su declaración ante el juez llarena

Los audios de Artur Mas ante el juez: “Lo fundamental era presionar al Gobierno”

El 'expresident' de la Generalitat renegó en el Tribunal Supremo de la vía unilateral, aunque admitió que formó parte del estado mayor que coordinó la estrategia de confrontación con el Estado

Foto: Artur Mas. (Imagen: EC)
Artur Mas. (Imagen: EC)

El 'expresident' de la Generalitat Artur Mas aseguró en el Tribunal Supremo el pasado 20 de febrero que el único objetivo del 'procés' era presionar al Gobierno de Mariano Rajoy para que reconociera el derecho de autodeterminación de Cataluña. En ningún caso se pretendió forzar la independencia por la vía de los hechos, mantuvo a preguntas de la Fiscalía. Esa es la tesis principal que se desprende de las casi tres horas de declaración de Mas, en calidad de imputado, en la causa por rebelión que instruye el juez Pablo Llarena contra los principales promotores del desafío soberanista.

Según los audios de su testimonio, a los que ha tenido acceso El Confidencial, Mas rechazó reiteramente a preguntas del Ministerio Público y de la acusación popular que ejerce Vox que el 1-O y la declaración unilaterial de independencia (DUI) tuvieran el más mínimo valor jurídico. “Cuando se hace la declaración de independencia el día 27 de octubre, si no recuerdo mal, del año pasado, se vota a través de una propuesta de resolución, que es un mecanismo parlamentario de segundo orden. Por tanto fue un acto de categoría estrictamente parlamentaria, sin ninguna repercusión jurídica”, sostuvo Mas. “Le doy poco valor a la declaración de independencia porque es que no tuvo mucho valor, esa es la realidad. Y la prueba es que no se convocó ni un solo encuentro del Gobierno catalán a partir de aquel hecho parlamentario”.

En ese sentido, el expresident del PDeCAT defendió que “aquello no era una declaración de independencia con efectos reales”. “Era, en el terreno de lo político, una forma de terminar políticamente algo que llevaba mucha inercia detrás”, dijo. El objetivo último también era político, explicó: “Lo fundamental era presionar al Gobierno para que se le reconociera la autodeterminación [a Cataluña]. Sin negar, nunca lo he negado, que la aspiración de muchas personas en este momento en Cataluña es llegar a la independencia como objetivo”.

Delante del juez, Mas trató de diluir su papel en la hoja de ruta hacia la independencia, a pesar de que en 2010, tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, se convirtió en uno de sus principales patrocinadores y fue el gran promotor del viraje de la antigua Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) desde su autonomismo tradicional hacia posiciones abiertamente soberanistas. Así, el expresidente aseguró que, cuando pidió a la población en las horas previas al 1-O que siguiera dando pasos hacia adelante y afirmó que ni “la Guardia Civil ni el Estado podrían parar” la consulta, “no había voluntad de unilateralidad” en sus palabras. Tan solo “había voluntad de presión para que el Gobierno se sentara a una mesa”. De hecho, recordó que fue uno de los que más presionaron a Carles Puigdemont hasta el último momento para que convocara elecciones en lugar de proclamar la DUI. “Cosa que estuvo a punto, a punto, de suceder”, declaró.

El testimonio del exdirigente sirvió a las acusaciones para confirmar la autenticidad de una de las pruebas clave en el procedimiento: la agenda de Josep Maria Jové con anotaciones de los hitos más relevantes del 'procés'. Entre ellos, destacan decenas de reuniones celebradas por los dirigentes de los partidos independentistas a lo largo de 2016 y 2017 para diseñar el choque con el Estado. Mas confirmó la veracidad de los apuntes y reconoció su asistencia a varios de esos encuentros, muchos de ellos celebrados en la residencia oficial del presidente de la Generalitat, la Casa dels Canonges.

Delante del juez, Mas trató de diluir su papel en la hoja de ruta hacia la independencia a pesar de que en 2010 fue el gran promotor del viraje de CDC

Con todo, el 'expresident' sostuvo que siempre acudió a petición de Puigdemont y que, en el momento en que se produjeron esos encuentros, él ya no tenía ningún poder ejecutivo. “Estas reuniones tenían este carácter de informalidad total. Nunca vi que hubiera ningún orden del día. Nunca se levantó un acta. Se iban improvisando temas. Se hablaba de la situación política general, (…) de estrategias de negociación del Gobierno central. Tenía experiencia de negociación con el Gobierno central y me consultaban”.

Mas también confirmó la asistencia a esos encuentros, que la Fiscalía considera claves en el diseño del plan de unilateralidad, de otros líderes mencionados en la agenda de Jové. “Se me convocó en diversas ocasiones, siempre por parte del 'president' Puigdemont. Y siempre que se me convocó, procuré ir. No siempre podía (…) Y cuando asistía a estas reuniones no siempre había las mismas personas”, aclaró, antes de dar algunos nombres. “El señor Junqueras solía estar. El señor Turull también estuvo en alguna, pero tampoco en todas. Creo que en algunas Munté (…) una o dos veces, como máximo. Romeva también estaba alguna vez. Y la señora Rovira también estaba alguna vez. También Jové, sí”. Esos dirigentes, incluido el propio Mas, conformaban según las acusaciones el llamado comité estratégico o estado mayor, un órgano de poder paralelo al Ejecutivo autonómico en el que se tomaban las decisiones más relevantes. A espaldas del Parlament y del resto de instituciones.

Para intentar rebajar su participación, Mas recordó que abandonó sus responsabilidades de Gobierno a principios de 2016. “Es muy importante en mi caso diferenciar hasta el 10 de enero de 2016 y a partir de esa fecha”, dijo. “Yo, hasta el 10 de enero de 2016, me hago responsable político de todo lo que pasó. Y no lo digo solamente aquí. Lo dije en esos mismos términos en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña cuando se me abrió una causa por la vía penal, se me condenó en primera instancia por desobediencia el 9 de noviembre del año 14 y ahí me declaré responsable político máximo de lo que había pasado en Cataluña. Responsable político”. “También les he de decir”, matizó a continuación, “que a partir del 10 de enero de 2016 mi responsabilidad, desde el punto de vista de la toma de decisiones, pues fue inexistente. Ahí está el punto de separación de mi responsabilidad política”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios