Congreso de los Diputados: La mayoría del Congreso dice no a la prisión permanente y deja solos a PP y Cs. Noticias de España
debate en el congreso sobre la derogación

La mayoría del Congreso dice 'no' a la prisión permanente y deja solos a PP y Cs

El PSOE reprocha a ambas formaciones que "las víctimas no pueden ser utilizadas, ni ellas ni su dolor" para defender la continuidad de la prisión permanente revisable

Foto: Juan Carlos Quer (c), y Juan José Cortés (d), padres de Diana Quer y Mari Luz Cortés, durante el pleno del Congreso. (EFE)
Juan Carlos Quer (c), y Juan José Cortés (d), padres de Diana Quer y Mari Luz Cortés, durante el pleno del Congreso. (EFE)

El Congreso de los Diputados ha abierto esta mañana la puerta a la derogación de la prisión permanente revisable. PSOE, Unidos Podemos y nacionalistas han votado en contra de sendas enmiendas a la totalidad de PP y Cs, que se han quedado solos en su defensa de la prisión permanente, arrancando únicamente la abstención de la representante de Coalición Canaria, Ana Oramas. La Cámara Baja seguirá por tanto tramitando la derogación, a iniciativa de los nacionalistas vascos, entrando ahora en un proceso de enmiendas parciales.

El portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha defendido la enmienda a la totalidad presentada por su partido contra la propuesta del PNV de reforma del Código Penal para suprimir la prisión permanente revisable, porque "lo sensato no es derogarla, sino que el Tribunal Constitucional sea el que dibuje el campo de juego y marque el ámbito en el cual regular estas situaciones especialmente peligrosas para la sociedad". Girauta ha reclamado directamente al grupo socialista, sin éxito, que se abstenga en la votación a su enmienda para mantener la prisión permanente revisable hasta que haya una sentencia del TC, pues no aguantará con los únicos votos a favor de Ciudadanos y Partido Popular.

La mayoría del Congreso dice 'no' a la prisión permanente y deja solos a PP y Cs

"Las vidas que salva no están a la vista", explicó Girauta sobre la prisión permanente, tras cargar contra la "derogación en caliente" y enumerar casos de delincuentes reincidentes mientras disfrutaban de un permiso penitenciario. Su intervención se cerró reiterando su ruego al PSOE para que se abstengan en esta propuesta de derogación, aunque sea hasta el pronunciamiento del TC.

El popular José Antonio Bermúdez arrancó su defensa de la prisión permanente argumentando que no se trata de una legislación que no busca "ni venganza ni rabia", sino solamente "justicia". Significa, según añadió, "ser justos con el daño causado a las víctimas y es la garantía de protección" a la sociedad. En la línea con el portavoz de Cs, Bermúdez también pidió a los grupos favorables a la derogación que se esperen a que el Tribunal Constitucional resuelva sobre el recurso de inconstitucionalidad.

La oposición afea a Cs su cambio de posición en apenas cinco meses, un "ejercicio de transformismo obsceno", según el PSOE


Dándole la vuelta a los argumentos utilizados por PSOE y Podemos, el diputado del PP aseguró que lo que se juega en esta votación es que "ustedes no deroguen en caliente". También tuvo palabras críticas contra Cs, al recordarles que hace cinco meses se abstuvieron cuando se admitió a trámite la proposición del PNV, dejando solo al grupo popular, aunque en su pacto con el PSOE figuraba derogarla. Su último alegato fue para los familiares de las víctimas, presentes en la tribuna del Congreso, en quienes se apoyó para visibilizar el supuesto apoyo social con el que cuenta esta ley.

El diputado del PSOE, Juan Carlos Campo Moreno, cargó las tintas contra PP y Cs reprochándoles que "las víctimas no pueden ser utilizadas, ni ellas ni su dolor" para defender la prisión permanente revisable. Sobre el caso del niño Gabriel, reprochó al portavoz de los populares, Rafael Hernando, sus declaraciones "bochornosas" a los medios en la capilla ardiente criticando la derogación porque "este debate nunca tuvo que producirse al calor de los acontecimientos, nunca deberíamos haberlo tenido bajo el paraguas de la tristeza y la muerte de pequeños", generando alboroto en la banca de invitados. Al igual que otros diputados, afeó el cambio de postura de Ciudadanos en apenas cinco meses, pasando de defender la derogación a mantener la prisión permanente revisable, lo que calificó como un "ejercicio de transformismo obsceno" y una forma de hacer política que, añadió, "algún día les pasará factura".

El hemiciclo durante la sesión. (EFE)
El hemiciclo durante la sesión. (EFE)

Unidos Podemos elevó el tono en su defensa de la derogación al calificar la postura de PP y Ciudadanos de "demagogia populista de extrema derecha". Para el diputado navarro de UP, Jesús Santos, la prisión permanente es "un placebo", además de una "barbaridad", pues "ningún estudio ha determinado su eficacia, solo sufrimiento gratuito" y añadió que "destruye la confianza en el sistema penitenciario" basado en la reinserción. Tras reclamar un debate "racional y no sentimentalista", afeó a los populares que su posición viene determinada por las encuestas electorales, tratando de hacer girar la agenda hacia temas que en principio le son más favorables.

Desde el PNV, Mikel Legarda se encargó de sacar el debate del sentimentalismo para adornarlo tanto con argumentos jurídicos, varios de ellos ya utilizados por catedráticos a través de manifiestos, como con cifras. Se mostró contrario con el "derecho penal del miedo" que se postula sobre conductas futuribles o respecto a posibles riesgos, "reclamando castigos cada vez más severos, azuzados por el sensacionalismo de los medios", el llamado "populismo punitivo" o el "derecho penal exagerado". Según recordó Legarda, España es uno de los países con penas privativas más duras entre su entorno, además de contar con una baja tasa de criminalidad en términos comparados y una alta tasa de población reclusa. La prisión permanente, concluyó, "ni es necesaria ni idónea para el fin que persigue, ni proporcional".

La encargada de defender la postura de ERC fue la diputada Ester Capella, quien criticó la prisión permanente, un "eufemismo" de cadena perpetua, "porque vulnera principios y valores de una sociedad democrática". Apoyándose en el manifiesto de un centenar de catedráticos de derecho penal, como también hizo Legarda, afeó a PP y Ciudadanos si "quieren estar más cerca de Ankara o de Estrasburgo", recordando que a pesar de que España tiene uno de los índices más bajos criminalidad la prisión permanente contraviene los principios democráticos y de justicia.

La representante de Coalición Canaria, Ana Oramas, se mostró contraria a la derogación "porque tiene poco recorrido y porque está pendiente de sentencia". Con todo, anunció que se abstendrá en la enmienda a la totalidad al no compartir lo que denominó una guerra entre PP y Ciudadanos "para ver quién es más duro aprovechándose del sentimiento de la sociedad". Desde el PDeCAT se ha reclamado una apuesta por la reinserción en lugar de mantener la prisión permanente revisable.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
106 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios