aumentan un 14% mientras SE ESTACAN EN podemos

IU recupera terreno a Podemos ampliando sus bases: 82.000 simpatizantes y afiliados

La formación suma a día de hoy 22.000 afiliados y 60.000 simpatizantes, al tiempo que busca una mayor implantación entre los movimientos populares con nuevas figuras de militantes

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, conversa con la portavoz de su grupo, Irene Montero (i), y el líder de IU, Alberto Garzón, durante el pleno de los presupuestos. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, conversa con la portavoz de su grupo, Irene Montero (i), y el líder de IU, Alberto Garzón, durante el pleno de los presupuestos. (EFE)

Izquierda Unida busca convertirse en una organización más líquida, un partido-movimiento, en el que prime más lo segundo que lo primero. Alberto Garzón comenzó a dibujar esta hoja de ruta desde que fue elegido coordinador federal de IU hace dos años, y ahora pretende darle un nuevo impulso a este objetivo como se recoge en el borrador que se discutirá en la próxima Asamblea Político y Social convocada para el 12 de mayo. La creación de nuevos perfiles de militancia es una de las principales propuestas, flexibilizando las formas de participación con las nuevas figuras de activistas y activistas-afiliados, que se sumarían a las ya existentes de afiliados y simpatizantes. Solo con estas dos últimas figuras, IU ha conseguido aumentar sus bases en un 14%, sumando a día de hoy 22.000 afiliados y 60.000 simpatizantes, según datos aportados por la propia organización.

En este mismo período Podemos se ha estancado en lo que respecta a su número de militantes, con 76.511 inscritos activos (simpatizantes que al menos han participado en alguna consulta interna durante el último año) y 15.000 militantes, que sí pagan cuota, según los últimos datos disponibles sin actualizar. La creación de la figura del activista y activista-afiliado en la formación liderada por Alberto Garzón permitiría a IU recuperar terreno entre los movimientos populares históricamente asociados a estas siglas, pero que por su contradictoria lectura del 15-M con la "vieja IU" acabaron poniendo tierra de por medio. Una orfandad que vino a suplir Podemos, con quienes tejieron vínculos en sus orígenes. Asimismo supondría un salto cuantitativo para superar la barrera de los 100.000 militantes y simpatizantes, en sus diferentes perfiles.

Este giro estratégico que lleva planteando Garzón desde que llegó a la dirección rompe amarres con las anquilosadas estructuras que provocaron el divorcio del 15-M con sus predecesores. Además, lo hace en un momento en el que los círculos de Podemos, estructuras descentralizadas de base que trataron de replicar las asambleas territoriales y sectoriales del movimiento quincemayista, cumplen con un papel más centrado en el debate y el respaldo a las líneas políticas adoptadas por la dirección del partido que en la acción. Un formato más clásico que algunos críticos tildan de "pegacarteles" sin capacidad de incidencia desde abajo. Han dejado de ser un terreno de juego para los activistas e IU parece dispuesta a rellenar ese vacío. Facilitar un viaje de ida y vuelta.

Para ello, al funcionamiento por áreas y federaciones con figuras de coordinación que huían de los mandos unipersonales, "hemos incorporado el sufragio universal entre la militancia, la posibilidad real de los revocatorios y la conformación de redes de activistas abiertas a los simpatizantes". Pasos que comienzan a traducirse ya en cifras y sobre todo en un espíritu más movimentista, coincidiendo en un momento en el que Podemos ofrece síntomas de realizar el camino contrario, al perder fuerza los círculos sectoriales o de barrio como órganos de proposición y control.

El formato diseñado para las primarias en la Comunidad de Madrid es una muestra de este refuerzo del modelo clásico de partido en detrimento de la forma movimiento, según sostienen los sectores críticos y las bases que se han ido apartando del partido. De hecho, Anticapistalistas decidieron autodescartarse de este proceso de primarias, criticando lo que consideraban un simple "reparto de sillones en los despachos", poniendo en entredicho tres principios básicos de la organización sin cuyo cumplimiento Podemos se alejaría de su razón de ser: la participación, la pluralidad y la toma de decisiones desde abajo.

La creación de la figura del activista y activista-afiliado en la formación liderada por Alberto Garzón permitiría a IU recuperar terreno

Desde la dirección de Podemos justifican el proceso de primarias madrileño como única salida para desactivar el conflicto que estalló con los hechos del 18 de abril y que venía precedido por el pulso del precandidato, Íñigo Errejón, para tener las manos libres respecto a los órganos de poder autonómico y estatal, con una total autonomía. Una suerte de baronía o federación territorial sin supeditación orgánica. Se asegura que este formato, que será una simple ratificación de la lista, no se repetirá en otros territorios, pues se argumenta que el caso de Madrid fue una excepcionalidad marcada por las circunstancias.

El documento que llevará IU a debate en su próxima asamblea realiza una lectura que es toda una declaración de intenciones: "La democratización de las organizaciones políticas ha sido una demanda creciente en la sociedad según avanzaba el siglo XXI. El ejemplo de horizontalidad, apertura y libre discusión de los movimientos sociales se oponía al modelo más jerárquico, cerrado y disciplinado de los partidos clásicos. El descenso general en las afiliaciones de los partidos políticos ha marcado en las últimas décadas una tendencia que contrasta con lo que había sido la emergencia de los partidos de masasen el siglo XX. La impugnación general al régimen del 78 que supuso en nuestro país el 15M trajo esta demanda al primer plano de la actualidad política".

Esta lectura sobre el 'qué buscamos' del documentos concluye que los cambios antes referidos "ayudarán a seguir avanzando hacia el movimiento político y social, ejemplar y democrático, transformador y pegado al territorio, que queremos ser, alejándonos a su vez del modelo de partido clásico al que tanto nos habíamos acercado en los últimos años". El objetivo marcado está claro: "Seguir caminando hacia una IU más ágil, más flexible y más movimiento popular".

Desde Podemos también se han producido movimientos para generar nuevos formatos de militancia, como es el caso de los "activistas en redes sociales". Se trata de un perfil que no suele coincidir con el de militantes en círculos u otras estructuras del partido, pero su labor es fundamental, explican, para "disputar el debate público". Esto es, condicionar la agenda política y, sobre todo, visibilizar los mensajes del partido en todo tipo de formatos: vídeos, gráficos explicativos o 'memes' contra sus rivales políticos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios