tras librarse del cni

El horizonte penal del pequeño Nicolás: su delirio marcará las causas pendientes

El Juzgado 2 de Madrid reclama al Penal 16 los vídeos de la intervención de los psiquiatras en el juicio y los informes médicos que aseguraban que el joven tenía un trastorno de personalidad

Foto: Francisco Nicolás Gómez Iglesias el pasado enero antes del juicio al que se enfrentaba por calumnias al CNI y del que ha salido absuelto. (EFE)
Francisco Nicolás Gómez Iglesias el pasado enero antes del juicio al que se enfrentaba por calumnias al CNI y del que ha salido absuelto. (EFE)

El joven Francisco Nicolás Gómez Iglesias ha ganado su primera batalla judicial, pero no la guerra. El pasado viernes el Juzgado de lo Penal 16 de Madrid le absolvió de los cargos que le imputaba la Fiscalía y la Abogacía del Estado en representación del Centro Nacional de Inteligencia, que acusaban al chico de calumnias contra este último organismo e injurias a las fuerzas de seguridad por haber dicho en dos entrevistas en televisión y prensa que los servicios secretos le pincharon su teléfono de forma ilegal. Sin embargo, la Abogacía ya ha anunciado que recurrirá la resolución y el ministerio público no descarta seguir el mismo camino, aunque primero estudiará detalladamente el fallo.

Además, en paralelo, siguen adelante las causas que Gómez Iglesias tiene pendiente. El Juzgado número 2 de Madrid lleva el procedimiento general por fingir ser un representante de Vicepresidencia del Gobierno y del propio CNI, por falsificar su identidad en el examen de selectividad o por el viaje a Ribadeo, en el que utilizó medios de la Policía Municipal de Madrid para hacerse pasar por un alto cargo ante empresarios y políticos. Estos asuntos aún siguen vivos y su continuidad está ahora condicionada por un elemento que ha sido clave en el desarrollo de la causa que ha finiquitado —de momento— el Juzgado Penal 16 relativa a las injurias y calumnias al CNI.

En este último procedimiento, la defensa de Gómez Iglesias alegó que aún no se había presentado informe psicológico alguno sobre la personalidad del acusado a pesar de que lo recomendó el primer forense que le exploró en 2014, justo después de la detención del chico. Esta ausencia de pericial obligó al juzgado a reclamar tanto el informe —que sí había sido solicitado por el propio acusado— como otro independiente elaborado por especialistas de los tribunales de Madrid con el fin de que no hubiera únicamente uno de parte. Ambos informes llegaron finalmente al juzgado y mostraron que el joven sufría un trastorno de personalidad con delirios magalomaníacos que podía disminuir sus facultades para controlar completamente su voluntad. Estas características, como alegaba el propio acusado, convertían al chico en inimputable.

El Juzgado Penal 16, sin embargo, no basó su argumentación en esta última vía durante la redacción de la sentencia que dio carpetazo el pasado viernes a la causa por las calumnias al CNI. De hecho, ni siquiera se pronunció sobre la petición de la defensa de declarar no juzgable a Gómez Iglesias. Sin embargo, los informes ya están hechos y los testimonios de los especialistas fueron escuchados durante la vista oral, lo que vaticina una nueva línea de actuación judicial. No en vano la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, Pilar Martínez Gamo, última responsable de los mencionados casos sobre la selectividad, Ribadeo o revelación de secretos investigados en ese tribunal, ha remitido un exhorto al Penal 16 con el fin de que este último le remita toda la documentación relativa a las citadas periciales.

En concreto, la magistrada pide una copia de la mencionada prueba. "Dada cuenta, visto el contenido del informe forense de fecha 17 de octubre de 2014, que recomendó que al investigado 'le sea practicada una valoración psiquiátrica de imputabilidad por la clínica médico forense', remítase exhorto al Juzgado Penal 16 a fin de que remita testimonio del informe forense que se ha practicado a tal efecto sobre el investigado Gómez Iglesias", ordena la jueza Martínez Gamo.

El documento en cuestión fue finalmente elaborado por especialistas forenses de la clínica de los jugados de Madrid antes de la celebración de la vista oral, que de hecho fue retrasada precisamente para que fuera elaborada la inspección del muchacho. "Desde el punto de vista psiquiátrico, su inmadurez emocional y sus rasgos de personalidad pudieron ocasionar un desenfoque a la hora de valorar de forma adecuada las consecuencias de los actos que se juzgan, lo cual supondría una alteración moderada de sus capacidades cognitivas y su voluntad", concluía el veredicto de los psiquiatras, que casi cuatro años después valoraban médicamente al joven detenido en 2014 por idear un personaje y hacerse pasar por alto cargo de Vicepresidencia del Gobierno, departamento del que depende el CNI.

El documento fue elaborado a petición del mencionado juzgado para determinar antes de la vista si el chico era inimputable o no, extremo que finalmente no valoró el Juzgado Penal 16. El escrito, ahora reclamado por el Juzgado de Instrucción 2, también aseguraba que Gómez Iglesias presentaba "un trastorno de personalidad en el que destacan los rasgos narcisistas e inmaduros". Este desorden, añadieron los psiquiatras, "se inició en la etapa adolescente o primeros años de vida adulta" del procesado "y constituye un concreto modo de pensar, de sentir, de relacionarse con los demás y de actuar". Su cuadro clínico, continuaron, revela que el joven está convencido de tener "una autoimagen superior" a la real, "una elevada autoconfianza, una gran necesidad de reconocimiento público y obtención de un elevado estatus y una tendencia a justificar todos los comportamientos en aras del logro de dicho estatus".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios