declara por sedición y fiscalía pedirá fianza

El jefe político de los Mossos sigue este viernes los pasos de Trapero en la AN

El superior político del 'major', Pere Soler, el hombre que manifestaba su odio a lo español, acude este viernes ante la jueza Lamela

Foto: El entonces director de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler (c), y el 'major' Josep Lluís Trapero, el pasado julio. (EFE)
El entonces director de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler (c), y el 'major' Josep Lluís Trapero, el pasado julio. (EFE)

El exdirector de los Mossos d' Esquadra Pere Soler seguirá este viernes los pasos de su subordinado, Josep Lluís Trapero, en la Audiencia Nacional. Como ya hizo su segundo en tres ocasiones, el responsable político de la policía autonómica comparecerá ante la jueza Carmen Lamela para responder por los delitos que le imputa, dos de sedición. Es previsible que la Fiscalía, que pidió para el mayor una fianza tras su último interrogatorio, actúe de forma similar en su caso, informan a El Confidencial fuentes jurídicas.

Soler acudirá junto al ex secretario general del Interior de la Generalitat César Puig, también investigado en esta causa, gemela a la que instruye en el Tribunal Supremo el juez Pablo Llarena contra la cúpula del Govern y la Mesa del Parlament. Fue el Ministerio Público el que reclamó hace unos días las nuevas imputaciones, después de considerar, en un escrito, que la actuación de ambos fue "decisiva" en los incidentes ocurridos durante el registro de la Consejería de Economía de Barcelona en el mes de septiembre y la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre.

La magistrada, que ya ha apuntado en varios autos que ve indicios de integración en organización criminal en la actuación de la dirección de los Mossos, se inclinó en el caso de Trapero por una libertad en la que mantuvo medidas cautelares, como la obligación de comparecer en los juzgados y la prohibición de abandonar el territorio español. Cuenta, en el caso de Soler, con informes ampliados sobre el proceder de la dirección del cuerpo en los días previos a la consulta y durante el desarrollo de la votación.

En uno de ellos, la Guardia Civil apuntala los indicios de que la inacción durante la jornada del 1-O se produjo por las órdenes directas de los mandos. Asegura que se dieron órdenes a los agentes para que dejaran solos a los policías y guardias civiles si estos actuaban en los puntos de votación el día del referéndum ilegal. "Se debieron de dar órdenes precisas sobre las pautas de actuación en las reuniones de coordinación ['briefings'] en las que se indicó a los agentes que había que tener controlados los movimientos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía", decía la policía investigadora.

Los datos recabados también indican una coordinación permanente de los Mossos con el Govern, con el que Soler actuaba como eslabón. Existen también indicios de su intervención directa en la protección de las caras más visibles del 'procés', detectadas en las conversaciones intervenidas por el Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona y que ya obran en poder de la Audiencia Nacional.

En uno de ellos, la Guardia Civil apuntala los indicios de que la inacción durante el 1-O se produjo por las órdenes directas de los mandos

La Fiscalía defiende que la dirección del cuerpo trató de "engañar" a las autoridades haciendo ver que se cumplía con las directrices acordadas por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), cuando su intención real era la de facilitar la celebración del referéndum. "Tanto Pere Soler como su 'major', Josep Lluís Trapero, se vieron en la obligación de transmitir la sensación de que acatarían aquella orden cuando en realidad no tenían la más mínima intención de hacerlo, por el contrario, su colaboración en la celebración del referéndum fue más allá de la inactividad y se convirtió en acción a favor de su consumación", aseguraba.

Denuncia el Ministerio Público que todo responde a una actuación "coordinada y sujeta" a las instrucciones de los jefes de los Mossos, y por ende a los responsables de la Consejería de Interior de la Generalitat a favor del desarrollo efectivo de la consulta mediante una serie de actuaciones, como la obstrucción de la actuación de los agentes de la Policía Nacional o la connivencia con los responsables de las mesas electorales.

"De esta manera, la actuación o inacción de los Mossos d'Esquadra siguió la pauta anunciada previa y públicamente por los responsables políticos Joaquim Forn, Pere Soler y, en la medida correspondiente, Cesar Puig, y es que no existió por parte de la policía autonómica un verdadero dispositivo orientado a impedir la celebración del referéndum, obligando a la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", añade el fiscal.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios