Asunción Losada, terrorista, 50 años: la otra gallega más buscada de España
  1. España
la guardia civil la ubica en portugal

Asunción Losada, terrorista, 50 años: la otra gallega más buscada de España

Es la única mujer que figura en las listas de la Policía y de la Guardia Civil y sigue dirigiendo en la clandestinidad Resistencia Galega junto a Antonio García Martos, Toninho

Foto: Asunción Losada, a la derecha, junto a algunas de las personas más buscadas por España.
Asunción Losada, a la derecha, junto a algunas de las personas más buscadas por España.

Asunción Losada Camba (Santiago de Compostela, 1967) es actualmente la única mujer que figura en la lista de personas más buscadas por la Guardia Civil y el mismo registro que tiene la Policía Nacional. Ella y Antonio García Martos, alias Toninho, son los dos presuntos líderes de la organización terrorista Resistencia Galega y ambos se encuentran en paradero desconocido. Fuentes de la lucha antiterrorista aseguran que los dos podrían estar escondidos en Portugal, aunque no hay certeza de este extremo y ambas fuerzas de seguridad mantienen expuesta su foto con el fin de que la ciudadanía pueda colaborar en la localización de los dos criminales, que comparten lista con los etarras José Ignacio de Juana Chaos o José Antonio Urruticoechea Bengoechea, alias Josu Ternera, entre otros.

[Los Mossos d'Esquadra detuvieron esta misma semana en la localidad de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) a la abogada gallega María Tania Varela Otero, quien fuera pareja de David Pérez Lago, hijastro del narcotraficante gallego Laureaño Oubiña, sobre la que pesaban tres órdenes de detención y que era la mujer más buscada por Europol. Según informaron fuentes próximas a la investigación, Varela, que se encontraba en paradero desconocido desde 2014, estaba reclamada por delitos de tráfico de drogas y blanqueo de capitales.]

Según publicó 'ABC' hace dos años, tanto Losada Camba como Toninho estarían en Portugal ocultos gracias al cobijo que les estaría proporcionando una red de simpatizantes de la banda armada. En concreto, ciudadanos sin antecedentes ni problemas con la Justicia que estarían proporcionando casa y comida a ambos miembros de la cúpula terrorista. Tanto García Martos como Losada Camba se encuentran huidos desde 2006, cuando la Audiencia Nacional ordenó por primera vez su detención, poco después de la fundación oficial del grupo armado.

Este grupo de 'amigos' que estaría amparando a los delincuentes no tendría más en común con Losada Camba y Toninho que la ideología, pero estaría sirviendo para lograr que los dos dirigentes terroristas -que además son pareja- se mantengan al margen de la presión policial. Este sería de hecho su único clavo ardiendo, dado que Resistencia Galega no dispone ni de lejos de la infraestructura que tenían bandas como ETA, que contaba con un extenso número de pisos francos para alojar a sus miembros en el caso de que estos fueran perseguidos por la Justicia.

En 2012, el entonces juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco procesó a seis miembros de Resistencia Galega por preparar atentados contra "objetivos españolistas", entre los que había entidades bancarias, empresas, cuerpos de seguridad, partidos políticos, sindicatos o medios de comunicación. Entre los procesados, además de cuatro miembros de la banda que habían sido detenidos meses antes, se encontraban también Losada Camba y García Matos, a los que ya el magistrado consideraba máximos dirigentes de la organización armada.

El instructor ordenó de nuevo su busca y captura al tiempo que explicó que Resistencia Galega tiene el objetivo de conseguir "la independencia" de la comunidad autónoma a través de una "violencia revolucionaria". "Este independentismo admite como válida para el logro de la liberación nacional y social la resistencia basada en la violencia política", añadió el juez, quien explicó también que el origen de la banda se encuentra en el Exército Guerrilleiro de Povo Galego Ceive (EGPGC), que desarrolló su actividad terrorista entre 1986 y 1993.

La Guardia Civil traslada el 30 de octubre de 2015 a uno de los nueve detenidos ese día de Resistencia Galega. (EFE)
La Guardia Civil traslada el 30 de octubre de 2015 a uno de los nueve detenidos ese día de Resistencia Galega. (EFE)

Tras ser desarticulado, este último grupo dio paso a "mecanismos de reivindicación política, entre los que nació Nós-Unidade Popular, que aglutinó a la Asamblea da Mocidade Independentista (AMI), de la que se escindió Resistencia Galega y que tuvo como máximo responsable a García Martos. De modo similar a lo que ocurría en ETA, Resistencia Galega contaba con una sección ilegal, encargada de preparar los atentados, y con otra legal, que englobaba a asociaciones comoCeivar o AMAL, que daba cobertura a la otra parte.

Una carta intervenida durante la detención de uno de los miembros de la organización en 2012 dirigida a los socios de AMI exponía con detalle lo que la banda denominaba las "estrategias claramente beligerantes" que los miembros de la asociación satélite debían ejecutar el 24 de julio durante la celebración del día del apóstol Santiago. "Es el día D: estará el Rey, habrá mucha gente, será un caso", subrayaba la misiva. "Si nos vemos con empuje, montar una tangana en la zona vieja o donde podamos y no tenerle miedo a decenas de detenciones; es nuestro día", añadía el escrito.

Foto: Manifestación de Resistencia Galega (FOTO DE ARCHIVO)

Tanto García Martos como Losada Camba han sido desde la creación de la banda los que han dado las órdenes de cuáles debían ser los objetivos terroristas. Ninguno de ellos, sin embargo, ha sido cazado aún. En estos momentos una decena de activistas están encerrados en diferentes cárceles españolas. No ha podido ser arrestado aún el responsable de elaborar los explosivos, que cada vez han sido más complejos. También han evolucionado los sistemas de comunicación. Sin embargo, no han crecido -sino todo lo contrario- los adeptos a la banda.

Las elevadas penas que conllevan los delitos terroristas y la eficacia policial contra ETA y estos grupos en general han reducido notablemente el apoyo social a esta organización, considerada terrorista desde la sentencia del Tribunal Supremo de 2014, que marcó un punto crítico en ese respaldo popular. Este se redujo de forma importante y provocó que Toninho endureciera su mensaje, lo que en la práctica ahondó aún más en las diferencias entre la sociedad y la organización armada, que no ha cometido hasta el momento ningún asesinato.

Tanto la Policía como la Guardia Civil piden colaboración ciudadana en sus respectivos portales para encontrar pistas que ayuden a encontrar a García Martos y a Losada Camba. En la web, de hecho, recuerdan que les vale cualquier indicio que les lleve a localizarlos y que no es necesario facilitar datos personales.

Terrorismo Terrorista Resistencia Galega Guardia Civil