Congreso de los Diputados: Los médicos: La gran laguna en España son los cuidados paliativos, no la eutanasia
VUELVE EL DEBATE AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Los médicos: "La gran laguna en España son los cuidados paliativos, no la eutanasia"

La Organización Médica Colegial asegura que 60.000 españoles al año mueren con un sufrimiento "perfectamente evitable". El Congreso se prepara para abordar nuevos debates

Foto: Un paciente en el Hospital Doce de Octubre de Madrid. (Pablo López Learte)
Un paciente en el Hospital Doce de Octubre de Madrid. (Pablo López Learte)

El debate sobre la eutanasia vuelve a estar encima de la mesa en España. El PSOE registró este jueves una iniciativa en el Congreso para incorporarla como derecho cubierto por el Sistema Nacional de Salud. Su propuesta se suma al debate que tendrá lugar la próxima semana en la Cámara Baja sobre admitir a trámite o no una ley de contenido muy similar remitida por el Parlament de Cataluña, que también pretende despenalizar la eutanasia en casos terminales con dolor permanente. A estas proposiciones se suma la ley de muerte digna, presentada por Ciudadanos el pasado año, que contó con el apoyo de PP, PSOE y Unidos Podemos, y cuya tramitación se encuentra muy avanzada. Políticos y expertos parecen estar de acuerdo en que los cuidados paliativos (muerte digna) y la eutanasia deben debatirse en cauces distintos, "porque son cosas completamente diferentes" insisten, aunque entienden que abrir el melón de lo segundo pueden emborronar el objetivo prioritario.

"La gran laguna que tenemos en España no es la eutanasia. Lo que es urgente es atender bien a los enfermos", afirma Marcos Gómez Sancho, coordinador del Observatorio de Atención al Final de la Vida, un organismo impulsado por la Organización Médica Colegial (OMC) que aglutina a todos los colegios médicos de España. La OMC asegura que a día de hoy los cuidados paliativos del sistema nacional de salud dan cobertura al 50% del total de 120.000 pacientes complejos al final de su vida. O lo que es lo mismo: 60.000 españoles mueren cada año con un "sufrimiento perfectamente evitable" si hubieran tenido acceso a "un buen servicio de cuidados paliativos", explica a este diario. En ese sentido, el colectivo de médicos rechaza los vaivenes de iniciativas legislativas que giran en torno a la eutanasia en estos momentos.

El portavoz de Sanidad de Ciudadanos en el Congreso, Paco Igea. (EFE)
El portavoz de Sanidad de Ciudadanos en el Congreso, Paco Igea. (EFE)

"Es una irresponsabilidad que un país que no atiende bien a los enfermos, despenalice ahora alguna forma de acabar con ellos", zanja Gómez Sancho. Lo absolutamente prioritario, insiste el portavoz de la OMC, "es una buena ley que haga que a los enfermos se les atienda adecuadamente". En realidad, la tramitación de la ley de muerte digna debería estar a punto de caramelo. En concreto sigue pendiente de las dos últimas reuniones de ponencia, tras lo que vendría la votación en la comisión de Sanidad y Servicios Sociales para después pasar al pleno. El portavoz del ramo en el grupo parlamentario de Ciudadanos e impulsor del proyecto, Paco Igea, reconoce que no se está llevando a cabo con toda la celeridad que los centristas pretendían. Tampoco la Organización Médica Colegial está conforme con los plazos y no entienden la demora de un proyecto que cuenta con tanto consenso y que lleva en tramitación más de un año.

La ley de muerte digna contó con un amplísimo respaldo en la Cámara Baja en marzo de 2017: 315 votos a favor de que se admitiera a trámite y solo los cinco del PNV en contra. ERC y PDeCAT se abstuvieron (porque la iniciativa se quedaba corta al no incluir la eutanasia, según explicaron). La proposición pretende regular de una vez por todas una vieja reivindicación del colectivo médico: que todos los pacientes con una enfermedad grave, terminal e irreversible tengan garantizado el derecho a los cuidados paliativos y el acceso a la sedación. La OMC insiste en que debe recogerse la premisa de "siempre que esté médicamente indicada" porque, como cualquier fármaco, requiere de una indicación expresa de los profesionales sanitarios. Más allá de los detalles, en el grueso todos coincidían.

Por eso, en Ciudadanos también desconfían de la intencionalidad de los socialistas al abrir el debate de la eutanasia en este preciso momento. Igea insiste en que la inclusión de la sedación como derecho en la ley de muerte digna es una importante novedad al suponer de facto que "un enfermo que tenga dolor, angustia o cualquier síntoma incontrolable puede pedir que se le sede". La práctica no se considera un suicidio asistido pero, al mismo tiempo, afirma, significa lo que la mayor parte de la sociedad entiende como eutanasia.

De ahí que el grupo naranja reproche al PSOE su iniciativa, que "emborrona" la tramitación de la ley de muerte digna. Con todo, los socialistas insisten en destacar su acuerdo con la propuesta de Ciudadanos, aunque defienden dar un paso más para que la eutanasia esté dentro de la cartera básica de la Seguridad Social.

Otro de los puntos de fricción entre los proponentes y el grupo socialista es la cuestión relativa al régimen sancionador, también recogido en el borrador. Igea considera necesario que las cosas "estén claras" dentro de la normativa. "Si la ley entra en vigor y yo me voy con mi padre al hospital, que está terminal, y él pide que le seden y no lo hacen, tiene que haber una asunción de responsabilidades". La falta del régimen sancionador, insiste el diputado centrista, es el motivo por el que muchas de las leyes autonómicas existentes (Andalucía, Asturias, Galicia, Canarias, Baleares, Navarra, Aragón y Madrid) son inútiles. El diputado naranja reprocha a los socialistas estar intentando "dejar vacía" la ley para poder defender su propuesta de la eutanasia, ya que si la normativa de la muerte digna sale adelante como tal, el debate de la eutanasia perderá fuelle.

El Congreso de los Diputados debatirá varias propuestas. (EFE)
El Congreso de los Diputados debatirá varias propuestas. (EFE)

La cuestión es que la ley que desarrollará los cuidados paliativos cuenta con un amplio consenso social, desde las distintas fuerzas del arco parlamentario a los colectivos profesionales del ámbito sanitario, pasando por la Iglesia Católica. Médicos y expertos aplauden lo que podría ser la inminente aprobación de esta regulación para los pacientes terminales. "La sedación se lleva a cabo cuando hay síntomas refractarios, siendo el más común la asfixia. Llega un momento en el que los médicos no podemos ofrecer ningún tratamiento para esa disnea y el enfermo se está muriendo totalmente consciente. Nuestra obligación es disminuirle la consciencia y que no perciba un final tan sumamente horroroso".

Pero de ahí, a la eutanasia, dice la OMC, aún hay un abismo. "Los cuidados de excelencia al final de la vida son la prioridad. Nos parece mal abrir otro debate sin solucionar este primero", zanja el portavoz del Observatorio de Atención al Final de la Vida. Aun así, la proposición del PSOE contará, casi seguro, con los respaldos suficientes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios