REUNIÓN DE LA COMISIÓN PERMANENTE DE LA EJECUTIVA FEDERAL

Ferraz descarta postular a Valenciano para que lidere el grupo socialista europeo

Carmen Calvo confirma que el PSOE optará a presidir S&D la próxima legislatura con la cabeza de lista mujer que ponga en 2019. La dirigente presenta la ley contra la brecha salarial

Foto: Carmen Calvo, secretaria de Igualdad de la ejecutiva socialista, en rueda de prensa este 19 de febrero. (EFE)
Carmen Calvo, secretaria de Igualdad de la ejecutiva socialista, en rueda de prensa este 19 de febrero. (EFE)

Se acabó dar vueltas. Ferraz ya tiene claro que no aprovechará la oportunidad de que una mujer socialista española, Elena Valenciano, presida el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D) en el Parlamento Europeo. La dirección de Pedro Sánchez no promoverá su candidatura en este momento, aunque sí confía en que pueda hacerse con el liderazgo del grupo el año que viene, a partir de las próximas elecciones europeas. En el ánimo de la ejecutiva federal, aunque no lo reconozca públicamente, ha operado la enorme distancia que mantiene con Valenciano, que fue vicesecretaria general con Alfredo Pérez Rubalcaba, cabeza de cartel en los comicios a la Eurocámara en 2014 y que se alineó con Susana Díaz en las primarias del año pasado.

Ese escasísimo entusiasmo de la cúpula en la candidatura de la eurodiputada ya se percibía a finales de la semana pasada, cuando este periódico se hacía eco de que la dirigente había entrado en las quinielas, y con fuerza, para sustituir al italiano Gianni Pittella, que muy posiblemente tendrá que dejar su puesto de jefe de S&D ya que es candidato al Senado italiano (y por partida doble) en las elecciones generales de su país, que se celebran el 4 de marzo. El viernes pasado la dirección señalaba públicamente que priorizaba un aspirante de consenso antes que los nombres. Pero este lunes cerró la puerta con contundencia a Valenciano. El PSOE quiere aspirar a la presidencia "en la legislatura que viene", en 2019. Es entonces cuando "hay que poner toda la carne en el asador", señaló sin ambages la número cuatro de la ejecutiva, Carmen Calvo.

La dirigente justificó que a este quinquenio "le queda muy poca vida", y por tanto no tiene sentido intentar hacerse con la presidencia de S&D en este momento. Lo que promoverá la cúpula de Sánchez es que la cabeza de cartel para 2019 "sea una mujer" y que además tenga la "posibilidad" de contar con "la unanimidad de las demás delegaciones" para que sea "ella quien presida el grupo". Formalmente, Valenciano queda descartada para el último año de legislatura en Europa, pero en la práctica ella está excluida de todas las opciones, porque si algo parece bastante claro y evidente es que la ex vicesecretaria general no va a repetir como número uno de la candidatura del PSOE en 2019.

La número cuatro alega que hay que poner "toda la carne en el asador" en la próxima legislatura, ya que a esta, que acaba en 2019, no le queda "vida"

La dirección nunca ha ocultado que ella no es una persona "afín" a Sánchez y la relación entre ambos es inexistente. Valenciano apostó por Eduardo Madina frente al madrileño en 2014 y luego Sánchez la descabalgó nada más tomar el control de Ferraz como jefa de la delegación socialista española en Bruselas. Valenciano votó en contra de él en el comité federal tormentoso que acabó con su dimisión y fue quien abogó por la abstención a Mariano Rajoy en la sesión de investidura. Después, trabajó activamente para que Díaz derrotase a Sánchez en 2017.

Elena Valenciano, el pasado 17 de junio, en el 39º Congreso Federal del PSOE, en Madrid. (EFE)
Elena Valenciano, el pasado 17 de junio, en el 39º Congreso Federal del PSOE, en Madrid. (EFE)

Calvo alegó que el partido no está dejando fuera el "binomio feminista y socialista", sino que está trabajando "con toda la seriedad" y con la mirada "donde la tiene que tener", para conseguir "unos buenos resultados en las europeas" —Valenciano consiguió en 2014 el 23,01% de los votos, y 14 escaños, el peor resultado hasta entonces (eso fue lo que propició la dimisión de Rubalcaba y la convocatoria de un congreso extraordinario), pero luego Sánchez, en generales, bajó al 22% en 2015 y al 22,63% en 2016—. Quiere que esa mujer "sea la presidenta del grupo", teniendo en cuenta, agregó, que la española "puede ser una de las delegaciones más importantes" en la Eurocámara. Ahora mismo, es la cuarta dentro de S&D, tras Italia (31), Alemania (27) y Reino Unido (20).

Algunos lo creen un "error"

La número cuatro no quiso adelantar por quién apostará el PSOE en 2019 como su cabeza de cartel. Solo confirmó que será una mujer, pero nada más, porque la lista aún no está confeccionada ni está convocado el proceso. Y, en todo caso, recordó, cuando llegue el momento, todos deberán a disposición de lo que mande el partido. En buena lógica, quien tiene más papeletas hoy por hoy para ocupar el primer puesto es la portavoz del PSOE en Bruselas, la castellanoleonesa Iratxe García. A ella la eligió Sánchez como reemplazo de Valenciano cuando llegó a Ferraz, y la devolvió a su puesto tras asumir el poder de nuevo, tras la época de la gestora, pues la cúpula interina de Javier Fernández nombró como jefe de la delegación al exministro Ramón Jáuregui, quien también apoyó a Díaz en las primarias. García siempre se ha mantenido fiel al secretario general. No solo era y es portavoz en la Eurocámara, sino que también era y es miembro de su ejecutiva, como responsable de la cartera de Asuntos Europeos.

La candidata natural en las próximas europeas sería la actual jefa de la delegación española, Iratxe García, a quien Sánchez situó en 2014 y 2017

La noticia de que Ferraz se desentendía de la candidatura de Valenciano despertó el malestar entre los críticos, aunque poco a poco esa sensación se extendió entre quienes, no estando del lado de Díaz, sí percibían como un "error" que la dirección apartase a una mujer feminista muy respetada dentro del PSOE y con sólidos anclajes dentro del grupo de los socialistas europeos.

La portavoz del PSOE en el Parlamento Europeo, Iratxe García, el pasado 31 de octubre en Valladolid. (EFE)
La portavoz del PSOE en el Parlamento Europeo, Iratxe García, el pasado 31 de octubre en Valladolid. (EFE)

Contactos no solo ganados en esta legislatura, sino también en su paso anterior por el PE (1999-2008) y su experiencia al frente de la Secretaría de Política Internacional con José Luis Rodríguez Zapatero como jefe de la formación. Algunos asistentes al comité federal del pasado sábado en Aranjuez sí reconocían, en conversaciones privadas, que no era una decisión acertada, que se debería tener en cuenta la experiencia y la trayectoria de la ex vicesecretaria general, para cuya promoción en S&D, por cierto, se están recogiendo firmas en la plataforma Change.org. Algunos hablan de "sectarismo", de "caudillismo" de Sánchez. Sin embargo, Ferraz defiende su derecho, como nueva dirección, a primar sus propios criterios y situar a los peones que considera mejores.

La dirección optó por anunciar este lunes la decisión para atajar el ruido interno, pero ya hace días que había movido fichas. En concreto, el mismo jueves por la tarde en que este periódico publicó la noticia, García telefoneó a Valenciano y le avanzó que el PSOE había conversado ya con el SPD y se había comprometido a apoyar a su candidato, al vicepresidente primero de S&D y presidente interino del grupo en estas semanas en las que Pitella está de campaña en Italia, Udo Bullmann, según indicaban fuentes de la delegación socialista española. La razón esgrimida es la misma que la expuesta ante la prensa: que el PSOE prefiere hacer un planteamiento de futuro en la UE y esperar a la siguiente legislatura. Valenciano aceptó las razones y mantuvo su posición de que no se postulará en ningún caso sin el aval de su partido. Dirigentes socialistas entienden que ahora, a más de un año vista, es complicado apalabrar puestos que dependerán de los números que obtenga cada partido socialista en la Unión en 2019.

Respuesta "integral"

Calvo compareció en rueda de prensa en Ferraz tras la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva federal que aprobó la proposición de ley​ para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en materia retributiva [aquí en PDF], que pretende proporcionar una respuesta "integral" al problema de la brecha salarial, una situación "inconstitucional", "ilegal" e "injusta". De este texto hace el PSOE bandera, e intentará negociarlo con todos los grupos parlamentarios para que salga adelante, y por eso no ha plasmado en él posiciones "maximalistas".

El PSOE propone sanciones a las empresas que no informen de sus sueldos, que no elaboren o apliquen planes de igualdad o no hagan auditorías

La proposición de ley socialista señala que todas las empresas que cuenten con representación sindical y tengan más de seis trabajadores deberán cumplir con la "obligación" de suministrar información, al menos anualmente, sobre su libro de registro de retribuciones medias desagregadas por sexo y distribuidas por grupo profesional, categoría o incluso puestos de trabajo iguales o de igual valor. Los trabajadores tendrán derecho a acceder a ese registro salarial de su compañía. En el caso de las las empresas más grandes, de más de 250 trabajadores, las que actualmente deben elaborar planes de igualdad —aunque a día de hoy no hay régimen sancionador—, el PSOE quiere que realicen auditorías salariales. No se trata solo de registrar y suministrar información sobre las retribuciones, sino también analizar esos datos para desvelar "si se incurre en alguna discriminación salarial directa o indirecta". No obstante, la dirección de Sánchez, en consonancia con los sindicatos, sí querría que estos planes de igualdad fueran preceptivos para las compañías de dimensión menor. O sea, está de acuerdo en que habría que rebajar ese límite de 250 empleados.

Ferraz descarta postular a Valenciano para que lidere el grupo socialista europeo

Cuando en una sociedad de al menos 25 trabajadores, el promedio de los sueldos de un sexo sea superior a los del otro en un 25% o más, señala el texto, "se presumirá que concurre discriminación salarial por razón de sexo, salvo prueba en contrario que lo justifique por motivos no relacionados" con el género de los empleados. Ese listón del 25%, explicó Calvo, se debe a que los expertos convienen en que un escalón entre sexos del 25% o más no obedece a otras razón que no sea la diferencia entre hombres y mujeres. Es decir, que hasta ese 25% puede que la distinción entre un salario u otro se deba a cuestiones específicas del puesto, pluses... pero si supera ese umbral, la discriminación es clara.

Porcentajes, no cuantías fijas

Calvo ya había avanzado hace unas semanas, cuando anunció que la ejecutiva estaba preparando esta proposición, que emularía a Islancia y pediría multar a las empresas incumplidoras. Y así es. En el texto se incluye un completo aparato sancionador, que no contemplaba la Ley de Igualdad aprobada por Zapatero en 2007. La propuesta del PSOE cataloga de infracciones graves no informar a sus trabajadores del libro registro salarial, no disponer de ese documento o no cumplir con las obligaciones que en materia de planes de igualdad y auditorías salariales establecen o el Estatuto de los Trabajadores o el convenio colectivo. Serían infracciones muy graves no aplicar planes de igualdad, incluida la auditoría, o haciéndolo infringiendo los términos previstos.

Calvo subraya que lo que quiere el PSOE es que se pase de la igualdad formal a la real, y para eso presenta un texto de tramitación, espera, rápida

El castigo no es una cuantía fija, sino que se habla de porcentajes. Así, en el caso de las infracciones graves, se sancionará a las empresas, en su grado mínimo, con multa del 0,11% al 0,30% de la masa salarial de la compañía; en su grado medio, con multa del 0,31% al 0,50%, y en su grado máximo, con multa del 0,51% al 0,70%. Las infracciones graves se sancionarían con multa del 0,71% al 0,90% de la masa salarial, en su grado mínimo, y hasta del 1,11% al 1,30% en su grado máximo.

"Queremos que el ordenamiento se cumpla y se creen figuras para que la igualdad salarial sea tangible y no teórica", que se pase "de la igualdad formal a la real", enfatizó Calvo, quien añadió que esta proposición de ley modifica varias normas, desde el Estatuto de los Trabajadores, el Estatuto Básico del Empleado Público, la Ley del Sistema de Inspección de Trabajo, la Ley de Sociedades Participadas y la de Cooperativas, entre otras. Pero no ha querido voluntariamente la dirección que sea una ley orgánica ni que invada competencias autonómicas, justo para que su tramitación sea ágil y salga adelante. De ahí que el texto sea más bien corto.

Pedro Sánchez, junto a Adriana Lastra, José Luis Ábalos y Carmen Calvo, durante la reunión de la permanente de este 19 de febrero en Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez, junto a Adriana Lastra, José Luis Ábalos y Carmen Calvo, durante la reunión de la permanente de este 19 de febrero en Ferraz. (EFE)

La cúpula presentará en los próximos días un texto más ambicioso, una ley de igualdad en materia laboral y ocupacional, que pretende atajar la discriminación por sexo en muchos más ámbitos, pero entiende que tendrá más dificultades para ver la luz. Por eso esta proposicion presentada hoy tiene prioridad, ya que, en palabras de la número cuatro, "se está sosteniendo una desigualdad injusta por inacción o por omisión, por no desarrollar la legislación o por no aplicar la que está en vigor".

Protección a las víctimas de la violencia

Calvo hizo hincapié en que la ley está pensada para cubrir todos los flancos de la vida laboral de la mujer en materia de brecha salarial, tanto en el sector público como en el privado. Y remarcó que contempla una protección especial para las funcionarias víctimas de violencia de género. Así, sus faltas de asistencia, totales o parciales, tendrán la consideración de "justificadas", y podrán disfrutar también del derecho a la reducción de la jornada o la reordenación del tiempo de trabajo. También tendrán derecho a solicitar su situación de excedencia sin tener que haber prestado un tiempo mínimo de servicios previos y sin que se le exija un plazo de permanencia en ella. "No es una baja normal y estas mujeres tienen derechos adquiridos que afectan a su retribución", sostuvo la dirigente. Además, en los primeros seis meses tendrán derecho a la reserva del puesto que desempeñaran, siendo computable ese periodo a efectos de antigüedad, carrera y derechos del régimen de Seguridad Social.

Esta proposición de ley, junto a la que ofrezca en los próximos días sobre igualdad en el ámbito laboral, más otra que está preparando sobre los usos del tiempo de trabajo —para incentivar la corresponsabilidad de hombres y mujeres— formará parte del llamado Libro Violeta de los socialistas, que pretende dar una respuesta "integral" a ciudadanas y trabajadoras.

El PSOE rechaza espolear la "confrontación política" por la lengua en Baleares y Cataluña

Como ocurrió el pasado sábado en el comité federal, y la víspera en rueda de prensa en Ferraz, este lunes volvió a emerger la cuestión lingüística. El hilo sigue siendo la posibilidad de que el Gobierno central imponga la 'casilla del castellano' en la matriculación de los alumnos en el próximo curso académico. Pero también por el borrador del decreto que prepara el Govern balear, que dirige la socialista Francina Armengol, que exigirá el conocimiento del catalán a los trabajadores de la sanidad pública de las islas. 

Carmen Calvo subrayó que para el PSOE las lenguas cooficiales "no pueden ser materia de confrontación política" y por tanto no contribuirá "ni un solo milímetro" a ello. Ni en Baleares ni en Cataluña. Se niega a hacer "guerra de idiomas". La dirigente sostuvo que las medidas previstas por Armengol son "legales" y "constitucionales". Y aunque otros partidos alimenten estos debates con la "calculadora" de escaños, los socialistas no participarán en una "yincana para ver quién pone el listón más loco y más alto".

Sobre Cataluña, la dirección se mantiene en el mismo punto que el viernes: que puede caber un debate sobre el uso del catalán y el castellano en la comunidad, pero ha de sustanciarse en el Parlament y cuando haya un nuevo Ejecutivo, y no "aprovechar" el 155 para cambiar el modelo. En ese sentido, Calvo apuntó que no hay diferencias con la visión que expresaron el sábado, día del comité federal, los barones del PSOE, que abogaban por una mayor protección del español

La número cuatro citó expresamente al presidente manchego, Emiliano García-Page, que no ha dicho "nada distinto" a lo manifestado por Ferraz. Así que el debate sobre la lengua "no toca a través del 155", tal y como también defiende el PSC, sostuvo, con el que hay total acuerdo. Por supuesto que el PSOE defiende que hay que "cumplir las normas y sentencias" que emanan de los tribunales y que obligan a garantizar que el castellano sea lengua vehicular en Cataluña. "Las sentencias están para cumplirlas, y estas también", remató. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios