LA VACANTE OCUPADA POR EL ITALIANO GIANNI PITTELLA QUEDARÁ LIBRE EN MARZO

Ferraz no se moja ante la opción de que Valenciano lidere a los socialistas europeos

La dirección calibra qué estrategia seguir antes de decidir si la postula como jefa del grupo S&D en la Eurocámara, pero admite que no es "afín". Ella asegura que solo dará el paso si la apoya Sánchez

Foto: Elena Valenciano, con el líder de S&D, Gianni Pittella, y el entonces jefe de la gestora del PSOE, Javier Fernández, el 20 de febrero de 2017 en Ferraz. (Inma Mesa | PSOE)
Elena Valenciano, con el líder de S&D, Gianni Pittella, y el entonces jefe de la gestora del PSOE, Javier Fernández, el 20 de febrero de 2017 en Ferraz. (Inma Mesa | PSOE)

Es casi seguro que a principios de marzo se quedará una vacante en el Parlamento Europeo (PE). La plaza libre es la del presidente del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D). Su titular actual, el italiano Gianni Pittella, probablemente conseguirá un escaño por el Senado en las elecciones generales de su país, por lo que tendrá que dejar su escaño en Bruselas. La batalla por el puesto ya ha comenzado, aún de forma preliminar, pero quien ya aparece en las quinielas es Elena Valenciano, una mujer de larga y reconocida trayectoria política, de innegable currículum feminista y con muy buena reputación en las instituciones europeas, aunque alejada de Pedro Sánchez. Lo cierto es que ella aún no ha dado el paso. No se ha postulado, ni oficial ni oficiosamente. Y solo lo hará si recibe el respaldo expreso de su partido, del PSOE. Pero Ferraz aún está meditando qué hacer. No tiene una respuesta y por ahora solo está calibrando qué estrategia seguir con sus socios en la Unión en el año que queda por delante hasta los comicios europeos de la primavera de 2019. Hay varios elementos a debate y tiene que decidir aún "qué papel jugar", aunque sí que admite que la europarlamentaria "no es una persona afín" al secretario general.

La posibilidad de que Valenciano (Madrid, 1960) ascienda en el escalafón de Bruselas lleva circulando desde hace un mes. Fue entonces cuando la dirigente, vicesecretaria general del PSOE con Alfredo Pérez Rubalcaba (2012-2014) y cabeza de cartel de su partido en las últimas europeas, se dirigó a la portavoz de la delegación española, Iratxe García, de la total confianza de Pedro Sánchez, para comentarle que varios compañeros de distintos países la empujaban a presentarse para cubrir la plaza de Pittella. Era una sucesión lógica, pues ella ocupa una de las vicepresidencias del grupo desde diciembre de 2016 —fue la tercera candidata con más votos y la primera mujer con más apoyos— y ha sabido tejer una potente red de contactos en el ámbito internacional desde hace años. No solo desde que fue elegida en 2014, sino también por su experiencia de los dos mandatos anteriores (1999-2008) y por haber pilotado el área de relaciones exteriores del PSOE.

Pero Valenciano ya adelantó a la portavoz de los socialistas españoles en Bruselas, Iratxe García, que no daría en ningún caso un paso al frente si no contaba con el respaldo de Ferraz. La respuesta aún no ha llegado pero mientras sí se ha acrecentado el bullir en los pasillos de la Eurocámara, como informaba hoy el prestigioso diario 'Politico'. Valenciano está fuerte en las quinielas, junto al alemán Udo Bullmann. Y otro nombre posible es el de la portuguesa Maria João Rodrigues. Ambos son, como la ex número dos del PSOE, vicepresidentes de S&D. A favor de la eurodiputada española juega su condición de mujer —el grupo solo ha sido dirigido por una socialista entre 1994 y 1999, la laborista británica Pauline Green— y su procedencia de un país del sur, además de su reputación y reconocimiento por parte de sus compañeros. Además, el PSOE únicamente ha encabezado S&D en una legislatura, la de 1999-2004, con Enrique Barón, quien antes había presidido la Eurocámara (1989-1992).

Solo tengo interés si el PSOE tiene interés en competir por la presidencia del grupo. Estoy de acuerdo con lo que Ferraz decida


"Yo no he pedido nada y no me voy a pensar nada aún. Mi nombre ha surgido de forma espontánea. Solo tengo interés si el PSOE tiene interés en competir por la presidencia del grupo. Yo estoy completamente de acuerdo con que la dirección del PSOE decida qué, cómo y cuándo, y acepto por completo el criterio de Iratxe y de Pedro", asegura Valenciano a este periódico, y pide a la vez prudencia "y respeto" primero, puesto que Pittella aún sigue al frente de S&D y las elecciones italianas son el 4 de marzo. De hecho, el melón de las candidaturas no se abrirá oficialmente hasta que el dirigente del país transalpino deje su puesto, y se calcula que su sucesor, si hay varios aspirantes, podrá ser elegido por los 191 miembros de S&D a finales del mes próximo o ya en abril.

"No a un debate unipersonal"

Precisamente ese margen es el que invoca la ejecutiva federal del PSOE para pedir calma. "Estamos viendo aún cómo negociamos la participación del PSOE en S&D y en el PES [el Partido de los Socialistas Europeos] en su conjunto. Estamos estudiando qué hacer y qué papel juega el PSOE. No solo hemos de analizar lo que sucede en el grupo, y si ponemos a tal o cual persona, sino cómo afrontamos un año preelectoral como es, incluso qué debate estratégico se sigue, qué sucede con el candidato común, si hay o no listas transnacionales. Esto se hace en el ámbito de negociaciones que tiene abierto la dirección con nuestros socios europeos. El PSOE, por tanto, no está en un candidato u otro, o en la salida que se da a una persona u otra sino en el trabajo que hacemos. No estamos en un debate unipersonal", sostiene un alto mando de la dirección muy implicado directamente en las conversaciones con las formaciones homólogas europeas.

En la cúpula apuntan que quizá convenga esperar a que los aliados "devuelvan el favor" y conquistar la jefatura del grupo en 2019, pasadas las europeas

Ferraz está analizando, por tanto, varios escenarios. Por ejemplo, "cómo se negocia la participación del PSOE en las instituciones el próximo año". "A lo mejor nos compensa más que nos deban el favor y aspirar a la presidencia del grupo pasadas las elecciones europeas de 2019, para que así nuestro candidato se quede toda una legislatura [un lustro] y no esté solo un año. Tenemos que tener una mirada global", abunda la misma dirigente.

La cierta frialdad hacia Valenciano —o esa postura "de perfil", como resume un miembro de la delegación española— se explica mejor si se acude a su perfil. Ella fue la número dos de Rubalcaba, una mujer que atesoraba mucho poder, muy respetada internamente y a la que el jefe de Ferraz decidió enviar como cabeza de lista en las europeas de 2014 para evidenciar que el partido echaba el resto en aquella convocatoria. La apuesta naufragó (23,01%, 14 eurodiputados, el peor dato histórico en unos comicios al PE), Rubalcaba dimitió y organizó las primarias de las que saldría elegido Sánchez frente al vasco Eduardo Madina, el preferido por Valenciano y por otra de las mujeres de confianza del entonces líder, Soraya Rodríguez, la portavoz parlamentaria.

Pedro Sánchez, con la portavoz del PSOE en Bruselas y secretaria de Asuntos Europeos de la ejecutiva, Iratxe García, y el número tres, José Luis Ábalos, el pasado 24 de noviembre en Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez, con la portavoz del PSOE en Bruselas y secretaria de Asuntos Europeos de la ejecutiva, Iratxe García, y el número tres, José Luis Ábalos, el pasado 24 de noviembre en Barcelona. (EFE)

Sánchez, al poco de conquistar Ferraz, decidió apartar a Valenciano y colocó a García como jefa del PSOE en Bruselas. También forzó su salida como vicepresidenta del PES al postular a Barón como líder en junio de 2015, candidatura que retiró antes de la votación por falta de apoyos suficientes para batir al ex primer ministro búlgaro Sergei Stanishev. La ex número dos del PSOE, de hecho, se convirtió en vicepresidenta de S&D en diciembre de 2016 porque la promovió la gestora presidida por Javier Fernández —gran amigo de Rubalcaba y Valenciano—, tras la abrupta y traumática dimisión de Sánchez en el funesto comité federal del 1 de octubre. Ella también fue quien defendió la abstención a la investidura de Mariano Rajoy en la siguiente reunión del máximo órgano, a finales de ese mes, y una de las caras más visibles de esa etapa provisional.

La dirigente, igual que el exlíder, o igual que Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero —es muy cercana a ambos—, apostó por Susana Díaz en las primarias de 2017. Y perdió, como todos ellos. Sánchez destituyó al portavoz elegido por la dirección interina, el exministro Ramón Jáuregui, y devolvió a su puesto a Iratxe García, también secretaria de Asuntos Europeos de la ejecutiva federal.

Trabajo muy valorado

La jugada completa, por tanto, no acaba el mes próximo. Porque pronto el PSOE deberá decidir a quién coloca en la candidatura europea, y hay quienes creen que Valenciano no repetirá, ya no solo como cabeza de lista, sino tampoco en un puesto de salida. Una circunstancia que incluso varios dirigentes próximos a la dirección deploran, pues valoran su trabajo en la Eurocámara, sus contactos con los partidos socialistas europeos, su lucha feminista, su hondo conocimiento del PSOE, o su dedicación como presidenta de la subcomisión de Derechos Humanos (2014-2017). Algunas fuentes señalan que impulsar ahora su candidatura al frente del grupo de S&D haría más complicado que Ferraz pudiera apearla de la lista de 2019.

Al puesto también aspira el alemán Udo Bullmann, vicepresidente del grupo S&D, igual que la portuguesa Maria João Rodrigues, otra posible rival

En la cúpula sostienen que la relación de García con Valenciano es "fluida", y que la delegación española en Bruselas "está unida", cosa que no pasa en otros países. De hecho, la semana pasada afloró la posible postulación de la ex número dos en una comida de los 14 eurodiputados y en el ánimo de todos —a excepción de García, que mostró cautela precisamente por su pertenencia a la ejecutiva de Sánchez— estaba el apoyo implícito a su compañera. "Ahora empiezan a salir nombres, pero todavía no se puede saber si tenemos posibilidades reales. Parece que la eurodiputada portuguesa tiene menos opciones, pero las nuestras... no lo sé. Primero tenemos que saber que vamos a jugar esa carta y, si optamos por ella, ver a qué candidato lanzamos, que puede ser Elena o cualquier otro", indican desde Ferraz, donde recuerdan que hay otras posibles aspirantes en danza, como la belga Kathleen Van Brempt y tal vez la eslovena Tanja Fajon, también vicepresidentas de S&D. La frialdad y la falta de "entusiasmo" se perciben a la legua. Incluso fuentes oficiales advierten de que Valenciano "no es una persona afín" a Sánchez, y por tanto será más complicado que su candidatura prospere.

No obstante, otras fuentes de la dirección confirman que no hay "nada decidido aún". "Todo esto se ha cruzado con el tsunami del SPD y queríamos analizarlo con los colegas alemanes. No hemos resuelto, es la pura verdad. Y es una decisión muy importante, a tomar con el cerebro, no a cargo de las emociones", apunta una responsable del núcleo de confianza de Sánchez.

Susana Díaz, acompañada de Elena Valenciano y Pilar Alegría, el pasado 15 de mayo, dirigiéndose al debate de las primarias en Ferraz. (EFE)
Susana Díaz, acompañada de Elena Valenciano y Pilar Alegría, el pasado 15 de mayo, dirigiéndose al debate de las primarias en Ferraz. (EFE)

La clave alemana es importante. Bullmann, que ejerce la presidencia interina del grupo mientras Pittella está de campaña en Italia, es un dirigente situado en el ala izquierda del SPD, en una línea discrepante al del hasta ahora jefe del partido, el expresidente de la Eurocámara Martin Schulz. Juega en contra del vicepresidente primero que, según indican fuentes de la delegación española, para muchos integrantes de S&D es incómodo que les dirija, a un año de las elecciones, un eurodiputado perteneciente a un partido que ha firmado la gran coalición III con la democristiana Angela Merkel, máxime cuando el presidente del primer grupo del Parlamento, el Partido Popular Europeo, es otro germano, Manfred Weber. Por otro lado, hay que esperar cómo queda el Partido Democrático —que lidera Matteo Renzi y al que pertenece Pittella— en las italianas. Los socialistas portugueses son un miembro fuerte porque gobiernan su país, pero su peso en el conjunto de la UE es menor al del PSOE, y España está además infrarrepresentada en las instituciones comunitarias. La delegación socialista española (14 diputados) es la cuarta dentro de S&D, tras Italia (31), Alemania (27) y Reino Unido (20), y por delante de Francia (13) y Rumanía (13) o Portugal (8).

Los críticos juzgan que, si Ferraz no lanza a Valenciano, es porque actúa por "sectarismo", y recuerdan la contradicción con lo dicho de Guindos

El eventual rechazo del PSOE a lanzar a Valenciano suscitó críticas entre los más alejados a Ferraz. Recordaban que la dirección se había opuesto a la candidatura del ministro Luis de Guindos como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) por su perfil político y por ser hombre, cuando el PE pedía mujeres para cubrir ese puesto. Muchos se hacían cruces con la posibilidad de que el PSOE "prefiera antes a un alemán, de un partido como el SPD, que pacta con la derecha de Merkel", antes que una mujer y de su partido. "Podrá haber mil justificaciones, pero solo hay una razón: que Elena no es sanchista, y por eso no la quieren", decía un dirigente regional. "Es puro sectarismo. Y luego presumen de que cosen y de que se acercan a Felipe o a Alfredo", reprochaba un alto mando autonómico. Y otros responsables, como la parlamentaria Soraya Rodríguez, exdiputada y exsecretaria de Estado de Igualdad Laura Seara; el coordinador de la ponencia económica de la gestora, José Carlos Díez; el madinista David del Campo o la exparlamentaria en el Congreso Delia Blanco, elogiaban en redes sociales, tras la publicación de esta noticia, el "buen hacer y compromiso socialista" y "feminista" de Valenciano, su "competencia" y su "preparación".

Sin primarias para elegir al número uno del PSOE a las europeas

Hasta ahora, era primero la comisión federal de listas del PSOE la que confeccionaba la candidatura europea, que luego era ratificada por el máximo órgano de poder, el comité federal. A partir de la aprobación del nuevo reglamento del partido, que será este sábado en Aranjuez, el procedimiento varía ligeramente. Pero no habrá primarias en cualquier caso para el cabeza de cartel, puesto que el número uno de la plancha no opta a ningún puesto ejecutivo —como sí ocurre con quienes lideran las listas al Congreso, a los parlamentos autonómicos o a los ayuntamientos—, y por tanto la dirección de Pedro Sánchez entiende que ha de elegirse toda la lista de la misma forma. 

El artículo 273 de la nueva normativa indica que la elección del cabeza de lista al Parlamento Europeo "se basará" en las propuestas que los militantes y afiliados directos eleven a la ejecutiva federal desde las asambleas locales. La dirección "tendrá en cuenta" esas propuestas y propondrá un nombre para encabezar la candidatura, "exponiendo las razones que justifican su decisión". La cúpula trasladará su nombre al comité federal, el cual, "previo informe de la comisión federal de listas", determinará quién encabeza la plancha. 

 

El mismo procedimiento (art. 274) se seguirá para decidir el resto de integrantes de la candidatura: propuestas de las agrupaciones, decisión de la dirección federal justificada y elevación de los nombres a la comisión de listas y ratificación última del comité

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios