AMBaS FORMACIONES SE REúNEN EL PRÓXIMO JUEVES

'Una persona, un voto' y acabar con la Ley D'Hondt: la propuesta de Podemos a Cs

La clave para sacar adelante la reforma pasa por el PSOE, reticente a cambios de calado, aunque con un sistema no bipartidista también se beneficiaría, según los cálculos de los expertos

Foto: Vista general del hemiciclo del Congreso de los Diputados. (EFE)
Vista general del hemiciclo del Congreso de los Diputados. (EFE)

Unidos Podemos y Ciudadanos abrirán el próximo jueves una mesa de negociación para consensuar una reforma de la ley electoral. Ambas formaciones llevan manteniendo conversaciones informales desde finales del pasado año, y los principales ejes en los que se apoya la propuesta de la formación liderada por Pablo Iglesias, y bajo los que encara las negociaciones, pasan por aumentar la proporcionalidad erigiendo el principio de 'una persona, un voto'. Para ello, apuestan por cambiar la actual regla D'Hondt por el método denominado Sainte-Laguë. Este último sistema de representación es el que asigna los escaños a las listas de la manera proporcional al número de votos recibidos.

Para la formación morada, esta alternativa es la que más se acerca al objetivo de la reforma, que según explican fuentes cercanas a las negociaciones, "debe ser ganar en proporcionalidad y hacer válido el principio 'una persona, un voto". Unos efectos sobre el reparto de escaños mucho mayores a los de "cambiar el número máximo de diputados y número mínimo por provincia", o incluso ampliar el número de diputados en el Congreso de los 350 actuales a 400. Ambas medidas apenas suponen cambios significativos en la proporcionalidad según los escenarios analizados, aunque desde Podemos tampoco frenarían un aumento del número de diputados si no se incrementa con ello el presupuesto.

La pretensión de Unidos Podemos y Cs es modificar la Loreg para cambiar así el sistema electoral sin necesidad de modificar la Constitución. Es por ello que se queda en el tintero otra de las propuestas programáticas de Podemos en este sentido: la de crear una circunscripción autonómica que supliese a la provincial. Además, la prioridad es poder sacar adelante esta reforma de la ley electoral "en los próximos meses", al menos antes de que finalice el año.

Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

Aunque la reforma se circunscribe al perímetro que marca la Constitución, por lo que bastaría una mayoría absoluta de 176 escaños, para llevarla a cabo el PSOE, como reconocen fuentes del grupo confederal, es "condición suficiente y necesaria". De momento, los trabajos de la subcomisión del Congreso para la reforma electoral han sido prorrogados otros seis meses, hasta el próximo mes de junio, debido a la falta de grandes consensos, que bloquean tanto PP como PSOE.

Si Unidos Podemos y Cs, los dos grupos parlamentarios con una mayor pretensión de modificar la ley electoral, llegan a un consenso, el siguiente paso sería intentar sumar a los socialistas. Aunque sus objetivos se limitan a cambiar el voto rogado, y solo en público apuestan por mejorar la "proporcionalidad", de forma genérica y sin concretar, el PSOE ya ha mostrado disposición para acudir a los encuentros, según explican fuentes de la dirección socialista. En concreto, insisten en que en su programa electoral también se incluía una reforma de la ley electoral para, entre otras cosas, mejorar la proporcionalidad del sistema. "Es cuestión de sentarse a hablar", insisten.

Los escenarios analizados por los expertos en Podemos que están trabajando en la reforma electoral mostrarían que el PSOE podría ser un actor beneficiado. Basando su cálculos en los resultados del 26-J, explican, los socialistas hubieran obtenido entre cinco y seis diputados más. La clave, por tanto, de la ansiada reforma electoral para la nueva política reside en el PSOE, "que debería sumarse siempre y cuando deje de creer que volverá el bipartidismo".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios