reconoce que asistió a reuniones "políticas" del procés

Mas confirma que trató de pactar con PP y PSOE una salida para evitar el choque

Queda libre sin fianza aunque el juez le ha advertido que tendrá que permanecer localizado y presentarse siempre que sea llamado

Foto: Artur Mas a su llegada al TS. (EFE)
Artur Mas a su llegada al TS. (EFE)

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha reconocido este martes ante el juez su presencia en las citas estratégicas del 'procés' reflejadas en el documento Enfocats pero ha matizado que eran simples reuniones "políticas" en las que se desarrollaba una experiencia de Gobierno. Según ha explicado en su comparecencia, estos encuentros se intensificaron tras truncarse unas negociaciones "discretas" que él impulsó en su etapa al frente del Govern y que se prolongaron durante más de año y medio con representantes del PP y el PSOE en un "comité de a tres".

Mas reconoce así las reuniones que mantuvo su Govern con emisarios de Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en secreto durante meses y que desveló El Periódico de Catalunya. A pesar de que no ha querido identificar en el Supremo quienes participaron en esta vía negociada sí ha admitido que las citas se interrumpieron después de que "trascendieran en prensa" y se llevaron a cabo en la etapa anterior al 9-N. Según publicó el diario catalán, en su nombre acudía Joan Rigol, histórico dirigente de Unió y responsable del Pacte Nacional pel Dret a Decidir, el sociólogo de cabecera del PP, Pedro Arriola y el socialista José Enrique Serrano, colocado por el antecesor del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Según informan fuentes presentes en el interrogatorio, el expresident también ha admitido que tras el fracaso de esta vía negociadora, que arrancó en diciembre de 2013 y se prolongó hasta las horas previas a la consulta de 2014, fue consciente de que los encuentros del otro comité, el estratégico que reseñó el dos de Junqueras en su ya famosa agenda, podían no encajar del todo en la ley. Sus participantes podían estar incurriendo "en una desobediencia" y así se lo avisó, ha dicho.

Mas confirma que trató de pactar con PP y PSOE una salida para evitar el choque

Ha insistido, además, como ya han hecho el resto de acusados en la causa por rebelión y sedición, en que la Declaración Unilateral de Independencia fue "puramente simbólica" y sin efectos. El histórico líder de CDC ha repetido el esquema que siguió ayer la responsable de ERC Marta Rovira y ha defendido también que él siempre fue favorable a la convocatoria de elecciones anticipadas que finalmente descartó Carles Puigdemont.

Respecto al referéndum del 1 de octubre, el expresident ha asegurado que es un hecho que se celebró aunque él nunca estuvo de acuerdo y ha lamentado las escenas de "violencia" en los colegios electorales por las cargas policiales contra los votantes. Ha defendido, además, el derecho del pueblo catalán a decidir.

Tras escucharle durante tres horas, el magistrado Pablo Llarena le ha pedido que permanezca localizado y disponible para acudir cada vez que sea llamado y le mantiene imputado por los delitos de rebelión, sedición y malversación aunque no ha impuesto ninguna medida cautelar. La acusación popular que ejerce Vox ha solicitado que quede en libertad y se le imponga, como a Rovira, una fianza de 60.000 euros con el añadido de comparecencias quincenales y retirada del pasaporte. Según fuentes presentes en la declaración, la Fiscalía se ha sumado a la misma petición que finalmente ha sido rechazada por el juez.

[Galería: Artur Mas y Neus Lloveras declaran en el Supremo]

El juez le citó por su cargo como presidente de CDC que le incluye, de forma automática, en el comité estratégico del 'procés' diseñado en el documento 'Enfocats'. Este plan de ruta fue incautado en el domicilio de Josép María Llové. Segeún las investigaciones pudo haber tenido una participación principal y destacada en el desarrollo de la estrategia para la independencia, "aportando el apoyo político que precisaron la actuación parlamentaria y la actuación de ejecución".

Artur Mas, tras declarar en el Supremo. (EFE)
Artur Mas, tras declarar en el Supremo. (EFE)

El expresident ha contestado a todas las partes, incluyendo Vox, que le ha formulado más de 50 preguntas. Fue condenado en marzo del pasado año a dos años de inhabilitación por un delito de desobediencia, por ordenar y organizar la consulta sobre independencia celebrada el 9 de noviembre de 2014 que fue prohibida por el Tribunal Constitucional. Esta condena aún está pendiente de ser confirmada por la Sala de lo Penal de Supremo. Además, el Tribunal de Cuentas que investiga el uso de fondos públicos para esa consulta le impuso una fianza de 5,2 millones de euros que desencadenó el embargo de su piso de Barcelona.

Tras él ha declarado ante Llarena durante una hora y media la ex presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) Neus Lloveras, igualmente en calidad de investigada. Ha quedado libre sin la imposición de medidas. Ni la Fiscalía ni Vox han reclamado fianza o comparecencias en su caso. Ha asegurado que recomendó a los ayuntamientos a participar en el 1-O ya que, en su opinión, el derecho a decidir estaba por encima de la prohibición del Constitucional.

En cuanto a la frase "por las buenas o por las malas" que fue captada en los pinchazos telefónicos que constan en la causa ha asegurado que no dijo nada similar. "Debe estar mal transcrita", ha asegurado y agregado que quizá se trate de una mala interpretación de los investigadores.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios