se reúne el consejo de gobierno

Día clave en la URJC: decide si retira el título a Cifuentes y revela su plan de transparencia

El consejo de gobierno se reúne este viernes por la mañana. Tomará decisiones de relevancia y lanzará una importante batería de medidas para recuperar la imagen y confianza

Foto: Un grupo de estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) protestan tras las supuestas irregularidades del máster de Cifuentes. (EFE)
Un grupo de estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) protestan tras las supuestas irregularidades del máster de Cifuentes. (EFE)

"Nos hemos podido equivocar una vez y no lo vamos a hacer una segunda, porque no nos lo podemos permitir". Fuentes del equipo del rector de la Universidad Rey Juan Carlos aseguran que el centro universitario trabaja a contrarreloj para dar un golpe de efecto y contrarrestar los efectos tan dañinos que la crisis del máster de Cristina Cifuentes ha tenido para la institución. El día clave, aseguran, será este viernes: la URJC quiere anunciar una batería de medidas para "salvar" la imagen del centro, una especie de plan de transparencia que consiga dar la vuelta a la situación y recuperar la confianza de los miles de estudiantes que cursan sus estudios en esta universidad. Encima de la mesa sigue la posibilidad de retirar el título a la presidenta regional, cuestión que a lo largo del jueves el gabinete de crisis del rector, Javier Ramos, continuaba estudiando. Y todo apunta a que podría ocurrir este mismo viernes.

Miembros del núcleo duro de la Rey Juan Carlos reconocen su esperanza en que así sea, "tenemos que estar a la altura", insisten, "y no volver a fallar". A las nueve y media de la mañana se reúne el consejo de gobierno del centro, formado por 50 personas y del que forman parte, además del equipo rectoral, los miembros elegidos por el claustro, decanos y directores de escuela, directores de departamento y los representantes del Consejo Social. En esta cita, el rector y su guardia pretoriana pretenden comunicar las iniciativas a emprender y esperan contar con el consenso de todo el consejo. El objetivo de la URJC es mostrar más unidad y contundencia que nunca.

Retirar un título a un alumno por parte de la universidad es posible, "desde aquí se lleva a cabo la expedición y también se puede hacer una anulación", explican, en un escenario de irregularidades tan graves como las que se podrían haber producido, y después de que la propia universidad pusiera en manos de la Fiscalía el caso. Eso sí, la retirada de un título conlleva un proceso administrativo muy concreto y, por eso, hay dudas: si este viernes la decisión es seguir adelante, se podría anunciar el inicio de ese proceso o, en caso de que se hayan llevado a cabo todas las diligencias pertinentes, anunciar que ya se ha producido la retirada.

El escándalo del máster de Cifuentes destapado hace semanas ha puesto contra las cuerdas a la universidad que dirige Ramos. El propio rector compareció ante los medios el viernes pasado reconociendo que en los registros universitarios no había ni rastro del acta del trabajo fin de máster ni alguna otra garantía de que la presidenta madrileña hubiera realizado y defendido el mismo. Precisamente una de las profesoras y supuesta presidenta del tribunal que calificó ese trabajo, Alicia López de los Mozos, declaró en la investigación abierta en el centro que jamás había formado parte de ese tribunal, que este no existió y que su firma había sido calificada. Días antes, publicaba esos mismos datos este diario en exclusiva.

Día clave en la URJC: decide si retira el título a Cifuentes y revela su plan de transparencia

Esa declaración llevó a la URJC a derivar las indagaciones al Ministerio Fiscal, que ya se hace cargo del caso. El rector sí aprovechó su comparecencia para pedir perdón por haberse podido equivocar "en decisiones puntuales" o "haber pecado al confiar en exceso en personas que no lo merecían". Esta última frase iba dirigida al catedrático Enrique Álvarez Conde, director del máster en Derecho Autonómico que cursó Cifuentes y del Instituto de Derecho Público de la universidad. Precisamente el rector desmintió las palabras de Álvarez Conde, que aseguró en una entrevista radiofónica haber sido presionado por Ramos para "reconstruir" el acta del máster de Cifuentes.

La cuestión es que las responsabilidades del centro universitario en el escándalo siguen siendo objeto de debate público. El rector aseguró que la URJC "llegará hasta el final" para descubrir todo lo ocurrido, aunque dejó claro que su intención no era en ningún caso dimitir. Algunos de los miembros del equipo de gobierno de la universidad reconocen haberle pedido personalmente que no abandone el barco. "Nosotros somos los que tenemos que levantar esto. Si él se va, esto se hunde", insisten, mientras recuerdan que el nuevo equipo rectoral empezó su mandato el 3 de marzo de 2017, años después de la fecha en que supuestamente Cifuentes cursó el máster (2012).

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes. (EFE)
La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes. (EFE)

Sobre la posible falsedad documental que la Fiscalía ya investiga —este diario publicó precisamente que el acta que la presidenta mostró el pasado 21 de marzo por la noche asegurando que acreditaba su máster fue fabricada ese mismo día y, al menos, dos de las tres firmas fueron falsificadas—, el rector también se ha desvinculado por completo y lo único que reconoce es haber fallado en la labor de vigilancia. Miembros del equipo de gobierno universitario aclaran que el Instituto de Derecho Público dirigido por Álvarez Conde es una "entidad con personalidad jurídica y económica propias, y cuenta con una autonomía prácticamente absoluta", aunque sí reconocen que la universidad "no se dio cuenta de lo que estaba pasando", y eso "es un fallo".

Aun así, personas del núcleo duro de Ramos ponen el acento en que se trata de "una cosa puntual" que no puede servir para generalizar, y se reafirman en que se han podido equivocar una vez más, "pero no lo harán de nuevo". "Si nos volvemos a equivocar, sí nos iremos, porque será culpa nuestra. Pero todo esto es anterior a nuestra llegada y le vamos a poner remedio", insisten. El principal reto que tienen por delante: conseguir que en un plazo de un año la URJC sea la universidad más transparente del país. "Tenemos que salvar la universidad", repiten una y otra vez, conscientes de las dificultades que tienen por delante.

Este martes, la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) también cerró filas con Javier Ramos, asegurando que apoyan su iniciativa de "llegar hasta el final" y negándose a pedir la dimisión del rector de la Universidad Rey Juan Carlos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios