segunda jornada de la escuela de buen gobierno

Solana admite su descontento con el PSOE y llama a la unidad tras el plantón de Díaz

El exministro dice sentirse desconcertado y "triste" con su partido, y critica a la dirección por haberse levantado de la mesa del pacto educativo, cuando tenía que haber seguido "peleando" en ella

Foto: Javier Solana (d), junto con el eurodiputado Javi López, este 16 de marzo en la escuela de buen gobierno del PSOE, en el distrito madrileño de Villaverde. (Borja Puig | PSOE)
Javier Solana (d), junto con el eurodiputado Javi López, este 16 de marzo en la escuela de buen gobierno del PSOE, en el distrito madrileño de Villaverde. (Borja Puig | PSOE)

No parecía que Javier Solana fuera a descolgarse con un mensaje de consumo interno para el PSOE. Llevaba cerca de una hora disertando sobre política internacional, hablando sobre la socialdemocracia, de la emergencia de China, de Rusia, Reino Unido, Donald Trump... Pero al final lanzó el llamamiento que más necesitaba la dirección de Pedro Sánchez: la apelación firme a la "unidad" del partido. Una invocación necesaria justo cuando acababa de conocerse que Susana Díaz plantaba a su secretario general y se quedaba en Andalucía, rechazando así la invitación a la escuela de buen gobierno Jaime Vera.

Las jornadas que ayer jueves arrancaron en Madrid y que concluirán el domingo con una intervención del secretario general van camino de convertirse en un escaparate de la división. Una foto objetivamente mala para Sánchez, que fue quien describió esta escuela de buen gobierno, cuando la anunció, hace casi un mes, como una "visualización de la unidad recompuesta" del partido.

Sin embargo, los dos actos centrales celebrados hasta ahora en La N@ve Boetticher del madrileño distrito de Villaverde, una \'masterclass\' protagonizada por José Luis Rodríguez Zapatero —ayer— y otra de Javier Solana, exministro, ex secretario general de la OTAN y ex Alto Representante de la Política Exterior de la Unión Europea —hoy viernes—, han quedado marcados por las réplicas a las ausencias de dirigentes y exlíderes del partido. Las palabras de ambos se podían leer como espaldarazos a Sánchez. Aunque con cautelas, porque los dos introdujeron críticas a la actual dirección. El expresidente, por ejemplo, cuando advirtió que hay que dar "espacio a todos", "querer a todos". Y Solana, cuando a las claras subrayó que el PSOE no tendría que haberse levantado de la mesa del pacto educativo.

"Tenemos que hacer lo posible para estar todos contentos con nuestro partido. Este partido tiene que estar unido, pensando en el futuro", advierte


"No estoy contento con mi partido. Vosotros tampoco estáis contentos con vuestro partido —aseguró el exministro casi al final de su primera intervención, ante los 400 asistentes a la \'masterclass\'—. Tenemos que hacer lo posible para estar todos contentos con nuestro partido. Este partido tiene que estar unido, pensando en el futuro, comprometido con la sociedad, en lo pequeño y en lo grande. Si no, estaríamos perdiendo una riqueza que tenemos metida dentro de nuestras vidas y que la estaremos dilapidando en vez de hacerla fructificar".

Ese llamamiento a la unidad, y que los participantes saludaron con un aplauso y puestos en pie, no hace sino evidenciar que las heridas que dejaron las primarias del año pasado están aún frescas, sin cicatrizar. Y la negativa de Díaz a viajar hasta la capital, argumentando que está "volcadísima" con Andalucía y sin adelantar siquiera a los medios qué compromiso de agenda la retiene en Sevilla, no hizo sino apuntalar la idea de que la unidad interna en el PSOE sigue siendo un bien lejano de conquistar para Sánchez. Pero al tiempo ese "no estoy contento con mi partido" era un bofetón imponente a la cúpula. Brutal. Síntoma de que las cosas no van bien, a su juicio.

"Estaré aquí"

Solana, como ayer hiciera Zapatero, se mostró agradecido con la invitación de Ferraz en estas jornadas. Incluso comentó que acababa de venir de un viaje y que mañana volaba hacia Londres, pero a pesar todo él (76 años en julio) quería estar en La N@ve, impartiendo su \'masterclass\', \'Nuevo PSOE para una nueva Europa\'. "Sabéis que siempre que me llaméis estaré aquí", contó, para después hacer un llamamiento a todos a "caminar todos en la misma dirección para trabajar", "trabajar mucho", porque si no el partido no saldrá adelante.

Sí, estoy triste cuando miro a mi partido, cuando todos tenemos que cambiar nuestro modo tristeza a modo optimismo

El toque de atención hacia los dirigentes del PSOE que no estarán en estas jornadas era obvio. Y es que al plantón deliberado de Díaz, anunciado desde un acto en Jaén cuando la escuela ya estaba en marcha, a escasas 24 horas de que ella tuviera que participar en una mesa redonda con otros presidentes autonómicos socialistas, es solo el último de una cadena de ausencias. Primero se descolgaron Alfredo Pérez Rubalcaba y el jefe del Ejecutivo asturiano, Javier Fernández, ambos por su indignación con Sánchez, quien había decidido castigar a Elena Valenciano y no promover su candidatura a la presidencia del Grupo de los Socialistas Europeos. Más tarde Felipe González alegó un viaje a Portugal. El valenciano Ximo Puig se excusó por su presencia obligada en los actos del fin de semana grande de Fallas. Y finalmente Díaz, este mismo viernes.

Javier Solana, en un momento de su \'masterclass\' en La N@ve Boetticher de Madrid, este 16 de marzo. (EFE)
Javier Solana, en un momento de su \'masterclass\' en La N@ve Boetticher de Madrid, este 16 de marzo. (EFE)

Pero la reflexión de Solana no podía entenderse únicamente como una reprimenda a los ausentes. Era también de carácter más general. "Veo a mi partido con tristeza. Sí, estoy triste cuando miro a mi partido en un momento en el que todos tenemos que cambiar nuestro modo tristeza a modo optimismo. Y hay razones objetivas para que eso pase. Los socialistas europeos estamos en una situación difícil, pero seguimos teniendo soluciones porque seguimos teniendo los mejores valores", mantuvo.

Reflexión "un poco más elevada"

El exministro pidió a los suyos que sean "un poco más elevados" en la reflexión, que tengan "las mayores ganas de llegar a acuerdos, desde las partes orgánicas a las no orgánicas". "La tristeza que habéis vivido todo no se debe volver a repetir. En esto sería muy contundente. La responsabilidad es de todos, pero hay que tirar para adelante. La sociedad nos necesita", clamó. Sánchez, a diferencia de ayer, no estaba sentado en la primera fila para escuchar al orador.

"Ayer en el debate perdimos mucho. Ese debate parlamentario que deberíamos haberlo ganado y lo hemos perdido", dijo sobre la prisión permanente

Después, Solana introdujo dos cuestiones que se vio que tenía claro que quería remarcar. Una, la prisión permanente revisable, que ayer se discutió en un bronco pleno en el Congreso. Y dos, el pacto educativo. Sobre la primera, no se manifestó en contra de la posición del partido, pero sí arremetió contra la dirección por no haber sabido combatir el chaparrón que le venía en contra. "Ayer, por ejemplo, hubo un momento en el debate parlamentario en el que hemos perdido mucho. Ese debate parlamentario que deberíamos haberlo ganado y lo hemos perdido. Y seguramente somos los que más lo hemos perdido. Todos estáis de acuerdo y sabéis de lo que estoy hablando. Leed en los periódicos". La percepción del exjefe de la OTAN coincidía con la de otros muchos dirigentes, que entienden que el partido salió ayer "trasquilado" de la sesión en la Cámara, asaeteado después por los familiares de las víctimas de horribles crímenes.

Solana admite su descontento con el PSOE y llama a la unidad tras el plantón de Díaz

Y a renglón seguido expresó sus "dudas" por la decisión de Sánchez de levantarse de la subcomisión del pacto educativo con el argumento de que el Gobierno no se comprometía a dotar de más recursos el sistema, haciendo subir la inversión a un 5% del PIB. "España necesita un pacto educativo y nosotros debemos pedir el pacto educativo. Nosotros no debemos levantarnos de una mesa del pacto educativo. Sabemos que si no estamos no llegará [el acuerdo]. Hay que seguir sentado y pelear, pelear, pelear y no levantarse de la mesa. Y dar todas las razones. La gente yo creo que entiende mucho mejor que sigas en la mesa peleándote que levantarte de la mesa". La amonestación a la dirección era más que patente, y Solana sabe de lo que habla, porque fue ministro de Educación con Felipe González.

El PSOE lanza una campaña para la exhumación de todas las fosas franquistas

En apenas dos semanas el PSOE lanzará una campaña a nivel nacional, regional, provincial y local de sensibilización con los 114.000 cadáveres que se estima descansan aún en las fosas franquistas y en las cunetas de toda España. Es uno de los anuncios que quedan de esta escuela de gobierno, y que corrió a cargo del secretario de Memoria Histórica de la dirección, Fernando Martínez

La campaña consistirá en la creación de plataformas, presentación de mociones en ayuntamientos, parlamentos autonómicos y en las Cortes, recogidas de firmas, charlas, jornadas de sensibilización... Según explicó Martínez, "una democracia no se sostiene, no se consolida, con tantísimos miles de desaparecidos, en desapariciones forzadas, fruto de una supresión sistemática de los derechos humanos. No es un tema de izquierdas ni de derechas, es un problema de dignidad nacional democrática". 

 

Los socialistas quieren que el Gobierno asuma que corresponde al Estado liderar las exhumaciones, tal y como recuerda exigen la ONU y organizaciones internacionales. Y por eso reclaman que se cree por fin un banco de ADN de los familiares de las víctimas para facilitar las identificaciones de los fallecidos en la Guerra Civil y en el franquismo. 

El partido hila esta campaña con la "buena noticia" de que el prior de la abadía benedictina del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, haya accedido a desbloquear el proceso para abordar las exhumaciones autorizadas judicialmente. Por eso el lunes retirará el recurso contencioso-administrativo que las mantenía congeladas. 

 

Para que Cantera cediera ha sido fundamental la presión de los grupos de la oposición -especialmente en el Senado, Cámara que le había pedido acudir el pasado lunes, aunque él se negó e invitó a los partidos a visitarle a Cuelgamuros-, pero también la desautorización en toda regla del presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, quien explicó este viernes que si se reclama a la comunidad benedictina exhumar los cadáveres de las víctimas por orden judicial firme y con la autorización de Patrimonio Nacional -quien es responsable del Valle de los Caídos-, entonces el prior no puede negarse. Cantera había incumplido hasta ahora los requerimientos para sacar los cuerpos de los columbarios de los hermanos Manuel y Ramiro Lapeña

 

El cambio de posición del prior, cree el PSOE, abre la vía para la exhumación de otros seis cadáveres, pero sobre todo permitirá la "reparación" de más víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura. Se estima que reposan en la basílica casi 34.000 cadáveres, muchos aún sin identificar. De la noticia se congratulaban en Twitter el portavoz socialista en el Senado, el burgalés Ander Gil, y el secretario de Cultura de la ejecutiva, el leonés Ibán García del Blanco

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios