querían dejarlas fuera del código penal

PP, PSOE y Cs frenan la despenalización de las injurias a la Corona propuesta por ERC

El fallo de Estrasburgo dio alas a los republicanos, que insistieron en que las injurias contra el jefe del Estado constituyen únicamente opiniones. Pero la propuesta no sale adelante

Foto: Felipe VI y doña Letizia son recibidos por los presidentes del Congreso, Ana Pastor, y del Senado, Pío García-Escudero (2i), en el Congreso. (EFE)
Felipe VI y doña Letizia son recibidos por los presidentes del Congreso, Ana Pastor, y del Senado, Pío García-Escudero (2i), en el Congreso. (EFE)

El Congreso no ha admitido a trámite la propuesta de ley de Esquerra Republicana de Cataluña que pretendía despenalizar las injurias a la Corona y los ultrajes a España. Los grupos parlamentarios de PP, PSOE y Ciudadanos han votado en contra; mientras que los impulsores solo han estado apoyados por Unidos Podemos, los nacionalistas vascos, PDeCAT y EH-Bildu. La toma en consideración de esta proposición de ley (que finalmente no será) coincide con el día en que Estrasburgo se ha pronunciado contra España por haber castigado con cárcel la quema de una foto de los Reyes. La corte internacional considera que la quema de imágenes es una forma de libertad de expresión y ve excesiva la pena impuesta por tal cuestión, que supuso una condena de 15 meses de prisión para los dos autores, aunque finalmente eludieron la cárcel al pagar una multa de 2.700 euros. Precisamente el fallo de Estrasburgo ha dado alas al grupo de ERC, que insiste en que las injurias contra el jefe del Estado constituyen únicamente opiniones.

El diputado republicano Gabriel Rufián utilizó la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para argumentar gran parte de su intervención, insistiendo en que dicho tribunal "no es separatista, ni está adoctrinado ni es bolivariano", y zanjó con que la quema de fotografías (y otro tipo de injurias contra la jefatura del Estado) "no es odio, sino libertad de expresión". La corte, se reafirmó Rufián, "entiende que esos hechos no fueron un ataque personal contra el Rey de España, sino que suponen una expresión simbólica más de la crítica política legítima que se puede hacer".

El parlamentario de ERC trató de presionar duramente al Partido Socialista (de ellos dependía la admisión a trámite de la proposición, aunque dejaron claro que no la apoyarían, como PP y Ciudadanos), cuando concluyó su intervención pidiendo que apareciera "el PSOE más digno" y "rogándole" que "saliera del bloque del 155". En la línea más dura de los catalanes republicanos se mostró el diputado de EH-Bildu Oskar Matute, que afirmó tener esperanza en que "algún día no sea delito decir que España ha echado al último de los Borbones, y no por ley, sino por ladrón". No solo eso, sino que el parlamentario vasco aseguró que "injuria se podrían considerar los gastos de la Casa Real frente al número de parados que hay en el país".

Pero el debate continuó de la mano de Compromís y su diputada Marta Sorlí, que para dejar clara la postura de su grupo (apoyan a ERC) afirmó que "hay más censura en 2018 que en los ochenta", reprochó a los diputados de PP, PSOE y Cs "considerar a la Corona intocable" y zanjó que "los derechos humanos se los pasan por los cojones", despertando críticas entre las distintas bancadas y provocando que la presidenta, Ana Pastor, pidiera que "por dignidad de la Cámara" esa frase quedara excluida del diario de sesiones.

Los nacionalistas vascos también confirmaron su posición favorable a la propuesta de ERC al entender, según el parlamentario Mikel Legarda, que las instituciones "no deben estar sobreprotegidas por el derecho penal", reiterando que, en opinión de su grupo, "no se debe privar a la ciudadanía de hacer críticas por muy fieras e injustas que sean", porque "la democracia debe prevalecer en caso de conflicto sobre la dignidad de las instituciones".

De la misma manera, Unidos Podemos dejó clara su posición reprochando además la postura de la Justicia española sobre la quema de fotografías de los Reyes. "Deja en ridículo internacional la interpretación abusiva que hace la Audiencia Nacional, cuando aplica una mordaza sobre el derecho de la ciudadanía a expresarse críticamente", aseguró el diputado y secretario de la Mesa, Marcelo Expósito.

El concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Josep Garganté (i) quema una foto del Rey. (EFE)
El concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Josep Garganté (i) quema una foto del Rey. (EFE)

En su turno, Ciudadanos criticó a los republicanos catalanes por tratar de "legislar en beneficio propio" por "despenalizar actuaciones" que ellos mismos protagonizan: "Son ustedes, señores de Esquerra y sus juventudes, los que hacen esas cosas. Los que queman y pisotean símbolos de la nación española, porque odian profundamente todo lo español", concluyó José Manuel Villegas. Quien recogió el guante de ERC fue el parlamentario socialista José Andrés Torres Mora, recordando a Rufián que "libertad no significa injuriar o calumniar a quien me venga en gana, sino que nadie pueda hacérmelo cuando le venga en gana". El diputado del PSOE aseguró que la propuesta de Esquerra "ni es republicana ni es de izquierdas", y recordó que "en la España de hoy se puede criticar libremente la monarquía" y "si un familiar del Rey comete un delito, responde ante la Justicia". En cuanto al PP, insistieron en que la Corona es "el símbolo de la unidad y permanencia de España y arbitra el funcionamiento de las instituciones". La diputada popular, Silvia Valmaña, que defendió la postura de su grupo, recordó que queda muy lejos "la pretendida sacralización propia de otros tiempos" de los grupos proponentes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios