“Pensaremos en ti con cada vermú”: los homenajes a Casto abundan en El Palentino
  1. España
FLORES, DIBUJOS, VELAS Y HASTA CARTAS

“Pensaremos en ti con cada vermú”: los homenajes a Casto abundan en El Palentino

Tras el fallecimiento del camarero Casto Herrezuelo, sus conocidos, amigos y clientes habituales han dejado muestras de afecto en la persiana del local

Foto: En la persiana de El Palentino pueden verse dibujos, flores, mensajes o velas como homenaje a Casto.
En la persiana de El Palentino pueden verse dibujos, flores, mensajes o velas como homenaje a Casto.

Un día después del fallecimiento de Casto Herrezuelo, los homenajes siguen llegando a El Palentino no solo en redes sociales. Su persiana bajada es testigo de las muestras de afecto de sus fieles parroquianos, ya fueran clientes de toda la vida o la juventud más animada de Malasaña.

La triste noticia se dio a conocer con dos hojas de papel colgadas del exterior. En una, se anunciaba que el local estaba cerrado por defunción; en la otra, había una fotografía de Casto tirando una copa de cerveza con la frase “Buen viaje, compañero. Los vecinos del barrio”.

placeholder La persiana de El Palentino ha amanecido cubierto de mensajes, dibujos, flores y velas.
La persiana de El Palentino ha amanecido cubierto de mensajes, dibujos, flores y velas.

Es junto a estos dos folios donde sus apenados clientes habituales han dejado velas, flores e incluso mensajes de despedida y algún que otro dibujo apresurado. “Casto, jamás podremos olvidarte”, se lee en una hoja junto a unas flores. “Casto, number one, te queremos”, ha pintado alguien en la persiana con un rotulador rojo. “Has sido más que alguien en la vida de todos”.

placeholder Los amigos y conocidos de Casto han dejado mensajes de despedida.
Los amigos y conocidos de Casto han dejado mensajes de despedida.

“Las almendras sabían mejor si las ponía él"

Entre estos mensajes de cariño, quien pase por el ahora cerrado El Palentino podrá ver una larga carta que aparece firmada por “Poly y Foly”. En ella, recuerdan sus aventuras vividas en el conocido local, de las que fue testigo Casto. “Desde que descubrimos El Palentino, con su aire castizo que podríamos llamar elegantemente ‘vintage’, ya no quisimos más”, comienzan.

“Casto nos tenía muy mimados, las almendras sabían mucho mejor cuando él nos las ponía”, recuerdan. “Siempre quisimos que nos contara su historia porque nos parecía un hombre tan peculiar como maravilloso, pero nunca nos atrevimos a interrumpir su labor y preguntarle. Ahora nos pesará para siempre no haber preguntado.”

“El lugar o lo que nos puede ofrecer no es nunca lo importante, lo importante es sin duda la gente que lo completa y, en este caso, El Palentino ya no será lo mismo sin él. Aunque él no lo sepa, siempre será cómplice de las cosas más bonitas que hemos vivido”. Y comparten algunas de sus experiencias personales: “La idea de jugarnos un palentino como apuesta, emborracharnos como cubas un martes y que nos pese toda la semana, las discusiones acaloradas en las que buscábamos cómplices alrededor, conocer a la amante de tu exnovio y que encima sea simpatiquísima, romances fugaces pero muy placenteros”.

“Estos son solo ejemplos de lo que ha presenciado este hombre al que tanto echaremos de menos, y aunque él no lo sepa, siempre buscamos su mirada cómplice”, escriben casi para terminar. “Echaremos mucho de menos que nos tires pistachos a la cabeza para avisarnos de que nuestro bocadillo está listo”. Al final de la carta, ambas ofrecen su apoyo a la familia y amigos del fallecido. “Estarás siempre en nuestros corazones y cada vez que nos bebamos un vermú pensaremos en ti, Casto”.

Noticias de Madrid Bares Malasaña Vida Vermú Cerveza