Educación: Firmas falsas también en la Autónoma: una profesora denuncia un acta manipulada
DEJARON VACANTE UNA PLAZA

Firmas falsas también en la Autónoma: una profesora denuncia un acta manipulada

Una profesora de la Complutense vio su firma suplantada en un tribunal. La Universidad sostiene que lo hizo con permiso y que no hay irregularidad pero el caso va a los tribunales

Foto: El campus de la Universidad Autónoma de Madrid.
El campus de la Universidad Autónoma de Madrid.

La Universidad Autónoma de Madrid (UAM) también sufre un escándalo de firmas falsas. Antes de que estallara el caso de Cristina Cifuentes, la Autónoma había tapado una denuncia sobre un acta manipulada. Se trata de un tribunal en julio de 2017 que dio inicialmente una plaza a una profesora que figuraba como excluida de la lista de candidatos. Meses después, y para rectificar, fabricaron un acta dejando la plaza vacante —el objetivo según fuentes del caso era que no ocupara la plaza alguien no deseado por el departamento de Historia del Arte—. Pero como no estaban todos los miembros del tribunal alguien simuló la firma de una profesora de la Complutense que ha pedido explicaciones. La Autónoma afirma que solo hubo una confusión y que no es algo grave pero el caso va camino de los tribunales.

El proceso está salpicado de anomalías. El 6 de junio de 2017, la Autónoma (28.000 estudiantes, al norte de Madrid) convocó tres plazas de profesor ayudante doctor para el departamento de Historia del Arte. Son puestos para suplir las jubilaciones de catedráticos, ya que por la crisis no se pueden reponer salvo por puestos más baratos. Las plazas eran para profesor de Historia del Arte Moderno, Medieval y Antiguo. Las dos primeras se cubren sin problemas.

A la izquierda el acta con la firma falsa, a la derecha un acta con la firma original.
A la izquierda el acta con la firma falsa, a la derecha un acta con la firma original.

Es en la tercera donde todo el procedimiento se tuerce. La lista provisional de admitidos se publica el 6 de julio de 2017, un mes después de la convocatoria, y ahí fija que hay de plazo para subsanar errores hasta el 20 de julio. Sin embargo, el tribunal se reúne el 12 de julio, cuando los candidatos están en plazo aún para recurrir su exclusión. El tribunal está presidido por Ángel Baltanás Gentil, profesor de Biológicas y vicerrector de Profesorado de la Autónoma, que preside todos los tribunales; Javier Pérez Núñez, profesor de Historia y entonces vicedecano de Profesorado de Filosofía y Letras; Patricia Mayayo, directora del departamento de Historia y Teoría del Arte: una representante de Comisiones Obreras, una profesora de historia del arte y una profesora de Historia del Arte de la Complutense, la única persona ajena a la UAM.

La plaza fue para una profesora que estaban en ese momento trabajando en Londres, con muy buen currículum y que aparentemente por motivos familiares no tenía mucho interés en la plaza. Al ser avisada, esta renunció porque había obtenido un puesto en Cambridge. La sorpresa del resto de candidatos es que el 24 de julio se publica la lista de excluidos, y entre ellos figura la profesora a la que el tribunal le había dado la plaza.

Una portavoz de la Autónoma señala por correo electrónico que la universidad no ve problema en la tramitación. Señala que el procedimiento se hizo "de forma urgente para asegurar la impartición de la docencia en septiembre" y añade: "Dado el carácter de urgencia para asignar la plaza y con la intención de que los puestos convocados pudieran ser ocupados, en su caso, en septiembre (y considerando que agosto es un mes inhábil), se decidió proceder a reunir a las comisiones juzgadoras y comenzar el proceso aun no habiendo concluido el plazo de subsanación de errores de las solicitudes recibidas, algo que es lícito. Las comisiones evaluaron a todos los firmantes antes de concluir este plazo de subsanación condicionando la designación definitiva de las plazas a la subsanación de errores posterior en aras de garantizar la igualdad de trato de todos los concursantes".

Sobre la selección, afirma que la elegida era "una candidata cuya instancia presentaba un defecto subsanable (falta del sello en su título de doctora)"

Sobre la selección, afirma que la elegida era "una candidata cuya instancia presentaba un defecto subsanable (falta del sello de compulsa en su título de doctora)" por lo que el tribunal decidió "no nombrar suplentes dada la diferencia de puntuación obtenida por el resto de candidatos. A la vista de ello se redactó un acta provisional en la que constaba la propuesta de esa candidata, condicionada a que subsanase efectivamente su error".

Cuando a la vuelta del verano comenzó por la facultad la protesta, alguien cayó en que hacía falta un procedimiento nuevo ya que la profesora no había tomado posesión de su plaza. Entonces decidieron elaborar un acta nueva que dejara la plaza vacante. En teoría podrían haber dejado la plaza vacante porque ni el baremo estaba claro antes de la convocatoria. Fuentes próximas al caso atribuyen que se dejara la plaza vacante a un interés del departamento para que la plaza no la consiguiera una de las personas con mejor currículum por un tema de enemistad personal, algo que la universidad niega.

Pero hay un problema. Los miembros del tribunal eran todos de la Autónoma, salvo la directora de departamento de la Complutense y miembro del Patronato del Museo del Prado. Se trata de una persona ajena al caso y que no ha querido hablar para esta información. Además, ella estaba en Estados Unidos en esas fechas. Aun así apareció un acta con su firma falsificada y sin explicar que ella haya delegado la elaboración, según ha podido comprobar El Confidencial.

Tras el caso de Cifuentes, la Autónoma denunció la "preocupación que estas presuntas irregularidades han provocado en toda la comunidad académica"

La portavoz de la Autónoma admite que se hizo de nuevo el acta. "Con el fin de formalizar el acta definitiva, la comisión consideró oportuno requerir nuevamente el consentimiento de todos sus miembros, quienes expresamente reiteraron su decisión anterior, incluido uno que se encontraba en ese momento fuera de España y a quien se le preguntó por correo electrónico acerca de si estaba de acuerdo con lo anteriormente indicado, manifestando este que desde luego lo estaba, conforme a lo previsto". Sí admite que "en la forma de trasladar el consentimiento del miembro ausente al acta definitiva pudo existir una mala interpretación de las indicaciones del miembro ausente. No obstante, con ello en modo alguno se alteró la realidad material de los hechos ni el sentido del voto de los miembros de la comisión, lo que es incontestable, sin que en ningún caso existiese una modificación o alteración maliciosas de la realidad o de la decisión de la comisión juzgadora".

Con el nuevo documento, la plaza queda vacante y comienza el recorrido judicial. Hay al menos un contencioso planteado y además las quejas internas y de la Complutense han llegado al rector de la Autónoma, Rafael Garesse Alarcón, que según fuentes de la Universidad ha minimizado el asunto alegando que no se hizo nada ilegal. Advertida el pasado mes de abril de la falsificación del acta, la profesroa de la Complutense ha pedido explicaciones. El caso acabará en los tribunales porque hay quien plantea un recurso contencioso.

Un juzgado de Madrid ya investiga por falsedad en documento público un caso parecido en la Universidad Rey Juan Carlos. Se trata del acta elaborada el 21 de marzo, cuando eldiario.es desveló que Cristina Cifuentes había obtenido un máster en derecho público con notas falsificadas. Ese día, el catedrático director del máster, Enrique Álvarez Conde, conminó a tres discípulas a elaborar un acta para sostener que sí defendió el máster en julio de 2012. Al final tuvo que dimitir. En el caso hay profesores imputados y cargos del PP que hicieron el máster con Cifuentes citados como testigos.

El pasado 26 de abril, el Consejo de Gobierno de la Autónoma emitió una declaración institucional a raíz del caso de Cifuentes en la que condenaba que se haya tratado de justificar "actuaciones ilícitas dándolas por normales", según eldiario.es. La Universidad Autónoma desataba "la alarma y la preocupación que estas presuntas irregularidades han provocado en toda la comunidad académica se han visto acrecentadas por las declaraciones de aquellos que, desde las instancias políticas o la propia universidad, pretenden justificar estas actuaciones ilícitas dándolas por 'normales', poniendo bajo sospecha las prácticas de la universidad en su conjunto para así eludir toda responsabilidad a la que pudieran dar lugar".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios