david marjaliza no acudió alegando enfermedad

El Paco Granados más bronco: "Podemos visita a presos que ponen bombas”

El ex secretario general del PP no quiso aclarar nada alegando que todo está bajo investigación judicial. No respondió a Bildu por "respeto a las víctimas del terrorismo"

Foto: Francisco Granados, antes de empezar su comparecencia en el Congreso.
Francisco Granados, antes de empezar su comparecencia en el Congreso.

Francisco Granados no estaba cómodo. Se le notó nada más entrar al Congreso de los Diputados acompañado de su abogado. Sabía que la mañana que le esperaba en la comisión de investigación sobre la financiación del PP iba a consistir en toda una batalla dialéctica. Y llegó preparado para el combate, para el enfrentamiento. Muy parecido a lo que ya se vivió hace unos meses en la Asamblea de Madrid (allí compareció vía videoconferencia desde la prisión), la Cámara Baja se volvió a encontrar con el Granados más bronco.

El Paco Granados más bronco: "Podemos visita a presos que ponen bombas”

Repartió para todos los lados. Acusó al PSOE de tener escrita las conclusiones de esta comisión antes incluso de formular las preguntas a los comparecientes; afeó a Podemos (debutaba Íñigo Errejón) que prefiriera "visitar en prisión a condenados que hacen bombas"; soltó alguna pullita a ERC, señalando que cuando se destapó el caso Púnica él no huyó a Bruselas "como hacen otros". Con Bildu no quiso saber nada de nada. Se negó a contestar las preguntas que formuló el diputado Óscar Matute. "Esto es el mundo al revés. Yo a ustedes no les voy a contestar por lo que representan, por respeto a mí mismo y por respecto a 1.000 víctimas de ETA y a sus familias". Por último, tampoco olvidó al empresario David Marjaliza, que ha decidido colaborar con la Justicia y ha acusado a Granados de repartirse mordidas tras adjudicar varias obras. "Ha mentido de la A a la Z".

Francisco Granados, ayudando a un cámara de televisión que se había caído, antes de entrar en el Congreso. (EFE)
Francisco Granados, ayudando a un cámara de televisión que se había caído, antes de entrar en el Congreso. (EFE)

Y es que Granados siempre estuvo listo para subirse al ring. También tuvo sus más y sus menos con el presidente de la comisión, Pedro Quevedo (de Nueva Canarias). "Es una comisión encaminada a lapidar al PP más que a investigar cómo funcionaba el PP", señaló el ex secretario general del PP de Madrid. La verdad es que todos tenían asumidos sus papeles. Los diputados sabían que sus preguntas (algunas no muy preparadas) no iban a tener ningún efecto, y Granados estaba preparado para irse por las ramas o iniciar batallas dialécticas para embarrar el debate.

"No voy a dar más detalles de los que ya he dado en sede judicial. Por respecto a la instrucción que ya está realizando el juez”. Granados repitió este mantra para salir airoso de las cuestiones más incómodas, las que le formularon todos los grupos para hablar de las campañas electorales de Esperanza Aguirre, aquellas de las que el propio Granados había señalado ante el juez que habían contado con "un refuerzo". Granados no quiso colaborar ni ser tan explícito como lo fue en la Audiencia Nacional. "No he intervenido en la publicidad de las campañas. Todas las cuentas del partido que he visto están depositadas en el Tribunal de Cuentas. Jamás he visto un euro de dinero negro en mi partido. La campaña que yo llevé [la de 2011] fue totalmente transparente".

David Marjaliza, el exsocio de Francisco Granados. (EFE)
David Marjaliza, el exsocio de Francisco Granados. (EFE)

Los diputados intentaron lanzar la caña. Preguntaron por Aguirre, obviamente, por Ignacio González... E Íñigo Errejón, que está en precampaña pensando en la Comunidad de Madrid, insistió sobre Cristina Cifuentes y su diputado autonómico Jaime González Taboada (a la sazón número tres del PP de Madrid), "ese núcleo de poder" que al parecer decidía sobre esas campañas de refuerzo. "Es una cuestión judicializada", repitió Granados, para recalcar que se ratifica en lo que dijo ante el juez. Poco más. De su boca no salió nada que pudiera molestar al PP. Negó incluso que todo obedeciera a una estrategia de negociación con el que fuera su partido durante 30 años. "Ni ellos me necesitan a mí ni yo a ellos", sentenció.

Marjaliza, enfermo

David Marjaliza, uno de los principales imputados en el caso Púnica, era otro de los platos fuertes del día, pero su comparecencia en el Congreso de los Diputados tendrá que esperar. Citado antes que Granados, el empresario no acudió al Congreso alegando que se encuentra enfermo, con una infección en las vías respiratorias que le hace guardar cama unos días. Su letrado ha enviado una carta al presidente de la comisión adjuntando un parte médico. Los diputados esperaban con ganas la declaración del empresario, exsocio de Francisco Granados, y esperaban que mostrara en el hemiciclo la misma colaboración que está mostrando con la Fiscalía Anticorrupción, con la que ha llegado a un acuerdo para tirar de la manta.

El presidente de la comisión, Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, ha mostrado su enfado por la excusa de Marjaliza. Médico de profesión, Quevedo ha calificado de "insatisfactorio el papelito" adjunto al 'mail' que ha enviado el abogado del empresario, en referencia a la nota del médico aportada por la defensa de Marjaliza para acreditar que su cliente sufre una infección de las vías respiratorias. "Confío en que haya un parte de baja más sólido que este que se ha enviado aquí, porque corremos el serio riesgo de que este tipo de situaciones se generalicen", señaló Quevedo. La comisión estudiará qué sanciones o medidas puede legalmente adoptar para que no se produzca una fuga de comparecientes.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios