PRESENTACIÓN DE UNA DE LAS MEDIDAS ESTRELLAS DE FERRAZ

El PSOE plantea multas de hasta 50.000 € a las empresas que discriminen a las mujeres

La dirección presenta su ley para garantizar la igualdad de trato de hombres y mujeres en el empleo, con la que pretende que se pase de las "buenas palabras" al reconocimiento de derechos y deberes

Foto: Adriana Lastra (d) y Carmen Calvo, vicesecretaria general y secretaria de Igualdad del PSOE, este 7 de marzo en el Congreso. (Inma Mesa | PSOE)
Adriana Lastra (d) y Carmen Calvo, vicesecretaria general y secretaria de Igualdad del PSOE, este 7 de marzo en el Congreso. (Inma Mesa | PSOE)

El PSOE quiere pasar "de las buenas palabras a los hechos", al reconocimiento de derechos individuales de las mujeres y a los deberes de las empresas y las Administraciones públicas, al Derecho "antidiscriminatorio". Por eso cree que hay que dar un paso más respecto a la legislación actual —incluida la Ley de Igualdad que los socialistas aprobaron en 2007, pero que contenía más recomendaciones que exigencias—, y por eso registró este miércoles una de sus medidas estrella, y largamente esperada: una proposición de ley para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.

La iniciativa, de 73 páginas [aquí en PDF], toca distintos palos, pero uno de los más sustanciales es la inclusión de un régimen sancionador para aquellas administraciones, empresas, cooperativas y autónomos que incumplan. Así, prevé multas de entre 6.251 y 50.000 euros en los casos que cataloga como muy graves. Entre ellos, impedir el ejercicio corresponsable de los derechos de conciliación de la vida personal y familiar; no interrumpir un contrato formativo por riesgo durante el embarazo, parto, nacimiento, cuidado de menor de doce meses, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento, riesgo durante la lactancia y violencia de género; extinguir un contrato de trabajo durante el periodo de pruebas por embarazo o maternidad; el despido de una trabajadora víctima de violencia de género por el ejercicio de su tutela judicial efectiva o incumplir el principio de composición equilibrada de las comisiones negociadoras de los convenios colectivos (si se baja más del 20% la presencia de personas de alguno de los dos sexos).

Son infracciones muy graves impedir el ejercicio corresponsable de los derechos de conciliación o echar a una empleada víctima de violencia machista


Las infracciones graves se castigarían con entre 626 y 6.250 euros de sanción. En ese grupo entrarían conductas como impedir el ejercicio de los derechos de conciliación de la vida personal, laboral y familiar; impedir la suspensión de la prestación de las autónomas por razón de embarazo, parto, nacimiento, adopción o acogimiento; no informar u ocultar los datos disponibles sobre los planes de igualdad de una empresa; incumplir el principio de composición equilibrada de las comisiones negociadoras (si se baja del 30%) o bien obstaculizar la actuación de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social. Las infracciones leves conllevarían el pago de una multa de 60 a 625 euros, y son aquellas como no realizar estudios o análisis para constatar la existencia de situaciones patentes de desigualdad de las mujeres; obstaculizar la conciliación o incumplir el principio de composición equilibrada de las comisiones negociadoras (si se baja de la presencia de un 40% de uno de los dos sexos).

49 artículos en total

Además, según el texto del PSOE, que registraron y presentaron este miércoles la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, y la responsable de Igualdad, Carmen Calvo, se crearía la Oficina Estatal de Lucha contra la Discriminación por razón de sexo en el empleo y la ocupación, integrada en la Inspección de Trabajo. Sería el órgano encargado del "impulso y coordinación de la aplicación de las medidas de lucha" contra esta lacra en el mundo laboral. A la oficina le correspondería la elaboración de estadísticas que permitan acreditar la "existencia de situaciones patentes de desigualdad" y la tramitación y resolución de los procedimientos sancionadores.

El texto plantea la creación de un organismo específico, la Oficina Estatal de Lucha contra la Discriminación por razón de sexo en el trabajo

La norma presentada hoy se compone de 49 artículos (y 73 páginas), afecta a siete leyes, tres reales decretos y siete directivas comunitarias, según explicó Carmen Calvo, quien hizo hincapié en que, de aprobarse este texto, se pasará "de las propuestas a los derechos". Como ejemplo, recordó que se recoge la derogación de las partes de la reforma laboral de 2012 en las que no se "promocionaba" con incentivos la vuelta al trabajo de las mujeres que habían sido madres. "El trabajo para ellas representa su garantía de independencia, de poder ser ciudadanas, madres y trabajadoras".

[Consulta aquí en PDF la proposición de ley del PSOE]

En todo el articulado se hace referencia a la "presencia equilibrada" de hombres y mujeres en distintos ámbitos de decisión, tanto en los espacios públicos como en los privados. Por tal se entiende una presencia no menor al 40% y no superior al 60% de cada sexo. En concreto, la ley reclama la presencia compensada de los dos sexos "en los nombramientos y designaciones de los cargos de responsabilidad que les correspondan en los consejos, órganos, comités o comisiones con competencias o funciones en materia de empleo y ocupación, salvo por razones fundadas y objetivas", que habrán de motivarse.

Así, la composición de los consejos de administración de las empresas obligadas a presentar cuenta de pérdidas y ganancias deberá cumplir con el principio de presencia equilibrada "a partir del año 2023". En la redacción de la ley de 2007 se decía que estas sociedades "procurarán incluir" en su cúpula "un número de mujeres que permita alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres en un plazo de ocho años a partir de la entrada en vigor" de la norma. Es decir, que se establecía una mera recomendación. Ahora se impone esa obligación para que sea cumplida antes de 2023.

Incentivos para la maternidad

El permiso por parto, dice el texto de los socialistas, se reduce a seis semanas obligatorias tras el nacimiento, "destinadas a la recuperación de la salud de la madre". A la vez, se introduce un permiso por nacimiento para el otro progenitor de seis semanas obligatorias para compartir las actividades domésticas y el cuidado de los hijos. Se reconoce un permiso parental, igual e intransferible, para el cuidado del menor de 12 meses, sea por nacimiento, adopción, guarda con fines de adopción y acogimiento, de diez semanas de duración para cada progenitor.

El texto aborda "decididamente" la "completa ausencia" de medidas positivas en favor de las mujeres en distintos ámbitos

Y para que la maternidad y el cuidado del niño no sea un freno para la carrera laboral de la mujer, se introducen nuevos incentivos cuando la reducción de jornada para la atención del lactante, el permiso por cuidado de menor de 12 meses o la excedencia por cuidado de hijo menor de tres años son ejercidos en términos equivalentes por los dos progenitores. Así, la reducción por cuidado del lactante podría extenderse hasta que cumpla 12 meses si los dos padres la ejercen en términos equivalentes, o cuenta con una duración adicional de una semana para cada progenitor o la reseva del puesto de trabajo en las excedencias se incrementa hasta los 18 meses.

Carmen Calvo y Adriana Lastra, este 7 de marzo en el Congreso, durante sus declaraciones a los periodistas. (Inma Mesa | PSOE)
Carmen Calvo y Adriana Lastra, este 7 de marzo en el Congreso, durante sus declaraciones a los periodistas. (Inma Mesa | PSOE)

La norma socialista sostiene que aborda "decididamente la completa ausencia de acciones positivas en favor de las mujeres en la negociación colectiva en el empleo público y privado, incluido por cuenta propia", pese a que los datos siguen evidenciando la existencia de desiguadad con respecto a los varones en varias dimensiones: segregación vertical y horizontal; brecha salarial —materia que el PSOE ya desarrolló en una proposición de ley específica que presentó el pasado 19 de febrero—; interrupciones y limitaciones en su carrera profesional, así como los abandonos, como consecuencia del ejercicio de los derechos de conciliación; su infrarrepresentación en los puestos directivos o de toma de decisiones, o su predominio en los empleos a tiempo parcial.

El PSOE plantea multas de hasta 50.000 € a las empresas que discriminen a las mujeres

La ley también se ocupa del deber empresarial de respetar la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el mundo laboral, con la intención de que ambos sexos progresen en la equiparación de derechos y obligaciones de tal forma que se den las condiciones necesarias para que la igualdad sea efectiva. "El Estado tiene que remover obstáculos" para garantizar la igualdad real, en aplicación del artículo 9 de la Constitución, recalcó Calvo, dirigiéndose a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat.

El "concurso de disparates" del PP

Carmen Calvo fue preguntada por los informadores, tras el registro de la proposición de ley socialista en el Congreso, por la marcha atrás que ayer martes protagonizó el PP en el Senado, cuando desautorizó a las dirigentes del PP que apostaron por una "huelga a la japonesa" para este 8 de marzo. 

"La derecha no está dándose cuenta. El feminismo no es optativo, es obligatorio en democracia. Luego se pueden hacer políticas de derechas o progresistas, como las que hace el PSOE. Pero la mirada tiene que ser de género. Si la derecha, tanto PP como Cs, no entiende esto es que no está leyendo bien la Constitución, la democracia. Y se está equivocando. Y mañana [por este 8 de marzo] las mujeres se lo van a decir", sostuvo la exministra. Calvo añadió que el PP está sumergido en un "concurso de disparates" sucesivos y a Rajoy le dio "vergüenza", por lo que tuvo que salir a contradecir a su titular de Agricultura, Isabel García Tejerina, y a la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes

La dirigente también cargó contra la titular de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, por no reconocerse esta mañana en la SER en la etiqueta de "feminista". Si no lo hace, dijo, es porque la derecha realmente "no están por la igualdad". "Y porque a pesar de las palabras, no ponen realidades ni hechos en lo alto de la mesa. Es que la ministra diga que la igualdad existe [prueba que] el concurso de disparates lo ha ganado ella".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios