Noticias de Podemos: Íñigo Errejón no da por cerrada la guerra en Madrid: quiere elegir marca y confluencia
la dirección le niega poder en la junta electoral

Íñigo Errejón no da por cerrada la guerra en Madrid: quiere elegir marca y confluencia

El precandidato quiere tener capacidad para decidir sobre la marca electoral y la confluencia con IU, teniendo firma ante la junta electoral, pero la dirección ha frenado estas aspiraciones

Foto: El diputado de Unidos-Podemos Íñigo Errejón (d) conversa con varios compañeros de partido durante la sesión de control al Gobierno. (EFE)
El diputado de Unidos-Podemos Íñigo Errejón (d) conversa con varios compañeros de partido durante la sesión de control al Gobierno. (EFE)

Las direcciones autonómica y estatal de Podemos han dado por zanjado este lunes el conflicto con respecto a la candidatura de Íñigo Errejón para la Comunidad de Madrid, tras haber "cedido" en sus exigencias ante el ultimátum que lanzó la pasada semana: o contaba con autonomía para configurar la lista y desarrollar un proyecto político propio o se retiraba de la carrera electoral. Sin embargo, el precandidato solo ha dado por cerrado el capítulo sobre el formato de primarias, que finalmente serán conjuntas como reclamaba en lugar de desarrollarse a dos tiempo. El reglamento de primarias ya es una "pantalla pasada", pero ahora habrá que negociar sobre cómo va a ser la candidatura -lista electoral- y cómo va a funcionar, explican fuentes de su entorno.

Errejón quiere tener capacidad para decidir sobre la marca electoral y la confluencia con Izquierda Unida, teniendo firma ante la junta electoral, pero se trata de unas aspiraciones a las que Princesa 2 ya ha cerrado la puerta. "La capacidad jurídica de actuar ante las juntas electorales la tienen los partidos políticos", ha explicado el secretario de Organización, Pablo Echenique tras la ejecutiva del partido esta mañana. "Eso no se puede ceder en un reglamento porque los que ejercen esa capacidad jurídica son los órganos que han sido elegidos de manera democrática. Retener eso es retener la soberanía de Podemos, y en Podemos mandan los inscritos e inscritas", ha añadido el número dos de la formación.

El conflicto interno no está ni mucho menos cerrado, y Errejón mantiene la amenaza de dar un paso al lado si sus exigencias no son escuchadas por la dirección. El secretario general autonómico, Ramón Espinar, ya promovió este domingo un reglamento que colmaría las expectativas del precandidato por Madrid, no solo por convocar primarias conjuntas, tanto para el candidato como para el resto de la lista que lo acompañará, sino al asumir también que "la lista que se referencie en el/la candidato/a ganador/a, tenga una mayoría holgada si es la lista más votada" y que "podrá designar un comité de campaña de su confianza y dirigir la misma en colaboración con el Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos pero con autonomía".

"Retener la firma en la Junta Electoral es retener la soberanía de Podemos"


No son pocas las voces que cuestionan estas cesiones, no solo por un agravio comparativo con el resto de territorios, sino porque de facto supondría que el candidato contase con una total independencia de los órganos de decisión del partido, pudiendo tomar decisiones contradictorias tanto con los acuerdos de confluencia que se adopten con otras formaciones hermanadas como con la marca electoral elegida a través de una votación interna por el 91% y que pasa por preservar las siglas de Podemos. Desde el sector errejonista han apostado en algunos foros por superar la marca y poder engarzarla de alguna manera a la municipal, Ahora Madrid, con cuya potencial candidata, Manuela Carmena, se quiere hacer tándem electoral.

Otras de las concesiones más polémicas, tomadas en aras de que Errejón no tire la toalla, es que Errejón podrá contar con hasta el 60% del presupuesto de la Asamblea de Madrid para desarrollar su campaña. Cuestiones todas ellas que, en conjunto, suponen una cierta desarticulación o supeditación de los órganos de decisión autonómicos, generando como mínimo duplicidades orgánicas. Además, la portavoz en la Asamblea de Madrid, Lorena-Ruiz Huerta, es la potencial candidata del sector anticapitalista para competir contra Errejón. El sector errejonista sí controla la presidencia del grupo parlamentario, después de que la dirección autonómica decidiese el pasado mes de diciembre ceder el puesto que ocupaba Marco Candela a Mónica García, posible número dos de Errejón, con vistas ya facilitar el aterrizaje de su candidatura.

El PCM deja en el aire la confluencia

El Partido Comunista de Madrid (PCM), que cuenta con mayoría de militantes en IU, no ha dado por cerrada la confluencia, tras abrir un debate en el que se plantean diferentes escenarios, entre ellos concurrir en solitario o con las fuerzas "de izquierda netamente rupturistas" y sectores desencantados con la formación morada. Su punto de partida es que rechazan una confluencia en los mismos términos que en las elecciones generales, por lo que la candidatura de Errejón, quien siempre se mostró reacio a la integración con IU, no es el mejor escenario para sus intereses.

Los impulsores del texto de debate se inclinan por fortalecer el escenario de una candidatura sin Podemos: "Entendemos que para lograr ese objetivo en las condiciones que todos y todas deseamos es necesario fortalecer el espacio componente de la segunda opción (escenario B), a fin de acumular fuerzas para vencer a los sectores más inclinados por un pacto clásico de partidos en el ámbito de la confluencia electoral". En esta confluencia "podrían incorporarse sectores desencantados con la versión más institucional de Podemos", pero "sería una candidatura sin la formación morada como tal; algo parecido a lo que fue Unidad Popular (en referencia a las generales de diciembre de 2015) pero más amplio y elaborado con más tiempo y más actores políticos".

El documento de debate para el próximo pleno monográfico sobre confluencia del comité regional del PCM concluye que "no entendemos la convergencia como el resultado de un acuerdo sobre hechos consumados sino como un proceso vivo, propiedad de sus partes e integrantes. Sin esta premisa, estaríamos incurriendo en fallos antiguos (como el 26J) y con perspectivas ya experimentadas. Llamamos a todos los agentes a no volver a aer en errores ya conocidos y con consecuencias certificadas: pérdida de credibilidad, de fuerza social y de apoyo popular y electoral".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios