el otro lado del ejército

"Guarra, apártate de aquí": dos años de acoso de tres militares a una soldado en Barcelona

El Juzgado Togado 31 investiga los insultos, las insinuaciones y los desprecios de dos cabos y un soldado contra una compañera

Foto: Dos guardias civiles en un desfile. (EFE)
Dos guardias civiles en un desfile. (EFE)

La soldado se topó con problemas nada más llegar al Batallón de Infantería Mecanizada de San Clemente de Sascebas (Girona) en diciembre de 2016. Uno de sus nuevos compañeros, K. S. V., puso sus ojos en ella. Cuando el joven pasó a la acción, ella lo rechazó. La negativa no gustó nada al soldado, que decidió intentarlo de nuevo. Tampoco entonces fue bien recibida su propuesta. Lejos de darse por vencido, sin embargo, el aspirante insistió varias veces más. Todas ellas sin éxito. La chica no quería nada con él y la cosa parecía quedar clara, pero el pretendiente no lo asimilaba. Fue entonces cuando comenzó la pesadilla.

Así comenzó la propia víctima su denuncia ante la Unidad de Protección contra el Acoso el pasado 13 de octubre, tan solo tres días después de que el jefe del Estado Mayor del Ejército iniciara una información previa. Este había recibido los informes del protocolo realizados por el capitán jefe de la Primera Compañía, a la que pertenecía la chica, y descubrió que algo pasaba cuando la joven le confesó que quería abandonar la disciplina castrense incluso estando de baja médica por motivos psicológicos. La soldado admitió ante el capitán que un compañero la estaba "tratando mal", que ella había tenido problemas de adaptación y que estos no mejoraban a pesar de estar en su casa, situada fuera de Cataluña.

La insistencia del capitán para que la joven relatara lo sucedido permitió que esta describiera lo que había pasado en la mencionada denuncia, que discurrió por los cauces habituales. El expediente llegó al Juzgado Togado Militar Territorial número 31 de Cataluña, que el pasado 14 de febrero incoó diligencias previas. En el auto de apertura de la investigación, la sala asegura que el presunto acosador, tras recibir la negativa de la chica, comenzó a mostrar "comportamientos propios de un rechazado". En concreto, empezó a "hablar mal de ella". Dijo que "no era de fiar", que "había tenido relaciones con tres sargentos" y que era "una guarra". El auto añade que también la señaló "por su menor condición física" y la acusó de escaquearse del trabajo o "tener mucho cuento". La denunciante incluso contó que el compañero le dio un codazo mientras marchaba en formación.

Otros dos cabos están igualmente siendo investigados por acoso sexual y por razón de sexo contra la misma chica

El tribunal afirma además que el compañero de la víctima no era el único que presuntamente la acosaba. Otros dos cabos están igualmente siendo investigados por acoso sexual y por razón de sexo contra la misma chica. El primero, según ella, la trataba continuamente con "dureza" vertiendo comentarios como "niña, apártate de aquí" o lanzando amenazas como que iba a ir a por ella o que tenía los días contados. En alguna ocasión, relata la denunciante, incluso la recriminó públicamente por apoyar las rodillas en tierra durante un ejercicio de flexiones. También la obligó a repetir este ejercicio delante de toda la compañía y vertió igualmente comentarios "sobre que era una guarra por haberse tirado a tres sargentos".

El segundo cabo (tercer supuesto acosador), igualmente según el relato de la chica, llegó al batallón a principios de 2017 y desde el principio se mostró amable con ella. Hasta se llegó a presentar como su "protector" ante los otros dos presuntos acosadores. En un momento dado, sin embargo, le pidió entablar una relación. La soldado lo rechazó y el cabo insistió. Esto último lo hizo delante de otros compañeros y molestó a la soldado, como la propia afectada expuso en su denuncia. Como ella seguía rechazando a su último pretendiente, este le advirtió que, "si aireaba" el desprecio, la estancia de la chica "ya no sería tan bonita".

Tanto la denunciante como los tres presuntos acosadores han prestado declaración ya ante el Juzgado Togado Militar 31. Lo hicieron entre el 16 y el 22 de febrero. El Juzgado tomará ahora declaración también a la instructora de la información abierta por el capitán y el propio mando que decidió iniciar la investigación original. El tribunal estudia si los hechos descritos por la soldado pudieran constituir un delito de abuso de autoridad y otros relativos al ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas contemplados en los artículos 47, 48, 49 y 50 del Código Penal Militar.

El Juzgado ha evitado de momento detener a los tres investigados, como solicitaba la fiscalía castrense. Entiende que esta medida cautelar "pierde parte de su justificación" debido a que se trata de "militares en activo" que han comparecido de momento por la mera citación a través del jefe de su unidad. Además, considera el tribunal, "dado el tiempo transcurrido y el alejamiento por baja médica de la presunta víctima, la detención no es precisa para restaurar una alarma ya apagada por el paso de los meses ni para salvaguardar a la denunciante, por lo que sería una medida excesivamente gravosa".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios