ACTO EN FUENLABRADA

El PSOE reivindica a Leguina y avisa a Cs: las urnas no están en el despacho de Rajoy

Los socialistas madrileños sacan pecho de su historia y de los Gobiernos del único presidente regional de su partido y miran hacia el "futuro" con Gabilondo, mientras sigue la presión a los naranjas

Foto: Ángel Gabilondo, José Manuel Franco y Joaquín Leguina, en el acto por los 35 años de la autonomía madrileña, este 5 de mayo en Fuenlabrada. (EFE)
Ángel Gabilondo, José Manuel Franco y Joaquín Leguina, en el acto por los 35 años de la autonomía madrileña, este 5 de mayo en Fuenlabrada. (EFE)

Se trataba de exhibir "orgullo socialista". De demostrar que el PSOE, que lleva sin gobernar la Comunidad de Madrid nada más y nada menos que 23 años, puede presumir de su gestión de 12 años al frente de la región, que ayudó a hacer "de la nada" un territorio singular, que construyó el Estatuto, de 1983, y que puede procesionar todavía a su único presidente autonómico, Joaquín Leguina, no implicado en ningún escándalo, a diferencia de sus cuatro sucesores, todos del PP. Se trataba también de enlazar ese pasado con el "futuro", con Ángel Gabilondo, actual candidato a la investidura después de que Cristina Cifuentes dejara la sede vacante por su dimisión el 25 de abril y más que seguro cabeza de cartel de los socialistas en las elecciones de 2019. Insertado en ese mensaje, el recordatorio a Ciudadanos: que sepan ellos, que insisten en que las mayorías se consiguen "en las urnas", y no en los despachos —su argumento para no entregar las llaves de la Comunidad al PSOE—, que la democracia reside en la Asamblea, en los diputados, y no en Génova, el cuartel general de los populares, ni en la cabeza de Mariano Rajoy. El presidente dará a conocer en dos días quién es el elegido para reemplazar a Cifuentes en Sol.

Ese acto de pasado y futuro del PSOE, con ocasión de los 35 años de las primeras elecciones autonómicas madrileñas, se celebraba este sábado en Fuenlabrada, un bastión inexpugnable del partido y que ha visto pasar cuatro alcaldes socialistas desde 1979 —Manolo de la Rocha Rubí, Pepe Quintana, Manolo Robles y el actual regidor, Javier Ayala—​. Lo organizaba el PSOE-M, aunque Ferraz quería poner todo el foco hoy en sus protagonistas, Ángel Gabilondo y el líder autonómico, José Manuel Franco, precedidos ambos por la secretaria de Organización madrileña, Carmen Barahona. Es el tercer mitin en un mes de ambos, aunque en esta ocasión, a diferencia del primero, sin Pedro Sánchez, que no tiene actos programados durante todo el fin de semana y que el lunes retornará al Reino Unido.

Franco reúne a exconsejeros y exregidores del PSOE en un acto por los 35 años de los primeros comicios autonómicos y en un feudo histórico


Franco quiso contar con la presencia de Leguina, primer presidente autonómico madrileño (1983-1995) y único socialista de la región. Una voz polémica dentro del partido por su recurrente crítica a las decisiones de la dirección desde hace años. Un verso suelto cuyas palabras a veces le parecían aproximar más al PP que a su propia formación. Pero Leguina acudió a la llamada del secretario regional, y fue reivindicado por sus compañeros. A su lado se sentaban algunos de los que fueron consejeros con él en sus Gobiernos —como Pedro Sabando, José Luis García Alonso, Eduardo Mangada, María Gómez de Mendoza o Luis Maestre—​; el último alcalde socialista de Madrid, Juan Barranco (regidor de 1986 a 1989 y ponente del Estatuto de autonomía), o los exprimeros ediles de Getafe (Pedro Castro) y Fuenlabrada (Quintana y Robles, presidente del PSOE-M). Nombres de un pasado demasiado lejano, dada la hegemonía del PP durante más de dos décadas. "Este es el acto más bonito que he tenido en mi carrera política. Esto es orgullo socialista, ¡esto es orgullo socialista!", proclamó el jefe autonómico.

El PSOE reivindica a Leguina y avisa a Cs: las urnas no están en el despacho de Rajoy

"Los socialistas estamos orgullosos de lo que habéis hecho. De la nada habéis hecho una comunidad", elogió Franco, quien se detuvo especialmente en Leguina, "el único presidente de la Comunidad de Madrid que no tiene ningún lío con la Justicia, ¡el único!". El exdirigente regional, que este sábado cumplía 77 años, fue el único expresidente que acudió el pasado Dos de Mayo a la recepción institucional. No lo hicieron ni Alberto Ruiz-Gallardón, investigado en Lezo; ni Esperanza Aguirre, que tiene a buena parte de sus estrechísimos colaboradores imputados por casos de corrupción; ni Ignacio González, cercado por Púnica y Lezo, ni Cristina Cifuentes, que tuvo que dimitir el 25 de abril pasado acorralada por el caso máster y por un vergonzante vídeo de 2011 en el que se la veía hurtando dos cremas baratas de Olay en un súper de Vallecas, al lado de la Asamblea de Madrid.

Alcaldes y concejales socialistas

"Ellos crearon en la Comunidad un Estado del bienestar, ellos han sido, son y serán socialistas de verdad, con mayúsculas", dijo Franco dirigiéndose a ellos, en su inmensa mayoría hombres —aunque "habrá más mujeres en el Gobierno de Madrid", prometió—. El líder regional también reivindicó la labor de los alcaldes y concejales socialistas que han demostrado y siguen demostrando que "una gestión de izquierdas es posible", porque en sus ayuntamientos "existe la justicia social". Recordó también que el PSOE apoyó la Constitución y el Estatuto de 1983, como ahora demanda una reforma de la Ley Fundamental de 1978 y de la carta autonómica, no solo para eliminar los aforamientos o limitar los mandatos —lo que quiere el PP—, sino para introducir el reconocimiento de los derechos sociales, y se protejan así los derechos a la educación y la sanidad públicas y universales, se ampare a las víctimas de la violencia machista o se consagre la laicidad de la región.

Investir a un diputado del PP es un "apaño" que "no lleva a ningún lado", sentencia el líder regional. "Ciudadanos tiene la llave, pero no es la alternativa"

Franco dio el salto al presente, al caso máster que tanto ha erosionado las instituciones madrileñas. Los socialistas, "ante un momento de crisis, una vez más", intentan dar una salida, y por eso, razonó, promovieron la moción de censura, como ahora, dimitida Cifuentes, aúpan a Gabilondo a la investidura. "La única alternativa a los Gobiernos del PP es la que encabeza Ángel Gabilondo. Lo demás", la elección de otro diputado del PP como presidente autonómico, como bendicen los de Albert Rivera, "son apaños que no llevan a ningún lado. Ciudadanos tiene la llave, pero no es la alternativa", clamó. Fue así como el secretario regional enlazó "el pasado" del PSOE-M, sus cargos "muy vivos" y ejemplo para la nueva generación, con "el futuro" que encarna Gabilondo.

El PSOE reivindica a Leguina y avisa a Cs: las urnas no están en el despacho de Rajoy

El futuro es más 2019, cuando se celebran nuevas elecciones autonómicas, que mayo de este año, cuando se invista al sucesor de Cifuentes. Los socialistas son conscientes de que no habrá cambio de color político en Sol, pero no por ello dejan de presionar a Ciudadanos. Gabilondo, de hecho, siguió con la estrategia de ponerlos ante el espejo. Así, rebatió la afirmación de Rivera de que el PSOE no puede pretender "ganar en los despachos lo que no ganó en las urnas".

No me parece bien que, en virtud de la autonomía, estemos todos esperando a ver si un partido decide qué candidato poner

Pero es que lo que queda por delante, vino a decir el exministro, es una operación de despacho, pues ahora es Mariano Rajoy quien ha de decidir qué parlamentario popular recoge el testigo de Cifuentes. Se espera que el nombre se anuncie el lunes, día en que el comité electoral nacional del PP oficializará la designación. "He oído que fuera del Parlamento de Madrid y del ámbito legislativo de Madrid, hay un señor a quien respeto como presidente de nuestro país que está pensando. Nosotros mientras aguardamos su decisión. Pero a mí no me parece bien que, en virtud de la autonomía, de la capacidad de autogobierno que tenemos como comunidad autónoma, tengamos que estar todos esperando a ver si un partido político decide qué candidato va a poner".

La política como un "privilegio"

Entonces Gabilondo se dirigió a Ciudadanos, grupo al que no quiere dar ni "consejos" ni "sermones", pero al que sí reclama que se enfrente "a sus propias palabras". "Si hablan realmente de regeneración, de política nueva, si creen que esto no hay que resolverlo en los despachos, sino en las urnas, les digo que las urnas son el Parlamento, somos todos los que hemos sido elegidos para representar a los ciudadanos, y no lo son los despachos de un partido político". Por esa razón, "honesta y modestamente", los socialistas insistirán en su propuesta de "transformar Madrid", y "no simplemente de buscar un recambio, ni una caja de herramientas, ni de buscar un equipo de mantenimiento" del PP. Lo harán "inspirados" por la "fuerza" de aquellos que "constituyeron e instituyeron Madrid" y por la energía de los jóvenes que piden un "compromiso verdadero". "Nosotros proseguimos", por "amor al PSOE" y "respeto" a los valores socialistas, a los ciudadanos y a la historia de la región, prometió.

El PSOE mantiene su idea de "transformar Madrid", dice Gabilondo, que acusa a Cs de ser el "equipo de mantenimiento" del PP, su "caja de herramientas"

El exministro reiteró que la grave "crisis institucional" abierta en Madrid a raíz del caso máster ha dejado al descubierto una "determinada concepción del poder como privilegio", en la que se llega a "instrumentalizar" una universidad, la Rey Juan Carlos, para "beneficio particular". Los socialistas, en cambio, lucharán para que "nadie nunca, por muy presidente o consejero que sea, se crea superior a otro aunque tenga todo el poder".

Gabilondo sostuvo que los socialistas encuentran "aliento" tanto en la Constitución como en el Estatuto. Y recordó tres "hitos" electorales. El primero, los comicios autonómicos de 1983, en los que el PSOE arrasó, con Leguina al frente —"un orgullo para nosotros"—. El segundo, las elecciones de mayo de 2003, a las que sucedió el 'tamayazo', que provocó unas nuevas urnas en las que ya sí el PP recobró su mayoría absoluta. Ese 'tamayazo' fue un "episodio ética y políticamente tan bochornoso" que ha "contaminado de ilegitimidad" todos los procesos posteriores, y "ojalá" algún día llegue la "aclaración" de qué ocurrió.

Ángel Gabilondo, José Manuel Franco y Joaquín Leguina, con exconsejeros, alcaldes y excargos socialistas en el acto por los 35 años de la autonomía madrileña, este 5 de mayo en Fuenlabrada. (Manuel Delgado | PSOE-M)
Ángel Gabilondo, José Manuel Franco y Joaquín Leguina, con exconsejeros, alcaldes y excargos socialistas en el acto por los 35 años de la autonomía madrileña, este 5 de mayo en Fuenlabrada. (Manuel Delgado | PSOE-M)

El tercer hito son los comicios de 2015, en los que el PP volvió a ganar, no con mayoría absoluta, y los socialistas quedaron segundos. Por eso él dice que "hay que mejorar", que el partido ha de "hacerlo aún mejor". El candidato emplazó entonces a los militantes y cargos madrileños, siempre protagonistas de una extenuante batalla interna, que se "unan" para afrontar los problemas de la ciudadanía.

Gabilondo dibujó su modelo de comunidad: que siga generando riqueza, sí, pero también que redistribuya, en la que se apueste por las políticas públicas, porque "solo hay libertad si hay igualdad de oportunidades", en la que prime la paz social, la participación ciudadana. Y con un nuevo sistema de financiación autonómica.

Recuerdo a las víctimas de ETA

El acto del PSOE-M de este sábado se celebraba en un lugar simbólico, por un doble motivo. En Fuenlabrada, ciudad de 195.000 habitantes al sur de Madrid que los socialistas han gobernando ininterrumpidamente desde 1979, y en el centro cultural Tomás y Valiente, que toma el nombre del expresidente del Tribunal Constitucional y jurista que fue acribillado por ETA en su despacho de la Universidad Autónoma de Madrid en febrero de 1996. 

En la UAM es catedrático de Metafísica Ángel Gabilondo. "Nunca olvidaré cuando le mataron", evocaba el exministro, quien subrayaba que la banda asesinó a una persona que "defendía y creía en la Constitución". "Hoy en su nombre quiero recordar a tantas víctimas de ETA, tantos muertos, tantas personas extorsionadas, amenazadas, las familias destrozadas...". La disolución de la banda es "el único camino", sí, pero eso no significa, recalcó, que los demócratas olviden el "dolor" de las víctimas. "El PSOE siempre defenderá la vida humana por encima de cualquier otro valor", incidió.

José Manuel Franco, por su parte, trajo a colación el pacto antiterrorista que impulsó el PSOE desde la oposición en el año 2000. Y aunque el fin de ETA sea una "conquista" de toda la sociedad, de la democracia, "unos han tenido más que ver que otros" para conseguir su derrota. El secretario general entonces recordó algunos nombres fundamentales en la historia del fin de la organización, como el dirigente vasco Jesús Eguiguren, el exlendakari Patxi López, el exministro Alfredo Pérez Rubalcaba y el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios