manual para la constitución de la cámara

Guía para seguir la votación del Parlament: 130 votos... y un presidente soberanista

La votación secreta necesitará dos vueltas por la ausencia de los ocho diputados fugados y presos que no estarán presentes, pero los comunes aseguran la elección de un soberanista

Foto: La expresidenta del Parlament Carme Forcadell, el ex vicepresidente segundo José María Espejo-Saavedra y Anna Simó, ex secretaria primera de la Mesa, durante una votación con urna. (EFE)
La expresidenta del Parlament Carme Forcadell, el ex vicepresidente segundo José María Espejo-Saavedra y Anna Simó, ex secretaria primera de la Mesa, durante una votación con urna. (EFE)

Salvo sorpresas, la sesión constitutiva del Parlament de Cataluña del miércoles 17 de enero terminará con la elección y toma de posesión de un presidente independentista de la Cámara (Roger Torrent), acompañado de una Mesa de mayoría soberanista. El presidente elegido se reunirá en los días siguientes con los portavoces de los grupos y antes del 31 de enero deberá convocarse el pleno de investidura del 'president' de la Generalitat. Si dos meses después no se ha logrado elegir al nuevo Govern, deberán repetirse las elecciones 54 días más tarde, ya en el mes de mayo.

En la sesión constitutiva, salvo sorpresas, estarán presentes 127 de los 135 diputados, porque cinco están fugados en Bruselas y otros tres se encuentran encarcelados. Sin embargo, su ausencia no afectará al resultado, después de que Catalunya en Comú-Podem (los comunes) haya decidido no apoyar a un candidato no independentista para la presidencia del Parlament. El grupo que encabeza Xavier Domènech y que está ligado a Ada Colau y a Podemos es determinante para la presidencia del Parlament y luego para la de la Generalitat, debido a la decisión del juez del Tribunal Supremo de no permitir a los encarcelados acudir al pleno, aunque sí delegar su voto si así lo decide la Mesa de Edad.

La Mesa de Edad, es decir, el diputado mayor y los dos más jóvenes, abrirá la sesión con las candidaturas a presidente del Parlamento. En principio habrá uno independentista Roger Torrent, y otro de Ciudadanos, que será José María Espejo-Saavedra. Se abrirá la votación secreta, con papeleta en urna y por llamamiento de cada diputado.

No es posible la abstención, pero sí el voto en blanco o el nulo si se escribe un nombre distinto al de los candidatos, opciones por las que se decantarán los ocho diputados de los comunes.

Los independentistas pueden llegar a 65 votos, si suman los de JxCAT, ERC —con los votos delegados de los tres presos que previsiblemente autorizará la Mesa de Edad— y la CUP, mientras que el candidato de Ciudadanos puede llegar a 57 con los de su grupo, los del PSC y los del PP.

Como ninguno llega a la mayoría absoluta, es decir, a 68, debe abrirse una segunda votación para la que ya valdría la mayoría simple. El resultado volverá a ser, si no hay sorpresas, de 65 contra 57, por lo que se proclamará al candidato independentista. Si los comunes hubieran aceptado votar al candidato de Ciudadanos, hubieran forzado el empate a 65 y que algunos de los fugados o de los encarcelados tuvieran que renunciar a sus escaños para mantener el cargo. Con su decisión, los de Xavier Domènech hacen innecesaria la presencia de los ocho fugados o encarcelados.

A continuación deberá votarse para elegir al resto de la Mesa, dos vicepresidentes y cuatro secretarios, en otras dos votaciones diferentes. El reglamento asegura que "para la elección del presidente del Parlamento, cada diputado ha de escribir un solo nombre en la papeleta, y sale elegido quien obtiene la mayoría absoluta. Si no se alcanza esta mayoría, debe repetirse la elección entre los dos diputados que más se hayan acercado a la mayoría, y sale elegido quien obtiene mayor número de votos. En caso de paridad, debe repetirse la elección, y si la paridad persiste después de cuatro votaciones, se considera elegido el candidato del grupo parlamentario con más diputados. Para la elección de los dos vicepresidentes, cada diputado ha de escribir un nombre en la papeleta, y salen elegidos quienes, por orden correlativo, obtienen una mayoría de votos. Para la elección de los secretarios, debe escribirse un nombre en la papeleta, y salen elegidos, por orden de votos, los cuatro que hayan obtenido más votos".

7 miembros de la Mesa, 4 independentistas

El presidente del Parlament puede discrecionalmente proponer candidato a la presidencia de la Generalitat en los días siguientes, con la única limitación de que sea un diputado. Lo que sí hace la Mesa de forma colegiada es decidir el formato, en este caso, si puede haber intervención telemática del candidato o si los presos pueden delegar el voto. Y esa decisión puede ser recurrida al Tribunal Constitucional por los demás grupos parlamentarios y por el Gobierno central. El recurso del Ejecutivo de Mariano Rajoy supondría la suspensión automática solo con la admisión a trámite. Se produciría una nueva situación extraordinaria, porque se frenaría la investidura, salvo que el presidente del Parlament aceptara proponer otro candidato. Y los plazos ya correrían para la repetición de elecciones.

Si propusiera otro candidato que sí pueda acudir, los independentistas contarían con 62 votos en la investidura, por ausencia de ocho presos y fugados, frente a 57 de los llamados constitucionalistas. No podría elegirse un presidente de la Generalitat con mayoría absoluta y su elección con mayoría simple dependería también de los ocho del grupo de los comunes o de que renunciaran al escaño los ausentes.

Si no hay investidura, seguirá en vigor el 155, porque su vigencia termina, según el texto aprobado en el Senado, el día de la toma de posesión del nuevo Govern.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios