creaban empresas para aparentar un concurso justo

Empresas de paja, precios inflados... Así era la trama del comandante de contenedores

El Tribunal Militar Central procesa al jefe de contratación del Centro de Abastecimiento de Material de Intendencia del Ejército por amañar durante cinco años los contratos de mantenimiento

Foto: Contenedores en el Centro de Abastecimiento de Material de Intendencia. (Ejército de Tierra)
Contenedores en el Centro de Abastecimiento de Material de Intendencia. (Ejército de Tierra)

El Juzgado Togado Militar Central 2 ha procesado al comandante Santiago L. S., jefe de contratación del Centro de Abastecimiento de Intendencia del Ejército, al subteniente Emiliano G. G. y a los empresarios Manuel E. R., Eugenio J. C. y Tsvetan S. V. por un delito continuado contra la Hacienda Pública y por deslealtad. Los cinco urdieron presuntamente una trama con el fin de amañar los concursos de mantenimiento de contenedores durante cinco años, según considera el mencionado juzgado en el auto de procesamiento emitido el pasado 3 de abril.

En concreto, afirma el escrito, entre todos crearon empresas que se presentaban a los concursos públicos sin esperanzas de ganar con el fin de dar apariencia de legalidad a todo el procedimiento y facilitar que siempre se llevara la adjudicación la misma mercantil, Star Defence Logistic & Engineering, que era la que se encargaba de reparar los contenedores siempre en último término. "Existen indicios racionales de criminalidad suficientes (...) para suponer la existencia de una organización delictiva mediante la que se controlaba toda la actividad contractual del Centro de Abastecimiento relacionada con la reparación de contenedores y cuyo fin no era otro que el de adjudicar el servicio a Star Defence Logistic & Engineering", resume el auto judicial, que describe con todo detalle cómo era el operativo.

Los miembros de la trama hacían coincidir en el concurso a esta mercantil con otras que no tenían ninguna posibilidad de ganar y que estaban vinculadas a sociedades afines. Estas últimas, afirma el juzgado, "difícilmente podían hacer frente al objeto de los expedientes de contratación, por cuanto que carecían de capacidad técnica y de personal y de la solvencia requerida". Sin embargo, continúa, la organización le daba "apariencia de capacidad" adjudicándoles antes contratos menores para reparar por ejemplo un solo contenedor que no tenía demasiada dificultad. Estos últimos concursos los adjudicaban con el precio límite para que fueran considerados un contrato menor y, por lo tanto, no hiciera falta publicidad.

"Esta adjudicación carente de todos los principios básicos queda acreditada" por la declaración del propio subteniente E. G. G. "Los contratos grandes siempre se le han adjudicado a Star Defence y creo recordar que las empresas por las que me pregunta han sido adjudicatarias de algún contrato menor", explicó ante el juzgado togado en referencia a las mercantiles Global Investment Dynamic, MISD y Sargantana Desarrollos. La primera de estas tres, por ejemplo, "no tenía personal a su cargo y lo subcontrataba todo", como contó su administrador único durante la instrucción de la causa. A pesar de ello, los procesados la invitaban a participar en expedientes negociados sin publicidad.

Las tres sociedades, además, estaban relacionadas con el comandante y la propia ganadora de los concursos grandes. Esta vinculación, subraya el auto, "se hace patente" por un 'email' que envía la representante de Star Defence al jefe del Negociado de Contratación en el que le anuncia que ya tienen dos empresas y que falta una. "Mañana a primera hora te enviaremos los datos de la tercera", apuntaba el mencionado correo electrónico, remitido el 24 de abril de 2014.

Conforme pasaba el tiempo, la trama se hacía más compleja. La Jefatura de Administración Económica "configuraba los pliegos de tal manera que las reparaciones tenían que realizarse en un periodo muy corto", reza el juzgado. "Esta limitación del plazo de ejecución encuentra su fundamento en la manifestación que el propio comandante hace al señalar su imperiosa urgencia; esa urgencia determina la elección del procedimiento negociado sin publicidad", añade el auto, que sin embargo pone en duda esa premura, que considera "insuficientemente motivada".

En concreto, asegura que no puede considerarse urgente el desgaste del material móvil de las campañas de operaciones cuando "España lleva participando en las mismas desde 1989". Además, tras ser reparados, esos contenedores no volvían a zona de operaciones, con lo que no tenía sentido objetivamente tanta celeridad, considera el juzgado. "Esta declaración de imperiosa urgencia para atender a las necesidades de nuestras tropas en zona de operaciones no era sino una justificación ficticia para adjudicar rápidamente sin procedimiento la reparación a la empresa Star Defence", resume la resolución, que también pone ejemplos de la relación de extrema confianza que reinaba entre la trama y esta mercantil.

"No solo le entregaban los contenedores con anterioridad a la adjudicación y a la formación del contrato, sino que le permitían continuar reparando en sus talleres después de emitir el certificado de recepción, de emitir la factura y de cobrarla, lo que nos lleva a reafirmar la existencia de este entramado delictivo cuya finalidad era subvertir la contratación administrativa en el Centro de Abastecimiento de Intendencia", relata el tribunal, que considera por ejemplo que todo el gasto de reparación de ordenadores de 2014, que ascendió a 1,2 millones de euros, pudo haberse tramitado sin fraccionamiento. Mediante esta artimaña, los cinco procesados habrían provocado un perjuicio a la Administración valorado en 185.000 euros entre los años 2010 y 2014.

Asimismo, el auto menciona a la sociedad EJC Asesores, que para el juzgado representa a un actor "sin el cual el delito no se habría cometido". Su administrador, Eugenio J. C., era el "enlace" entre el Centro de Abastecimiento y las empresas a las que se invitaba a presentarse a los concursos sin publicidad. "Las relaciones se canalizaban a través de esta gestoría, que enviaba ofertas al órgano de contratación de empresas que en ningún caso hubieran podido realizar las reparaciones para las que se les invitaba", explica el juzgado, que incluso va más allá en la descripción del papel de EJC. La gestoría, explica, "se dedicaba a crear y gestionar estas empresas y otras similares, generalmente a través de personas de nacionalidad extranjera con escasos conocimientos y solvencia para participar en esta contratación".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios