Juicio de Alsasua: Iba borracho y le dije al guardia que tenía jeta por crujirnos a multas
la declaración de Jokin Unamuno

Juicio de Alsasua: “Iba borracho y le dije al guardia que tenía jeta por crujirnos a multas”

El acusado ha admitido que se molestó porque el funcionario le llamó por su nombre y que en ese momento ambos comenzaron a discutir. Ha negado, sin embargo, que le insultara

Foto: El juicio por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua. (EFE)
El juicio por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua. (EFE)

Uno de los acusados por los altercados que tuvieron lugar la madrugada del 15 de octubre de 2016 en el bar Koxka de Alsasua (Navarra), Jokin Unamuno, ha explicado que él estaba muy borracho aquella noche, que entró en el local pasadas las cuatro de la mañana para “buscar a un amigo” y que vio a un teniente de la Guardia Civil al que conocía porque le había puesto varias multas de tráfico días atrás. Unamuno ha asegurado que en ese momento se acercó a él y le recriminó que “crujiera al pueblo” a sanciones y luego se fuera al bar donde iban de fiesta todos esos a los que multaba.

El acusado ha admitido que se molestó porque el funcionario le llamó por su nombre y que en ese momento ambos comenzaron a discutir. Ha negado, sin embargo, que le insultara o le dijera palabras malsonantes ni amenazantes. Poco después, a sus espaldas, se produjo un alboroto y comenzó a salir la gente del bar, según ha añadido Unamuno, que asegura que él se quedó en el establecimiento durante “unos minutos” antes de regresar a la calle. “Cuando salí, vi al teniente tendido en el suelo y a una mujer encima suya protegiéndole con el cuerpo; al otro guardia civil y a la otra mujer no les vi”, ha relatado el acusado. "No descarto que mi discusión provocara lo de después; y si fue así, yo siento lo que pasó; pero esto tuvo lugar en un contexto de fiesta en el que todo el mundo estaba bastante bebido", ha indicado Unamuno.

Unamuno ha negado que las llamadas que se produjeron antes de los hechos entre él y sus amigos fueran para planificar un atentado contra los guardias civiles, sino que fueron para tratar de localizarse. Ha rechazado también cualquier relación de amistad con el resto de acusados, aunque ha reconocido que se conocían porque el pueblo es pequeño.

El acusado se ha expresado de este modo durante la primera sesión del juicio contra él y otras ocho personas que presuntamente golpearon a un teniente de la Guardia Civil, a un sargento y a sus parejas durante la madrugada del mencionado 15 de octubre en el citado bar de Alsasua.

[Podemos, Bildu y Geroa Bai ven desproporcionado el juicio]

Ohian Arnanz, el principal acusado –para el que la Fiscalía pide más pena, 62 años de prisión-, se ha desvinculado totalmente de los hechos. "En un momento de la noche, cuando yo me acercaba a la barra, vi a una persona que no conocía –luego me enteré de que era guardia civil–, que estaba discutiendo con unos chavales; me acerqué para ver qué pasaba; pero un chico del pueblo me cogió y me alejó allí y me dijo que no me metiera", ha relato Arnanz, quien ha añadido que desde ese momento no se enteró de nada más.

Otro procesado, Adur Ramírez de Alda, por su parte, ha dicho que su casa está cerca del bar Koxka y que por eso él estaba en la zona, pero que no tuvo noticia de que hubiera una quedada allí para agredir a guardias civiles. Ha indicado también que él fue identificado días antes, durante la misa por la patrona de la Guardia Civil en el pueblo, por "ir a curiosear". “Llegamos cuando no había nadie; estaba lloviendo; nos dijeron los guardias civiles que nos fuéramos, preguntamos que por qué y nos fuimos”, ha relatado.

"No acudimos porque hubiera habido una convocatoria previa", ha añadido el acusado, que ha reconocido que fue detenido meses atrás por altercados de los hinchas de Osasuna. Ramírez de Alda ha admitido que conoce el movimiento Ospa, pero ha dicho que él nunca ha actuado como portavoz ni ha sido miembro de la iniciativa. Ha subrayado que es algo popular muy conocido en el pueblo y que una vez en 2015 fue a un acto relacionado.

"Esto os pasa por venir aquí"

Según la Fiscalía, los cuatro guardia civiles fueron sacados del bar y golpeados repetidamente por un grupo que llegó a alcanzar las 25 personas y que increpaba a los funcionarios al tiempo que les agredía. “Esto os pasa por venir aquí, iros de aquí, hijos de puta pikoletos, os tenemos que matar por ser guardias civiles, cabrones txakurras”, gritaron los asaltantes. En concreto, el ministerio público asegura que Unamuno agredió “con gran virulencia” al teniente y al sargento y luego “se quedó en la puerta del bar que está frente al Koxka fumándose un cigarro mientras observaba cómo el resto de individuos continuaba la agresión”.

La Fiscalía acusa a los nueve procesados por cuatro delitos de lesiones terroristas, dos de amenazas terroristas y subsidiariamente por desórdenes públicos terroristas y atentado a agentes de la autoridad. Contextualiza los hechos en el marco del movimiento Ospa, que defiende la expulsión de las fuerzas de seguridad del País Vasco y Navarra y al que Unamuno ha admitido estar vinculado aunque "esporádicamente".

El ministerio público pide para Unamuno 50 años; la misma pena para Jon Ander Cob Amilibia, Adur Ramírez de Alda, Aratz Urrizola Ortigosa, Iñaki Abad Olea y Julen Goicoechea Larraza, 62 años para Ohian Arnanz y 12 para Ainara Urquijo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios