el último documento podría desencallar la situación

La CUP deja la puerta abierta a un acuerdo de gobierno para investir a Turull

Los militantes anticapitalistas serán los que decidan si la formación radical presta sus diputados para investir a un 'president' de JxCAT

Foto: El cabeza de lista de la CUP, Carles Riera. (EFE)
El cabeza de lista de la CUP, Carles Riera. (EFE)

Fumata negra en Cataluña para elegir nuevo 'president'. Ese será el resultado del pleno parlamentario convocado por el republicano Roger Torrent para el próximo lunes. Y no solo porque el magistrado Pablo Llarena haya negado el permiso a Jordi Sànchez para poder asistir a su investidura, sino por una falta de tiempo material. El último documento que Junts per Catalunya (JxCAT) y ERC hicieron llegar el jueves por la mañana a la CUP podría haber desencallado la situación, porque sus contenidos no desagradan a los anticapitalistas, al apostar por una ruptura con España, la implementación de la república catalana y la adopción de medidas sociales.

Ya no es una cuestión de nombres: los anticapitalistas están dispuestos a apoyar a cualquier candidato. Pero en cuanto empiece a correr el reloj el lunes, se pone en marcha el mecanismo para que, en un plazo de dos meses, a lo sumo, tenga que haber nuevo 'president' o Cataluña irá a unas nuevas elecciones, las quintas en ocho años.

Pero, de momento, las cosas de palacio van despacio y los tempos se ralentizan. "Terminaron ese documento el miércoles muy entrada la noche y nos lo enviaron el jueves por la mañana, sin tener en cuenta que la CUP hacía huelga el jueves. De esta manera, el secretariado solo pudo discutirlo el viernes y aun así algunos de los miembros no lo habían leído. Pero tampoco tuvieron presente otra circunstancia: las asambleas de la CUP tienen lugar de lunes a jueves, por lo que hasta la próxima semana no se podrá enviar a nuestras bases. Les hemos pedido un poco más de tiempo, porque han tenido un mes para entregárnoslo y ahora lo hacen a toda prisa", explican a El Confidencial fuentes de la CUP. Y es que los militantes anticapitalistas serán los que decidan si la formación radical presta sus diputados para investir a un 'president' de JxCAT. Sin esos votos, iremos abocados a nuevas elecciones. La decisión está en manos de un puñado de militantes 'cuperos'.

Las fuentes consultadas reconocen que el documento contiene elementos "muy positivos". "En temas sociales, hay un avance significativo, como en el área de los colegios concertados o en lo referente a LGTBI. Las negociaciones para que apoyemos a un 'president' de JxCAT se pueden desencallar con este documento, solo faltaría negociar un par de cosas. Vemos, a primera vista, que es una propuesta más de izquierdas, pero el problema está en el tema nacional", añaden las fuentes.

Un comunicado oficial de la CUP emitido este viernes resalta: "Pensamos que la propuesta continúa teniendo carencias importantes y decisivas en el ámbito de la construcción y la materialización republicana, la concreción de un proceso constituyente y la articulación de políticas sociales y económicas orientadas a restas privilegios a los sectores sociales que todavía los mantienen (...). A pesar de todo, tanto el secretario general como el grupo parlamentario, consideramos que nuestra militancia tiene que tener los espacios correspondientes para valorar la propuesta recibida respetando los tiempos internos de nuestra organización". Es decir, que no lo harán este fin de semana.

Los anticapitalistas creen que habrá que negociar todavía algunos flecos en el tema de implementación de la República, aun a riesgo de tensar demasiado la cuerda. "Sabemos que un sector del PDeCAT y de ERC quieren cargarse a la CUP. Existe una estrategia de 'pressing' CUP, pero nosotros nos mantendremos firmes. De momento, el texto es propositivo en el tema social y en el tema nacional se podrá llegar a entendimientos", subrayan. El problema, además, no será de nombres. "Evidentemente, unos nombres generan más debate que otros, pero no seremos nosotros quienes vetaremos a alguien", aseguran.

"Turull podría ser un votado por la CUP"

Los 'cuperos' también están dispuestos a replantearse la creación de una estructura paralela en Bruselas que "solo es un caramelo que se le da a Puigdemont para que se esté quietecito. Lo que no vemos con buenos ojos es que el debate constituyente se haga en Bruselas. Lo lógico es que a ese debate se sumen todos los catalanes y, por eso, es lógico que el debate se haga dentro de Cataluña. Si no es así y se lleva todo desde allí, será una cosa de elites. Por eso decíamos que es absurdo llevar el debate a Bruselas. Pero habrá que ver que si hay dos estructuras de Govern, una fuera y otra dentro, la de aquí va a obedecer miméticamente lo que le ordenen desde Bélgica. Dudamos de que sea así".

El diputado electo de JxCAT, Jordi Turull, conecta por teléfono con Carles Puigdemont. (EFE)
El diputado electo de JxCAT, Jordi Turull, conecta por teléfono con Carles Puigdemont. (EFE)

Fuentes del PDeCAT, por su parte, son pesimistas. "Nadie quiere elecciones anticipadas, pero no hay que descartarlas y cada vez están más cerca, aunque son un riesgo. Por un lado, nadie sabe si la participación caerá en picado. Luego, nadie conoce qué parte del electorado estará cansada y cambiará de opción o se abstendrá". Reconocen que la CUP podría ver con buenos ojos a un candidato como Jordi Sànchez, que no ha estado vinculado a un partido de derechas y que podría haber reticencias a investir a un candidato como Jordi Turull, militante del PDeCAT. "Pero la CUP siempre ha sido previsible en sus actuaciones, no así en sus decisiones. Pero todo movimiento asambleario tiene su riesgo".

"Que empiece a correr el reloj"

Desde las filas anticapitalistas, en cambio, aseguran que "Turull podría ser un candidato votado por la CUP, aunque sea a regañadientes, si el programa de gobierno convence a las bases. Nuestro candidato era Carles Puigdemont, para restablecer el anterior Govern, pero si o puede ser él, podríamos aceptar cualquier candidato. No exigiremos un nombre en concreto, aunque tengamos nuestras preferencias y cuanto más de izquierdas, mejor", aseguran desde la formación antisistema.

En las filas del PDeCAT se apuesta por mantener el pleno del lunes aun a riesgo de que no se pueda investir a nadie. "La gente ya está cansada y es mejor que empiece a correr el reloj", afirman. Y desde la CUP reconocen también que en estos momentos se plantea un escenario en el que hay tres elementos a tener en cuenta: a los ciudadanos les interesa que haya elecciones; a JxCAT, o al menos al círculo más cercano a Puigdemont le interesa que haya elecciones; y a la CUP le interesa que haya elecciones. "Los perjudicados con unos nuevos comicios serían, sin duda, ERC, el PP y, posiblemente, el PSC", auguran.

Pero desde las filas de ERC, las cosas se ven de diferente manera: "Puigdemont da por sentado que él se llevaría de calle al electorado en unas nuevas elecciones, pero puede equivocarse. Es posible que ERC no baje tanto como a él le gustaría y puede que él si que baje más de lo que querría", contraatacan los republicanos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios