el exmayor de los mossos, contra las cuerdas

Lamela procesa a Trapero por sedición e integración en organización criminal

La jueza sostiene que los indicios "revelan la existencia de una estructura de dirección perfectamente definida (...) en cuya cúspide se encontraba el presidente de la Generalitat"

Foto: El exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero.
El exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero.

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha procesado al exmayor de los Mossos d´Esquadra Josep Lluís Trapero por organización criminal y dos delitos de sedición, para lo que recoge en el auto lo ocurrido frente a la Consejería de Economía en Barcelona entre el 20 y el 21 de septiembre, así como la actuación de la policía autonómica el 1 de octubre.

Lamela procesa a Trapero por sedición e integración en organización criminal

La jueza también investiga por organización criminal y por sedición al exdirector de los Mossos Pere Soler y al ex secretario general de Interior César Puig. Asimismo, Lamela procesa a la intendente Teresa Laplana por un delito de sedición, en su caso por los hechos que tuvieron lugar entre el 20 y el 21 de septiembre.

"Hasta el día de hoy se han practicado las diligencias y actuaciones sumariales necesarias para la instrucción, a partir de las cuales se ha podido comprobar la existencia de una compleja y heterogénea organización unida por el propósito de lograr la secesión de la comunidad autónoma de Cataluña y su proclamación como república independiente", sostiene Lamela en el auto judicial.

Una organización con Puigdemont al frente

En lo que se refiere al papel que habría jugado Trapero en dicha organización criminal, la jueza de la Audiencia Nacional subraya que "la actuación de los Mossos no solo fue pasiva, manteniéndose al margen de cualquier actuación desarrollada por la Guardia Civil o Policía Nacional, evitando intervenir también en los casos en los que miembros de los citados cuerpos eran agredidos, sino que también estuvo orientada en algunos casos a obstaculizar la actuación de aquellas otras policías".

En este sentido, Lamela señala que los Mossos siguieron "la pauta" establecida por el entonces 'conseller' de Interior Joaquim Forn, por el exdirector del cuerpo autonómico Pere Soler Campins y por el ex secretario general de Interior César Puig. "No existió por parte de policía autonómica un verdadero dispositivo orientado a impedir la celebración del referéndum", asegura la jueza en el auto a la hora de valorar el 1 de octubre.

Basándose en este razonamiento, Lamela sostiene que los indicios "revelan la existencia de una estructura de dirección perfectamente definida"; una organización "bajo una dirección común en cuya cúspide se encontraba el presidente de la Generalitat de Cataluña [Carles Puigdemont]". De esta manera, la jueza considera probado el requisito de jerarquía que exige el Código Penal para procesarles por organización criminal, a lo que se suman otras cuatro características: permanencia en el tiempo, coordinación y cooperación, reparto de tareas y planificación.

Los delitos de sedición

Más allá de la supuesta organización criminal, Lamela considera que el papel que jugaron los Mossos d'Esquadra el 20 y el 21 de septiembre también encaja con el delito de sedición, puesto que evitaron "toda conducta dirigida a evitar lo que en definitiva aconteció ante la sede de Economía", cuando varios coches de la Guardia Civil fueron destrozados y los agentes del instituto armado quedaron atrapados en el interior del edificio. “Lejos de actuar —añade Lamela—, se limitaron a aparentar la imposibilidad de tal cumplimiento a la vista del tumulto de personas concentradas en el edificio, cuando en realidad se trataba de una abierta negativa a las reiteradas peticiones de auxilio que recibieron procedentes de la Guardia Civil, en aras a proteger a la comisión judicial encargada de llevar a cabo los registros por orden judicial”.

De todos modos, Lamela no solo apunta a septiembre a la hora de justificar el procesamiento por sedición, ya que considera que el 1 de octubre los Mossos colaboraron con los independentistas, para lo que propiciaron que "sus planes de actuación fueran conocidos de antemano por los ocupantes de los colegios facilitando de esta manera que estos pudieran preparar los escenarios que llevarían a los Mossos a no actuar, obstruyendo a los agentes policiales, dispuestos realmente a cumplir aquella orden judicial, espiando y controlando sus acciones”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios