reacción del PP ante el avance de Rivera

Rajoy insinúa para tranquilizar al PP que moverá el banquillo ante las municipales

El presidente del PP desata las especulaciones internas con el compromiso de "reforzar las candidaturas" y primar la experiencia de gobierno frente a Cs, "que nunca hizo nada"

Foto: Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría. (Reuters)
Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría. (Reuters)

Después del desastre electoral que supuso para el PP el 21-D y el éxito en las encuestas de Ciudadanos, Mariano Rajoy se tuvo que aplicar en la junta directiva del partido a intentar tranquilizar a los suyos con el llamamiento de ponerse a trabajar ya en las elecciones municipales y autonómicas de junio de 2019 y el compromiso de elegir "a los mejores equipos y los mejores candidatos para pedir el apoyo a los españoles". El jefe del Ejecutivo añadió que en esa cita los populares tienen que remarcar que son la opción "del primer partido de España" y que saben gobernar, no como los "que nada hicieron" (por Cs). Fue un mensaje que en clave interna se entendió como aviso de movimientos de banquillo para preparar una cita electoral fundamental para el futuro de la organización.

El fiasco en Cataluña, la desmovilización del partido y su pérdida de protagonismo a la hora de suscitar debates sobre las grandes cuestiones políticas, más allá de la recuperación económica, marcan la vida interna del PP en lo que va de legislatura. Así lo asumen en la dirección a la espera de la reacción de su jefe, volcado ahora en sacar los Presupuestos del Estado adelante y en encarrilar al menos por la vía de la ley el desafío independentista.

Las primeras señales de Rajoy, aunque ambiguas, llegaron en una junta directiva con destacadas ausencias y silencios. No acudió la secretaria general, María Dolores de Cospedal, de viaje oficial en Japón, Corea y Afganistán. Esta vez sus obligaciones como titular de Defensa se impusieron.

Las entrevistas con los ministros de Defensa en una gira asiática lleva tiempo cerrarlas y no se pueden aplazar, una circunstancia comentada por los detractores de Cospedal como muestra de la difícil compatibilidad de la secretaría general del partido con la dirección de un departamento "de Estado". Rajoy zanjó en su día esa cuestión con el ascenso de Fernando Martínez-Maillo a vicesecretario general para ocuparse del 'día a día' de la organización, y como tal se ocupó ayer de explicar en la junta directiva los planes de relanzamiento programático del partido y una campaña para aumentar la afiliación.

Xavier García Albiol abandona la sala de prensa tras valorar los resultados electorales del 21-D. (EFE)
Xavier García Albiol abandona la sala de prensa tras valorar los resultados electorales del 21-D. (EFE)

Pero tampoco asistieron a la cita del máximo órgano del PP entre congresos el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; el de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, o el del PP catalán, Xavier García Albiol. Sí que estuvieron en las primeras filas los miembros del Gobierno con puesto en la junta, con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en cabeza acompañada por Cristóbal Montoro, Fátima Báñez, Juan Ignacio Zoido e Íñigo de la Serna.

Después de las explicaciones de Martínez-Maillo y la intervención de Rajoy, nadie pidió la palabra. El presidente del Gobierno suscitó los aplausos de los reunidos con sus aclaraciones sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña ("pensamos en España, no en el PP") y su elogio al Rey por el papel desempeñado ante la intentona secesionista. Les convenció el compromiso de mantener al PP al frente de la defensa de la unidad de España y el empeño de obligar a los independentistas a cumplir la ley, así como el objetivo marcado de "dar la batalla política en todos los ámbitos" para ganarlos en las urnas en próximas elecciones.

Pero las novedades llegaron en los preparativos de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019, que animó a poner en marcha ya. El aparato de Génova quiere que las candidaturas se adelanten y estén anunciadas antes del verano para que las organizaciones regionales y provinciales, además de los propios cabezas de lista, tengan todo un año por delante para preparar los comicios. Es lo contrario de lo que ocurrió en 2015, cuando Rajoy apuró hasta el final para anunciar candidaturas fundamentales como la de Miguel Arias Cañete o Esperanza Aguirre.

"Vamos a reforzar nuestra oferta de candidatos dispuestos a trabajar sin descanso, para dar respuesta a las nuevas exigencias de la sociedad española", dijo el jefe del Ejecutivo. Frase que abonó la teoría extendida entre miembros de la dirección del partido y del Grupo Popular sobre la posibilidad de que a partir del segundo trimestre del año, si hay Presupuestos para garantizar una legislatura larga, su jefe se plantee mover el banquillo.

Se trata sobre todo de abordar la reconquista de los ayuntamientos de las grandes capitales perdidas en 2015 como Madrid, Valencia o Sevilla, y de dar un nuevo impulso a su gabinete ante esos comicios que hace tres años supusieron el mayor retroceso en términos de poder local y autonómico sufrido por los populares desde la refundación del partido en los años noventa.

Fuentes del PP vuelven a manejar la tesis de que para ese reto Rajoy podría recurrir a pesos pesados de su gabinete, como la propia vicepresidenta, para garantizarse la alcaldía de Madrid. Es la miembro del gabinete con mejor imagen pública, sin aristas ante cualquier espectro ideológico, y la alcaldía de Madrid el mejor sitio y trampolín para seguir en primer fila su carrera política después de lidiar con el desafío independentista catalán. Así apuntan en la vieja guardia del PP (pero también en Génova) los partidarios de dar un "giro más político" al Ejecutivo para, entre otras cosas, frenar el ascenso de Ciudadanos por su derecha.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Con el fin de dar más peso político al Gobierno, los citados medios señalan al de siempre, a Núñez Feijóo, ausente de la reunión, pendiente de todo lo que ocurre en Madrid pero escrupulosamente alejado de la política nacional para que no le pregunten por su futuro más allá de la Xunta.

"Somos el primer partido de España. Nosotros sabemos gobernar y sobre todo en los momentos difíciles", arengó Rajoy a los suyos después de reconocer que en las próximas elecciones "habrá más competencia, como es normal" y al PP le corresponderá dar la batalla con los mejores candidatos y con experiencia de gestión. "De los demás sabemos cuál fue su gestión o no sabemos nada, porque nada hicieron", agregó para referirse al PSOE y Podemos en primer lugar y a Ciudadanos en último, porque nunca han gobernado en institución alguna.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios