su ENMIENDA A LA TOTALIDAD QUEDA RECHAZADA

El 'ala dura' del PP, sin apoyos para frenar la ley LGTBI, que podría ver la luz en verano

El PP defendió su enmienda a la totalidad. Ahora que ha sido rechazada, los trámites siguen adelante. El colectivo LGTBI presiona para que la ley se apruebe coincidiendo con el Orgullo

Foto: Ambiente en el Mercado de San Antón de Madrid durante el World Pride el pasado año. (EFE)
Ambiente en el Mercado de San Antón de Madrid durante el World Pride el pasado año. (EFE)

El Congreso debatió este jueves la enmienda a la totalidad del PP a la ley integral LGTBI que se admitió a trámite el pasado septiembre y que actualmente se encuentra en pleno desarrollo. El partido del Gobierno optó por la abstención entonces y ahora ha defendido un texto alternativo —la primera legislación nacional planteada por el PP en este sentido— por decisión de María Dolores de Cospedal. El hecho de que los populares presenten una ley (aunque sea para reemplazar la propuesta por Unidos Podemos, que fue elaborada por los principales colectivos LGTBI del país y consensuada con gran parte del arco parlamentario) tiene "algo optimista", según manifiestan los mismos. Pero lo encuentran más que insuficiente.

El telón de fondo, aseguran, es la "indignación" y la "traición" que sienten, en palabras de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), por entender que el PP les da la espalda pese a "nuevos tiempos" en que las relaciones con el partido conservador habían mejorado notablemente. Precisamente el impulso de la Ley de Igualdad LGTBI llegó a la Cámara Baja el pasado verano a raíz del World Pride (la fiesta del Orgullo mundial) que tuvo su sede en Madrid. Todos los partidos políticos se volcaron y los colectivos arrancaron por fin un compromiso unánime que llevaban mucho tiempo demandando. El proyecto de ley veía la luz en la Carrera de San Jerónimo en el mes de septiembre con la esperanza de que ningún grupo parlamentario "pondría palos en las ruedas".

El PP, que no votó en contra pero se abstuvo, optó finalmente por registrar una enmienda a la totalidad. Su texto está compuesto por 33 artículos, casi un tercio del proyecto inicial (cuyo articulado cuenta con 99 puntos) y, entre otras cosas, no incluye la despatologización de la transexualidad (algo clave para los colectivos) ni el acceso a la reproducción asistida a las mujeres independientemente de su orientación sexual. "Es una propuesta descafeinada y sin contenido", alegan desde la FELGTB. Reprochan además la falta de consenso en su elaboración. "No sabemos ni quién la ha escrito ni con quién lo han hablado", porque desde luego, aseguran, con los colectivos afectados no.

Banderas del Orgullo, el pasado verano en Madrid durante el World Pride. (Reuters)
Banderas del Orgullo, el pasado verano en Madrid durante el World Pride. (Reuters)

La FELGTB destaca su "decepción" con la postura del grupo parlamentario popular, máxime tras el año de trabajo que ha mantenido con el partido. Especialmente con la secretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, que desde la manifestación del Orgullo se implicó en las conversaciones con los colectivos; así como el diputado y vicesecretario Javier Maroto, que también ha participado en los contactos y ya defendió algunas posturas controvertidas en el último congreso nacional del PP el pasado año, como la gestación subrogada. Desde la federación por la defensa LGTBI aseguran que solo recuerdan "una decepción similar" cuando los populares presentaron el recurso contra el matrimonio igualitario impulsado por el Gobierno de Zapatero. Consideraban que aquella etapa había pasado y que el PP actual estaba comprometido.

En el partido del Gobierno aseguran que ese compromiso existe y por eso defendieron su propia propuesta este jueves, que no recabó ningún apoyo entre los grupos políticos mayoritarios. Todos votaron en contra y criticaron al Ejecutivo su iniciativa por estar "vacía de contenido" y "de promesas en vez de concreciones". La portavoz socialista, Lola Galovart, hizo una férrea crítica a las políticas del PP en este sentido durante su intervención y no dudó en reprochar que la iniciativa se resumiera a "parole, parole, parole", arrancando los aplausos de su bancada y de algunos de sus vecinos de Unidos Podemos.

Ahora que ha sido rechazada la enmienda a la totalidad, la ley volverá a la comisión en la que el trabajo de enmiendas parciales continúa a paso firme. Según confirma la FELGTB, Unidos Podemos y Ciudadanos ya le han hecho llegar su paquete de propuestas para mejorar la ley y siguen a la espera de que los socialistas lo hagan. No saben cuál será la postura por la que opte el PP a partir de este jueves: si decidirá hacerse a un lado mientras los trabajos del resto de grupos continúan o registrarán una nueva batería de enmiendas parciales. Miembros de la federación reconocen que lo único que esperan es que no traten de impedir la puesta en marcha de la nueva ley.

Por ahora, la comisión ha registrado un total de 14 prórrogas (se solicitan semanalmente y la última se aprobó este martes) para el estudio de enmiendas, aunque los colectivos LGTBI aspiran a que una vez se supere el trance de la enmienda a la totalidad, el proceso retome una velocidad considerable. Su objetivo prioritario sería que el texto final de la ley vuelva al Congreso este verano para su aprobación definitiva. "El broche de oro" para el Orgullo de 2018, que se celebrará en Madrid el 7 de julio. "Es tiempo más que suficiente y dilatarlo más sería ir muy tarde", reconocen desde la federación.

Las fiestas del Orgullo son fuera de toda duda el arma política más potente de presión con que cuentan. Las fuerzas políticas son especialmente sensibles a una celebración que se ha convertido prácticamente en un festejo nacional y una reivindicación reconocida en el mundo entero, en el caso particular de Madrid. El año pasado, la coincidencia de albergar el Orgullo mundial dio un empujón al proyecto de ley y los colectivos confían en que este 2018 sirva para su aprobación definitiva.

Más allá de los plazos concretos previstos según el calendario parlamentario, la FELGTB no esconde los peligros que entraña la situación política actual. Temen que un posible adelanto electoral —en vista de la cuestión catalana y la mala convivencia de los socios de investidura que, al menos de momento, tiene bloqueada la aprobación de los Presupuestos Generales— pueda llevarse por delante todo el trabajo realizado en los últimos años. Si la legislatura acabara antes de que la ley tuviera luz verde definitiva, tendrían que empezar de nuevo paso por paso. Un escenario en que prefieren no pensar pero que, como la gran mayoría de actores implicados en los debates legislativos actuales, ya empiezan a contemplar.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios