el gobierno da por hecho que sacará las cuentas

Rajoy negocia con Rivera los Presupuestos y apalabra al PNV: el 155 no tiene que notarse...

El Gobierno asume que será necesario estirar la negociación con Cs, que exige detalles como rebajas fiscales y subidas salariales, pero espera que al final se sume al acuerdo

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i),y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i),y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el Congreso. (EFE)

El Gobierno da por hecho que sacará el proyecto de Presupuestos Generales del Estado adelante al margen de lo que ocurra en Cataluña con la vigencia del artículo 155 de la Constitución, porque el PNV solo pide "normalidad" institucional en su aplicación (que no se note, y esperando que la detención de Puigdemont no altere el escenario actual) y los regionalistas canarios quieren protagonizar una segunda edición de lluvia de subvenciones para la islas. Según fuentes gubernamentales, Albert Rivera podría estirar la negociación para cerrar los detalles que Cs exige, y que tienen la mejor imagen (rebajas fiscales y subidas de sueldos), pero al final preferirá apoyar el proyecto entero que los decretos ley que tendrían que avalar de todos modos en caso de rechazo a las cuentas.

El Ejecutivo ha preparado el Consejo de Ministros extraordinario que este Martes Santo aprobará las cuentas del Estado para este año en conversaciones previas o 'detalles' con o hacia los mismos partidos que le ayudaron a sacar adelante las de 2017: sus socios regionalistas de Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro, Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias.

La Moncloa, el Ministerio de Hacienda y la dirección del Grupo Popular han preparado el terreno en los últimos días para que sus socios presupuestarios se abran a la negociación en público además de en privado. La escenificación empieza sobre un discreto preacuerdo alcanzado el pasado otoño (con el PNV incluido), pero solo reconocido por Ana Oramas (Coalición Canaria) y Albert Rivera. Al presidente de Ciudadanos le convino entonces, antes de su éxito en las elecciones catalanas, proclamar su apoyo a las cuentas del Estado.

Los cinco diputados del PNV son clave para aceptar los PGE y el proyecto para hacer efectivo el acuerdo de 2017 sobre inversiones en infraestructuras

El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, también conocido como 'diputado 176', se pasó por la zona reservada a los ministros en el Congreso el pasado miércoles. Allí estaba el titular de Fomento, Íñigo de la Serna, de quien dependen directamente la gestión de los puertos y aeropuertos. Quevedo se sumó al acuerdo del pasado año después de apuntarse el tanto ante sus electores de una serie de descuentos para el transporte de viajeros y mercancías en Canarias, como el 75% en los billetes de avión.

En el caso del PNV, sus cinco diputados son fundamentales para aprobar los Presupuestos para este año, al igual que el proyecto para hacer efectivo el acuerdo del año pasado sobre inversiones en infraestructuras con planes bianuales. Además, el Grupo Popular acaba de admitir en el Congreso una proposición de ley de los nacionalistas vascos para acortar los plazos en la desclasificación de secretos oficiales, una vieja obsesión del PNV.

Fuentes gubernamentales aseguran que la única pega del partido que preside Andoni Ortuzar a entrar en el pacto presupuestario, la aplicación práctica del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, es ya muy relativa. La solidaridad del PNV con los independentistas catalanes, en desbandada e incapaces aún de ponerse de acuerdo para promover un Gobierno de la Generalitat que levante la intervención de competencias, tiene el límite de los propios intereses del Ejecutivo vasco. En todo caso, tras la detención de Puigdemont en territorio alemán, está por ver cómo podría verse afectado el pacto presupuestario. El propio presidente del PNV no dudó en manifestar públicamente su apoyo al 'expresident' en un tuit que rezaba: "Estamos contigo".

Medios gubernamentales aseguraban hasta ahora que si "la normalidad" sigue instalada en Cataluña como hasta ahora durante la tramitación parlamentaria de las cuentas del Estado, haya o no una investidura efectiva en la cámara autonómica, los nacionalistas vascos colaborarán con el Ejecutivo, dando a entender que tienen apalabrado ese apoyo. Si hay repetición de elecciones autonómicas en julio, el 155 seguiría vigente como mínimo hasta septiembre, en los pasos previos a la aprobación de los siguientes Presupuestos, los de 2019.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar. (EFE)
El presidente del PNV, Andoni Ortuzar. (EFE)

En el Gobierno asumen que quien pone y seguirá poniendo más problemas en público para apoyar unas cuentas es Albert Rivera. Después del pacto con los sindicatos del ramo para subir los sueldos en la Policía y la Guardia Civil (que Ciudadanos exigía para apoyar los Presupuestos) los populares admiten que la formación de centro se colgará la medalla de las rebajas fiscales, como la del IRPF para las pensiones más bajas (y que también exigió en el preacuerdo) mientras que Rajoy se reserva el anuncio del incremento efectivo de esas mismas pensiones y de las de viudedad.

El pase de la senadora Pilar Barreiro al Grupo Mixto mientras espera que el Tribunal Supremo archive su causa elimina otro obstáculo para que los 32 diputados naranjas apoyen los Presupuestos. Pero la confianza del Ejecutivo en lograr el apoyo de Rivera se basa en el principio de que no querrá cargar ante la opinión pública con la responsabilidad de frenar una cuentas con rebajas de impuestos, subidas de sueldos a los funcionarios en general y mejores pensiones.

En Ciudadanos reconocen que el acuerdo final está mucho más cerca después de apuntarse el tanto de la salida de Barreiro. Aducen que al final Rajoy se ha convencido de que iban muy en serio con su amenaza de desmarque y Rivera reprocha al presidente del Gobierno que tardara "más de 80 días en echar a su senadora", y lo compara con el caso del expresidente de la Región Murcia Pedro Antonio Sánchez.

Cs sostiene que desde octubre pasado no se han vuelto a entrevistar los respectivos equipos económicos ni se han producido encuentros entre los dirigentes de mayor nivel, mientras que en el Ministerio de Hacienda aseguran que fueron los de Ciudadanos quienes suspendieron una reunión días atrás.

En la dirección naranja dicen que no comprenden que a escasos días de que el Consejo de Ministros apruebe el proyecto de los Presupuestos, el 'socio preferente' del Ejecutivo no conozca con exactitud el documento. "Nos enteraremos cuando Montoro traiga el 'pen drive" comentan con cierta sorna dirigentes de la formación. Aunque desconocen los planes del gabinete de Rajoy, no descartan que antes se produzca algún tipo de contacto. De hecho, así lo esperan, si es que el Ejecutivo quiere limar asperezas con el partido de Rivera, con el que no atraviesa su mejor momento.

Pese a las pegas de sus aliados presupuestarios de 2017, Cristóbal Montoro lo ve claro sin dar más pistas concretas

En todo caso, Ciudadanos recuerda que el acuerdo debe reflejar sus principales exigencias; como la bajada del IRPF a la clase media, ampliar las políticas de igualdad entre hombres y mujeres para mejorar la conciliación familiar incrementando una semana más los permisos de paternidad (hasta las cinco semanas), garantizar la equiparación salarial entre cuerpos de policías nacionales y autonómicos (cifrado en 500 millones de euros), invertir en infraestructuras estratégicas y productivas, en especial el corredor mediterráneo, e impulsar el complemento salarial para jóvenes.

Pese a las pegas de sus aliados presupuestarios de 2017, Cristóbal Montoro lo ve claro sin dar más pistas concretas. "Vamos a presentar un Proyecto de Ley de Presupuestos desde el convencimiento de que se van a aprobar", dijo el pasado viernes al despedirse hasta el Consejo de Ministros extraordinario de este martes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios