este jueves se ha conocido la sentencia

Cronología del caso de La Manada: 21 meses, cinco hombres y 96 segundos de vídeos

Tras 21 meses de proceso judicial, se ha dado a conocer la sentencia de La Manada: los cinco acusados han sido condenados a nueve años de prisión

Foto: Un coche de la Policía traslada el pasado noviembre a dos de los cinco acusados de violar a una joven madrileña los Sanfermines de 2016. (EFE)
Un coche de la Policía traslada el pasado noviembre a dos de los cinco acusados de violar a una joven madrileña los Sanfermines de 2016. (EFE)

Ha finalizado el juicio más mediático de los últimos dos años en España. Tras 21 meses de proceso judicial, se ha dado a conocer la sentencia contra los cinco hombres acusados de haber violado a una joven en los Sanfermines de 2016, los miembros de La Manada, que han sido condenados a nueve años de cárcel. La pieza principal del caso son los vídeos que los jóvenes grabaron durante la presunta violación. 96 segundos de imágenes de un total de siete vídeos que han sido analizados de forma minuciosa, segundo a segundo, fotograma a fotograma.

[ACTUALIZACIÓN: La Audiencia de Navarra decreta la libertad provisional para La Manada]

Ninguno de los acusados estuvo presente este jueves en la lectura de la sentencia en el Palacio de la Justicia de Pamplona a las 13:00 para conocer el veredicto de los hechos ocurridos aquel 7 de julio en Pamplona. Esta es la cronología del caso:

7 de julio (2016): la presunta violación

Una joven madrileña denunció la madrugada del 7 de julio que había sido violada por cinco jóvenes andaluces. Pocas horas después todos ellos eran detenidos. Se trata de José Ángel Prenda, Ángel Boza, Jesús Escudero, A.M.G. y Jesús Cabezuelo. Los cinco habían viajado desde su Sevilla natal para disfrutar de los Sanfermines.

Los hechos tuvieron lugar sobre las tres de la madrugada en el portal número 5 de la calle Paulino Caballero donde, según denunció la joven, había sido sometida a abusos sexuales por los cinco miembros de este grupo de hombres andaluces.

Protesta contra la violación de una joven en los Sanfermines de 2016. (Reuters)
Protesta contra la violación de una joven en los Sanfermines de 2016. (Reuters)

La chica fue atendida en el Complejo Hospitalario de Navarra mientras la Policía Municipal ponía en marcha un operativo en colaboración con otros cuerpos de seguridad para detener a los presuntos culpables, entonces todavía desconocidos. Pocas horas después eran detenidos por la Policía Foral mientras participaban en las vaquillas posteriores al primer encierro.

9 de julio: imputación de cinco delitos

Solo dos días después el juez ordenaba su ingreso en prisión comunicada y sin fianza. Los cinco detenidos habían sido citados aquel sábado a las 10:00 para declarar ante el juez de guardia de Pamplona. El magistrado les imputó varios delitos de agresión sexual, además de un delito de robo con violencia por llevarse el móvil de la víctima.

El Ayuntamiento de Pamplona, el Gobierno de Navarra y el Parlamento foral mostraron su repulsa por la agresión y animaron a la ciudadanía a participar en concentraciones para repudiar estos hechos. Cientos de ciudadanos llenaron la plaza Consistorial para expresar su rechazo por lo ocurrido.

8 de agosto: prisión para los cinco

Un mes después de que tuvieran lugar los hechos, el juez impuso una fianza de 500.000 euros a los cinco jóvenes por cinco delitos de agresión sexual y un delito de robo con violencia e intimidación.

En su auto, el magistrado sostuvo que no existió consentimiento de la víctima y que la agresión era un evidente abuso de una situación de superioridad física. De hecho, señalaba que los cinco procesados "se animaban y jaleaban entre sí" mientras agredían sexualmente a la joven y que, incluso, esperaban su turno. ​

Un grupo de personas en las fiestas de San Fermín en Pamplona. (EFE)
Un grupo de personas en las fiestas de San Fermín en Pamplona. (EFE)

Según el auto, la mujer fue agarrada "por las muñecas" y valiéndose de su superioridad física la penetraron "de manera reiterada". Todo ello fue grabado por A. M. G. con su teléfono móvil con el consentimiento de sus amigos, que miraban y gritaban en varias ocasiones a la cámara.

4 de octubre: la agresión de Pozoblanco

El Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona emitía un auto en el que aseguraba que existían "indicios" para concluir que cuatro de los miembros de La Manada -esta era la primera ocasión en la que trascendía el nombre que utilizaban en WhatsApp- participaron también en otra agresión sexual en la localidad cordobesa de Pozoblanco unos meses antes.

Según el juez, que remitió el caso a los juzgados de Pozoblanco, resultaba "indiciariamente acreditado" que A. J. C. E. -otro hombre que no participó en la violación de Pamplona- ofreció a la víctima acompañarla a su domicilio en un vehículo y que, nada más entrar y sentarse en el asiento del copiloto, ella cayó "en un estado de profunda inconsciencia".

Según el auto, la mujer fue agarrada "por las muñecas" y valiéndose de su superioridad física la penetraron "de manera reiterada"

En ese coche se encontraban José Ángel Prenda, Jesús Escudero, A.M.G. y Jesús Cabezuelo y, mientras este último conducía, "todos ellos le tocaban los pechos" y se reían mientras A. J. C. E. la "besaba en la boca". Según añade el magistrado, la llevaron luego hasta la localidad de Pozoblanco, donde se despertó "completamente desnuda en el asiento de atrás" y con el mono y las medias rotas.

17 de octubre: al banquillo

Tras concluir su investigación, el Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona concluyó su investigación. Los cinco vecinos de Sevilla procesados y encarcelados provisionalmente serían juzgados por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra.

26 de abril (2017): deniegan archivar el caso

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra concluía la fase de instrucción y decretaba la apertura de juicio oral. Además, desestimaba la petición de archivo de las actuaciones solicitada por las defensas de los cinco encarcelados.

Las defensas alegaban que no existía en este procedimiento prueba de cargo suficiente contra los imputados, si bien la Audiencia de Navarra recordó que la existencia de indicios racionales de criminalidad ya fue considerada en el auto de procesamiento del 8 de agosto de 2016, confirmado por la Sección Primera el 16 de noviembre.

4 de mayo: 22 años y diez meses de prisión

La Fiscalía solicitó un total de 22 años y 10 meses de prisión para los cinco procesados por la presunta violación múltiple. El Ministerio Público reclamó 18 años de cárcel por un delito continuado de agresión sexual, dos años y 10 meses por un delito contra la intimidad y otros dos por robo con intimidación. La defensa de la joven reclamaba 24 años y 9 meses de cárcel y las acusaciones populares, ejercidas por el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra, más de 25 años.

Asimismo, pidió 10 años de libertad vigilada a ejecutar con posterioridad a la pena privativa de libertad y una indemnización de 100.000 euros para la afectada por los daños morales ocasionados.

Cartel en Pamplona con rostros de La Manada junto al lema 'No queremos violadores en las calles'. (EC)
Cartel en Pamplona con rostros de La Manada junto al lema 'No queremos violadores en las calles'. (EC)

La Audiencia Provincial de Navarra había urgido a la Fiscalía a presentar su escrito en un reciente auto que desestimaba las peticiones de sobreseimiento de la causa formuladas por las defensas de los cinco procesados, procedentes de Sevilla.

14 de julio: prisión por riesgo de fuga

La Audiencia de Navarra rechazó los recursos interpuestos por las defensas de los cinco acusados de violación grupal para lograr su libertad provisional y acordó mantener en prisión a todos ellos a la espera del juicio, al entender que existí riesgo de fuga y de reiteración delictiva.

Así lo acordó la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra en cinco autos que contaron con el voto particular discordante de uno de los tres magistrados de la Sección, Ricardo Javier González. Este juez es el mismo que este jueves ha estado a favor de la ​absolución de los cinco encausados.

Este magistrado abogó ya entonces por decretar la libertad provisional de los cinco acusados bajo una fianza de 6.000 euros y con la imposición de determinadas obligaciones, como la prohibición de salir del territorio nacional sin autorización judicial con la obligación de hacer entrega del pasaporte ante el Juzgado de Guardia de su domicilio en las 48 horas siguientes a su puesta en libertad.

13 de noviembre: juicio en un 'búnker'

La Manada volvía a reunirse en la Audiencia Provincial con el inicio del juicio contra los cinco jóvenes. Comenzaba así un proceso judicial que se prolongaría durante diez jornadas y que estuvo blindado al exterior para proteger el "derecho fundamental a la intimidad" de la denunciante y para salvaguardar tanto a ella como a los cinco imputados de "una indeseada e indeseable exposición pública aireando aspectos relativos a su intimidad corporal y vida sexual que pertenecen a la esfera personal".

El juicio se desarrolló íntegramente a puerta cerrada y a la sala no pudieron acceder ni familiares ni amigos de las partes. Tampoco se permitió el acceso al Palacio de Justicia de cámaras fotográficas y de televisión para impedir la "obtención, divulgación y publicación" de imágenes de las partes y sus familiares. Incluso, para que no trascendiera nada de lo que ocurra en la sala, se empapelaron las ventanas que dan a la calle, dentro de unas medidas inauditas hasta la fecha y que convirtieron el Palacio de Justicia en un 'búnker'.

14 de noviembre: la víctima presta declaración

Tras más de un año sin pisar Pamplona, la víctima de presunta violación de La Manada volvió a viajar a Navarra. Esta vez para testificar. Su pretensión de declarar por videoconferencia para no volver al 'lugar del horror' y tener que sentir la cercanía de los presuntos agresores fue rechazada por la Audiencia Provincial de Navarra.

Los cuatro policías municipales que atendieron a la joven declararon que la mujer se encontraba en estado de 'shock' y que su actitud no fue fingida. Sin embargo, aquel día la joven tuvo que enfrentarse a las insistentes preguntas de las defensas en su intento de demostrar que fueron en todo momento relaciones sexuales consentidas.

La crítica era por qué se aceptaba un informe de detectives privados a petición de la defensa sobre la vida de la joven posterior a los hechos

Pero hubo una pregunta fuera de la sala de vistas que incendió el juicio: por qué se tomaba en consideración un informe elaborado por detectives privados a petición de la defensa sobre la vida de la joven posterior a los hechos. La decisión provocó gran consternación en redes sociales, que se movilizaron para contraatacar ante la estrategia de la defensa de hurgar en la vida privada de la supuesta víctima tras los hechos para proyectar la imagen de una joven que no presenta ningún trauma. Fue entonces cuando se viralizaron las imágenes de los miembros de La Manada como 'venganza'.

21 de noviembre: unos vídeos "repugnantes"

Esta fue la jornada clave del juicio. Se procedió al visionado en la sala de los siete vídeos que grabaron los integrantes de La manada con sus móviles mientras tenían lugar los hechos. Fueron solo 96 segundos de grabaciones, pero que se analizaron durante cinco horas.

Cada uno de los siete vídeos fue visto en numerosas ocasiones durante la declaración de los dos agentes de la Policía Foral que realizaron un estudio de los archivos extraídos de los móviles de los acusados y la posterior comparecencia de los peritos de la defensa que han analizado el contenido de los vídeos.

Los policías dieron cuenta durante casi cerca de cuatro horas de declaración de lo que significaba cada segundo de unos vídeos que "son repugnantes", según aseguró de forma expresiva uno de los dos letrados de la joven, Carlos Bacaicoa, durante un receso de la vista.

28 de noviembre: fin del juicio

Finaliza el juicio y queda visto para sentencia tras una polémica intervención de Agustín Martínez Becerra, defensor de tres de los cinco procesados, quien asegura que "no son modelo de nada", incluso "patanes", "imbéciles" en algunos aspectos, "simples" y "primarios" con el fútbol o las relaciones sexuales, "cuantas más mejor", pero son "trabajadores" y "buenos hijos".

El abogado de la joven madrileña que denunció haber sufrido la violación, Carlos Bacaicoa. (EFE)
El abogado de la joven madrileña que denunció haber sufrido la violación, Carlos Bacaicoa. (EFE)

La última palabra de aquella jornada fue, sin embargo, de los cinco acusados, que se declararon "inocentes". "Solo quiero decir que me declaro inocente y confío en la Justicia de este país", afirmó en primer lugar José Angel Prenda. Intervención que uno a uno fue calcada por sus compañeros Ángel Boza, Jesús Escudero y A.M.G.

Solo la declaración de Jesús Cabezuelo fue diferente: "Me arrepiento del hurto del móvil. Pido perdón públicamente. De los demás delitos que se me imputan soy inocente y confío plenamente en esta sala".

23 de abril (2018): dos días para la sentencia

Tras cinco meses de silencio en los juzgados de Pamplona, este lunes el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) anunció que este jueves se daría a conocer el veredicto en una audiencia pública a las 13:00. El tribunal dijo que en la lectura del fallo no estarían los cinco acusados, con lo que quedaba descartada así la posibilidad de que los integrantes de La Manada escucharan el veredicto por boca del tribunal.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios