y ejecutarla mientras la grababan, según constaba textualmente en la sentencia del tribunal.

No es solo que la pena no case por exceso con ese bien jurídico. "Falta también correspondencia con el principio de proporcionalidad de las penas", dice otra de las fuentes, que explica que las condenas deben resultar ponderada, "cualitativa y cuantitativamente adecuadas al fin". "Deben corresponderse con la gravedad del hecho", detalla. Recuerda, además, que la macrocausa está dividida en piezas y quedan aún siete por delante.

Correa y Crespo ya cargan con una anterior, además firme, por su relación con las irregularidades en la concesión del 'stand' de Fitur Valencia. Tras esta, de 13 años, aguardan toda una ristra de próximos juicios sobre distintos tentáculos de la organización corrupta. La financiación irregular del PP levantino, la visita papal que mencionaba Pérez, los contratos de Aena, la trama de Boadilla del Monte... Todos elevarán aún más las penas, que llegarán a sumar previsiblemente más de 100 años de cárcel.

También está pendiente una bomba de relojería. La causa conocida como de los papeles de Bárcenas, en la que se investiga la presunta caja B de la formación, fue reabierta por las revelaciones de Correa sobre presuntos sobornos de grandes empresas de la obra pública para la concesión de contratos. Aún queda por confirmar si remonta el vuelo o queda como estaba.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios