tras el caso del máster de cifuentes

NNGG, Juventudes del PSOE, Vox, la Policía... los chollos de la Universidad Rey Juan Carlos

Los afiliados a algunas formaciones políticas y los comisarios de la Policía Nacional han tenido un trato especial por parte del centro docente durante los últimos años

Foto: Ignacio de la Cierva y Javier Jarauta, de la URJC, con la entonces presidenta de Nuevas Generaciones, Beatriz Jurado. (URJC)
Ignacio de la Cierva y Javier Jarauta, de la URJC, con la entonces presidenta de Nuevas Generaciones, Beatriz Jurado. (URJC)

El Instituto de Derecho Público (IDP) de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) que concedió un máster a Cristina Cifuentes sin exigirle ir a clase ni hacer exámenes ni presentar su supuesto Trabajo fin de Máster ante un tribunal reglamentario también promovió posgrados con beneficios para formaciones afines. En concreto, el Máster en Gobernanza, Marketing Político y Comunicación Estratégica, que promociona Vonselma, mercantil que promueve el liderazgo político y ofrece cursos en nombre de la URJC.

Este último programa facilitó a miembros de las organizaciones juveniles del Partido Popular y del PSOE y a los socios de la formación Vox becas para acceder al máster. A través de dos convenios firmados por las agrupaciones políticas con la escuela Vonselma, esta última permitía a los afiliados de las tres hacer el posgrado a precio reducido. Los acuerdos fueron suscritos en septiembre (Vox y Juventudes Socialistas) y en octubre (Nuevas Generaciones) de 2015, justo un mes después de que la Universidad cambiara las notas de Cifuentes y corrigiera las asignaturas que no estaban calificadas.

Captura de la web de Vonselma donde el instituto anunció el acuerdo con JSE.
Captura de la web de Vonselma donde el instituto anunció el acuerdo con JSE.

En concreto, el convenio entre Vonselma y las juventudes del PP fue firmado por el entonces responsable del Máster en Gobernanza, Marketing Político y Comunicación Estratégica, Javier Jarauta, y la que por aquella época era presidenta de NNGG y senadora, Beatriz Jurado. Ambas partes, señalaba el anuncio del acuerdo publicado en la web de la firma privada, suscriben el convenio "para formar a los políticos del futuro". "Sí, creo que es muy importante tener una formación adecuada en lo que a campañas electorales se refiere", señaló en el acto de la firma Jurado, quien añadió que "los candidatos tienen que estar formados para hablar en público, para poder organizar la campaña, etc.".

El acuerdo entre Vonselma y las Juventudes Socialistas tuvo lugar tres meses antes que el de NNGG. En julio de 2015 la organización política firmó el convenio con el instituto de liderazgo. El propio presidente de Vonselma, Fernando Herrero-Nieto, y el secretario general de las Juventudes Socialistas, Nino Torre, lo suscribieron. Al igual que en el caso de NNGG, la organización socialista anunció que sus afiliados podrían aprovecharse de una reducción de la matrícula para formarse como "políticos del futuro". "Gracias a este acuerdo, los afiliados a JSE podrán beneficiarse de becas para cursar el Máster de Gobernanza, Marketing Político y Comunicación Estratégica impartido por Vonselma y el Instituto de Derecho Público de la URJC", rezaba la nota de Vox:

Captura de la web de Vox en la que se anuncia el acuerdo con Vonselma.
Captura de la web de Vox en la que se anuncia el acuerdo con Vonselma.

En septiembre de ese mismo año, la mercantil volvió a firmar un nuevo convenio, esta vez con la formación política Vox, que dirige Santiago Abascal. En concreto, acordaba un "descuento del 50%" para los afiliados que se matricularan en el Máster de Gobernanza. El posgrado, de hecho, costaba 16.000 euros si el alumno no estaba afiliado a ninguna de estas tres formaciones y optaba por la opción presencial; 9.000 euros si se decantaba por la semipresencial; y 6.000 si elegía la versión 'online'. Si el aspirante era miembro de NNGG, JSE o Vox, el precio se reducía a la mitad: 8.000, 4.500 y 3.000 euros respectivamente.

Ni un comisario sin titulación

Los tres acuerdos fueron promovidos al tiempo que la Universidad Rey Juan Carlos promocionaba otro curso 'online' que resultó ser polémico. El centro lanzó un programa destinado a inspectores jefe y comisarios de la Policía Nacional que no tenían la titulación de grado o licenciatura, requisito que la nueva ley les exigía para acceder a determinados puestos de la corporación. La Universidad daba por buenos los cursos que los funcionarios habían realizado a lo largo de su carrera dentro de la Policía, se los convalidaba y únicamente les pedía hacer el mencionado curso 'online' para conseguir el título de graduado en criminología.

Nada menos que 200 altos mandos del cuerpo hicieron el programa, que tenía una enorme demanda, dados los grandes beneficios que reportaba a los máximos responsables de la institución que aún no contaban con el título de grado. Pero el convenio entre la Dirección General de Policía y la Universidad Rey Juan Carlos no solo era útil para los funcionarios, ya que también reportaba elevados ingresos al centro docente. Cada matrícula costaba 3.000 euros, con lo que en el tiempo que duró el curso en activo la institución se embolsó 600.000 euros.

La validez del curso, que tan solo duró dos años, fue puesta en duda por el propio Ministerio de Educación. En concreto, la Secretaría General de Universidades, como publicó El Confidencial en 2014, respondió a la solicitud de un alumno que reclamaba la convalidación del título con el de licenciado que el curso era "insuficiente a todas luces para ser considerado título oficial del nivel universitario siquiera de diplomado". Estamos, continuaba la Secretaría General, ante un título realizado "en un periodo corto de tiempo (pocos meses)", "a distancia y con una carga lectiva total de 60 créditos", lo que supone únicamente la mitad de los créditos previstos para completar una diplomatura.

"El que la universidad haya organizado un curso de 60 créditos para que los inspectores de la Policía obtengan un título oficial de grado de la nueva ordenación escapa a nuestro control, pero no puede suponer en ningún caso que, haciéndolo valer, se pueda obtener también el título oficial de licenciado", aclaro la mencionada Secretaría General. Obtener una licenciatura, recordó el organismo gubernamental, "supone cursar estudios de ese nivel"; es decir, "cuatro o cinco años con un mínimo de 60 créditos por año". Por eso, continuó, "la equivalencia" solo puede concederse a "aquellos inspectores que se encuentran en posesión de una diplomatura (tres años / 180 créditos)".

Tras este toque de atención y las informaciones publicadas por El Confidencial, la Universidad Rey Juan Carlos cerró el mencionado curso y dejó a decenas de policías sin el ansiado título universitario. En concreto, en diciembre de 2015 —pocos meses después de que Educación lo criticara— el centro dejó de impartir el programa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios