UNIDAD DE ACCIÓN AL MARGEN DE PARTIDOS Y SINDICATOS

Pensionistas y feministas convergen el sábado iniciando la 'primavera caliente'

La Comisión del 8-M, integrada por movimientos feministas, decidió en un reciente encuentro respaldar las convocatorias de los pensionistas, que buscan extender esta alianza a la juventud

Foto: Participantes en la manifestación celebrada en Madrid durante la huelga general feminista. (EFE)
Participantes en la manifestación celebrada en Madrid durante la huelga general feminista. (EFE)

Sin siglas ni banderas, desde la autoorganización al margen de partidos y, sobre todo, sindicatos oficiales. La marea de los pensionistas convergerá este sábado en las calles con el movimiento feminista, sumando también a los colectivos en favor de la libertad de expresión, que protestarán contra la 'ley mordaza' y las últimas condenas a artistas o tuiteros. Su salto a la unidad de acción, en un amplio movimiento transversal que identifica la misma raíz del problema, tiene su reflejo más cercano en el 15-M. Lucha contra la precariedad, en todas sus facetas vitales, igualdad o profundización democrática son conceptos que vuelven a protagonizar las demandas de lo que ya es una alianza intergeneracional e intersectorial 'de facto', anticipando un estallido de la paz social durante los próximos meses.

La Comisión del 8-M, integrada por movimientos feministas, decidió en un reciente encuentro respaldar las convocatorias de los pensionistas, que buscan además extender esta alianza a la juventud para reclamar empleos dignos que garanticen el sistema. No solo pretenden visibilizar la brecha en las pensiones que sufren las mujeres o el peso de los cuidados, sino enfocar el feminismo de manera transversal, como ya se recogía en el manifiesto de la huelga general feminista: "Practicamos un feminismo interseccional porque sabemos que estamos atravesadas por desigualdades (...) y por las diferencias que atravesamos según la procedencia, la clase, la edad, la orientación sexual, la identidad de género y habilidades".

Pensionistas y feministas convergen el sábado iniciando la 'primavera caliente'

Las diferentes mareas y reivindicaciones de distinta índole que presagiaban una primavera caliente tendrán este sábado, en diferentes ciudades de todo el país, su primera demostración de fuerza, en un frente común, aunque diverso y plural. Sus ritmos y sus agendas están generando dificultades a los sindicatos y partidos que pretenden capitalizarlo. CCOO y UGT incluso tuvieron que suspender la convocatoria de manifestación por las pensiones dignas, prevista para este jueves, para hacerla coincidir con la convocada por estos movimientos el próximo sábado. Sin embargo, en Madrid, donde se espera la mayor afluencia de participantes, ni siquiera han podido coincidir, pues pensionistas y feministas decidieron sumarse a la manifestación convocada a las 18:00 en la Puerta del Sol a favor de la libertad de expresión, mientras que la de CCOO y UGT se convocó por la mañana. En Barcelona, donde sí coincidirán en hora y lugar, la marea pensionista ha alertado ya sobre las posibles "confusiones".

El comunicado de UGT dirigido a sus afiliados pone de relieve el desconcierto, aunque con una posición que trata de corregir los errores que les pasaron factura el 8-M: "Desde UGT y CCOO hemos intentado, sin éxito, conseguir la confluencia de ambas manifestaciones en aras de lograr una movilización unitaria y potente, respetando siempre la identidad de cada convocante, tal y como ocurrió el pasado 8 de marzo, que fuera capaz de trasladar al Gobierno del Estado un mensaje contundente para abrir la negociación en el ámbito del Pacto de Toledo y revertir la reforma unilateral de las pensiones de 2013".

El texto continúa afirmando que "para ambos sindicatos, la unidad y la convergencia en la defensa de un elemento central de nuestro Estado de bienestar como es el sistema público de pensiones debe anteponerse a estrategias instrumentales, sectarias, y disputas de protagonismos incomprensibles". Por ello, concluyen: "Desde CCOO y UGT de Madrid convocamos a nuestra afiliación y al conjunto de la ciudadanía a la participación en ambas manifestaciones, convirtiendo el día 17 de marzo en una gran jornada de lucha global para dar una respuesta firme y lanzar un mensaje rotundo al Gobierno del Estado y al Partido Popular sobre el futuro de las pensiones".

Formaciones políticas como Podemos, IU y Equo solo han difundido la convocatoria prevista para la tarde, insistiendo en su único ánimo de "acompañar" y "apoyar". Desde el sector anticapitalista de Podemos se han apresurado a destacar, en línea con el movimiento feminista, que "una dimensión importante que ha puesto de relieve el movimiento de pensionistas es la brecha de las pensiones entre hombres y mujeres". De ello concluyen que "tras el reciente éxito del impresionante 8-M, se va a establecer una nueva alianza entre el movimiento feminista y las jubiladas", defendiendo que "la cuestión de las pensiones no es solo un asunto de las y los actuales pensionistas sino también de quienes hoy trabajan o buscan trabajo".

Con todo, reconocen que su perspectiva es "crear un amplio movimiento social con los sindicatos y más allá de los sindicatos, mediante el establecimiento de amplias alianzas sociales que contribuyan a la movilización del conjunto de la ciudadanía". El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se dirigía al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el pleno monográfico sobre las pensiones celebrado este miércoles, para reclamar que "no rompan la paz social y el orden y suban las pensiones como exige la Constitución". En la última reunión de la dirección del partido, celebrada el pasado sábado, el secretario general ya avanzó que la estrategia electoral del partido tendrá una dimensión social y callejera, trasladando a los suyos que la reivindicación de la igualdad y la justicia social debe ser un eje de aspiración del cambio, que el movimiento feminista ha señalado el "camino del cambio político" y que se debe pasar de las palabras a los hechos.

La formación liderada por Pablo Iglesias ya realizó una llamada antes del 8-M a "dar la batalla en la calle", anunciando lo que definieron como una "primavera de movilizaciones". El encuentro 'En Marcha 2019', con el que Podemos tratará de reunir a bases, dirigentes y activistas para cerrar su hoja de ruta electoral, y que tendrá lugar el próximo 7 de abril, se centrará en gran medida en calibrar cómo y de qué manera contribuir al impulso de las reivindicaciones en las calles contra el Gobierno del PP. Asimismo, el pasado mes de febrero pusieron en marcha una escuela de facilitadores sociales, a través de su 'think tank' el Instituto 25M, para que impulsen movilizaciones. La vuelta de la "España del 15-M" está en marcha y, a 15 meses para las elecciones, las formaciones progresistas ansían una campaña electoral marcada por la movilización en las calles.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios