Operación Púnica: Granados pone el ventilador en marcha: carga contra Aguirre y Cifuentes. Noticias de España
había "una campaña paralela en b" para la expresidenta

Granados pone el ventilador en marcha: carga contra Aguirre y Cifuentes

Trata de demostrar que el cabecilla de la financiación irregular fue siempre Ignacio González

Foto: Francisco Granados, a su llegada este lunes a la Audiencia Nacional. (EFE)
Francisco Granados, a su llegada este lunes a la Audiencia Nacional. (EFE)

El ex secretario general del PP de Madrid Francisco Granados ha puesto el ventilador en marcha. Durante su declaración voluntaria de este lunes en la Audiencia Nacional ha cargado contra las expresidentas madrileñas Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. El que fuera alto cargo popular ha reconocido el uso de una caja B en al menos dos comicios y ha asegurado que el que controlaba su flujo siempre fue Ignacio González, con la supervisión de su jefa, Aguirre, y la ayuda en el control político y territorial de Cristina Cifuentes.

Según su versión, era González -con el conocimiento de Aguirre- en quien recaía el peso de los fondos negros. Así fue durante la campaña electoral de 2008 y también en la de 2011. "Había una campaña paralela" destinada sólo a Esperanza, ha asegurado y especificado que para su manejo, el también imputado en la trama Lezo contaba con una estructura a su servicio. Los fondos procedían básicamente del área de Comunicación, bajo la supervisión de Isabel Gallego, ha destacado. También intervenía el que fuera consejero de Medio Ambiente Borja Sarasola, ha dicho.

Granados se ha referido a la "buena relación" que mantenían González y Cifuentes que se prolongó -ha afirmado- hasta que se produjo una "ruptura sentimental" entre ambos. Ha ofrecido detalles específicos de la campaña de 2011 en la que, según su versión, él gestionó los fondos blancos mientras González se ocupaba de los irregulares. En aquellos comicios, Aguirre ya estaba de "salida" y la consigna era centrarse en la previsible sucesión en su cargo en la persona de su delfín.

Granados pone el ventilador en marcha: carga contra Aguirre y Cifuentes

La mano del expresidente González, alcanzaba también a la empresa pública de suelo, Arpegio y los planes Prisma, ha destacado. Ha asegurado también que la estructura que la sustentaba ya estaba trazada a su llegada y él se limitó a heredarla. Era de nuevo González, siempre con la supervisión de Esperanza Aguirre, el que se encargó de la colocación de los cargos intermedios que dominaban el reparto de contratos. Ese es el caso de Jaime González Taboada, hasta hace meses tres de Cristina Cifuentes. "Los nombramientos en la Comunidad de Madrid eran exclusivos de Esperanza Aguirre e Ignacio González, y no necesariamente por ese orden", ha concretado.

En cuanto a su antiguo socio David Marjaliza, al que ha dedicado buena parte de su declaración, ha desvelado que le pidió, en las fases iniciales de la investigación de Púnica -en concreto, durante su primera noche en prisión- 150.000 euros para pagar a su abogado, el prestigioso penalista José Antonio Choclán. Fue entonces cuando Granados le reconoció que no disponía de efectivo y que lo único que tenía lo guardaba en casa de sus suegros. Es por ello que sospecha que fue el empresario quien alertó a la Guardia Civil de que podía esconder dinero en el domicilio de los padres de su esposa. Tras un registro los agentes localizaron en un altillo un millón de euros.

Respecto a su cuenta en Suiza, en la que ocultó 1,67 millones de euros en depósitos abiertos tan solo 16 días después de ser proclamado alcalde de Valdemoro (Madrid) en 1999, ha asegurado que los fondos procedían de su actividad en la banca, anterior a su entrada en política. Granados trabajó en el banco francés Société Genérale como broker hasta 1995.

Al término de su comparecencia, que se ha prolongado durante más de tres horas, Granados ha hecho declaraciones a los medios en las que ha reiterado que en los comicios autonómicos de 2007 y 2011 se llevó a cabo una campaña electoral "paralela" para la expresidenta regional fuera de la contabilidad legal del partido y que dirigió Ignacio González.

El presunto cabecilla de la trama Púnica ha dicho a preguntas de los medios de comunicación que es "consciente" de la existencia de esta "campaña de refuerzo" que se llevó al margen del ámbito regional del Partido Popular en Madrid y que se pagó a través de gastos de publicidad que se cargaban a empresas del ámbito de la Comunidad de Madrid.

Granados, que ha declarado durante tres horas ante el magistrado instructor de la causa en la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha asegurado que cuenta "la verdad" y que no ha traído documentación a su declaración en sede judicial porque cuando abandona un cargo público sale "con lo puesto". No obstante ha dicho que todo lo que ha explicado se puede corroborar "porque es verdad". El juez le ha citado de nuevo para el próximo día 20, momento en que tendrá que contestar a sus preguntas, a las de la Fiscalía Anticorrupción y a las del resto de partes.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios