el futuro del centro derecha

Dirigentes del PP ven a Pastor como posible sustituta de Rajoy

La presidenta del Congreso tiene experiencia de gestión, próximidad personal al jefe del Ejecutivo y reconocimiento general en el partido

Foto: La presidenta del Congreso, Ana Pastor, a su llegada a la Cámara Baja. (EFE)
La presidenta del Congreso, Ana Pastor, a su llegada a la Cámara Baja. (EFE)

Mariano Rajoy mantiene formal y públicamente su intención de volver a ser cabeza de lista del PP en las próximas elecciones generales. Su empeño, según explican dirigentes de su partido, es evitar en lo posible convertirse en lo que en Estados Unidos se conoce como "pato cojo", es decir, los presidentes que afrontan su segundo mandato con la seguridad de que no pueden volver a presentarse de nuevo. Si no se presenta, no lo anunciará hasta el último momento.

Eso no evita que en el PP se extiendan las quinielas sobre posibles sustitutos y la obvia sospecha de que habrá otro candidato en las próximas generales. A los hipotéticos candidatos que están sobre la mesa para una eventual sustitución se superpone en los últimos meses el nombre de Ana Pastor, presidenta del Congreso. Muy por delante de otros como Alberto Núñez Feijóo, en plena operación de proyección nacional.

No solo no le encuentran a Pastor en el PP los inconvenientes que sí aprecian en otros aspirantes, sino que le ven notables ventajas. Y esos dirigentes consultados encuentran además coherencia entre su hipotética candidatura y la tradicional forma de actuar y la trayectoria de Rajoy.

Rajoy siempre ha apreciado la discreción, el rigor y la calma y Pastor le ha dado muestras de que su forma de actuar en política es muy similar a la suya

El presidente del Gobierno siempre ha mantenido un equipo que ha arrastrado por todos sus cargos y en ellos siempre ha estado Ana Pastor. Siempre ha confiado en poca gente y ella siempre ha estado en ese equipo y en su entorno de amistad personal.

Rajoy siempre ha apreciado la discreción, el rigor y la calma y Ana Pastor le ha dado muestras de que su forma de actuar en política es muy similar a la suya.
Nunca ha sido de movimientos arriesgado y Pastor tampoco. "Es lo más parecido a Rajoy", asegura un relevante dirigente popular.

El presidente del Gobierno entendió que en esta legislatura de fragmentación parlamentaria estar en el Ejecutivo supone un desgaste notable. Por contra, el cargo de presidenta del Congreso es fundamental en esta legislatura porque sirve para reconducir, frenar o agilizar iniciativas y, además, añade un extra de imagen y representación y de relación y negociación con todos los grupos. Está en el foco, pero no en la batalla política.

Para esa función tan relevante, casi de vicepresidenta sin cartera, situó Rajoy a Pastor en 2016 y ella lo ejerce con eficacia.

De hecho, consultados dos de los tres posibles adversarios electorales del PP (Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera), ambos admiten que Pastor sería una difícil adversaria para ellos. Entre otras cosas, porque sería la única mujer y sería un notable activo del PP que, por primera vez, una mujer pudiera estar al frente del Gobierno.

En su cargo actual ha logrado una relación inmejorable con otros partidos, recurriendo al acuerdo y el diálogo para desencallar situaciones difíciles. Por ejemplo, Pablo Iglesias entró en diciembre en el despacho de Pastor con la negativa a acudir a la recepción del día de la Constitución y salió con la decisión de participar en aquel acto oficial.

Consultados dos de los tres posibles adversarios electorales del PP (Sánchez, Iglesias y Rivera), ambos admiten que Pastor sería una difícil rival

Rajoy ha valorado siempre la experiencia de gestión y Pastor ha pasado con distintos cargos por diferentes ministerios, incluyendo Interior, Sanidad y Fomento, entre otros.

El líder del PP también ha valorado siempre los equilibrios y la paz en su partido y otras candidatas como Soraya Sáenz de Santamaría o Dolores de Cospedal romperían claramente la paz. Pastor no provoca rechazo en ningún sector del PP. Es vista como candidata idónea para hacer frente a Ciudadanos, principal rival del PP en este momento. Albert Rivera dio en 2017 a Rajoy el visto bueno a su nombramiento como presidenta del Congreso y apoyó luego con sus votos la propuesta.

A Rajoy siempre le ha pesado la forma en la que se produjo su nombramiento por parte de José María Aznar en agosto de 2003, con nombramiento directo y durante meses con una superposición de personalidades, visible y negativa tras los atentados del 11-M. Por eso, la fórmula de su hipotético relevo está por decidir y perfilar.

El objetivo de Rajoy sigue siendo, por el momento, llegar con la legislatura a diciembre de 2019, ocho años después de su llegada a la Moncloa y cuatro desde las generales que convocó desde el Gobierno. Si hay Govern en Cataluña habrá Presupuestos de 2018 con Ciudadanos, PNV y canarios y estará más cerca ese objetivo de 2019.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
46 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios