Autopistas de peaje: Las concesionarias despidieron al 37% de los empleados mientras subían los peajes un 17%. Noticias de España
en el período 2011-2015

Las concesionarias despidieron al 37% de los empleados mientras subían los peajes un 17%

Las autopistas de peaje daban trabajo a más de 5.000 personas en 2011. Cuatro años más tarde apenas quedaban 3.200. En el mismo período, las tarifas pasaron de 10 a 12 céntimos por kilómetro

Foto: Vista del control de peaje de la AP-6 atascado por la nieve. (EFE)
Vista del control de peaje de la AP-6 atascado por la nieve. (EFE)

¿Quién fue el máximo responsable de que miles de vehículos quedaran atrapados por la nieve el pasado sábado en la AP-6: la concesionaria de la autopista de peaje (Iberpistas, filial de Abertis), la Dirección General de Tráfico o los conductores que se lanzaron a la carretera pese a las inclemencias del tiempo? A la espera de lo que pueda dictaminar el expediente anunciado por el Ministerio de Fomento y las posibles demandas judiciales, desde un primer momento los cientos de afectados han criticado la escasez de máquinas quitanieves y la falta de personal e información por parte de la empresa y la DGT. Los informes ministeriales consultados por El Confidencial ponen de manifiesto que estos problemas denunciados por los conductores no es algo aislado en las autopistas de peaje. Es más, todo el sector ha aplicado una fuerte cura de adelgazamiento en los últimos años.

Como si se tratara de una dieta post-Navidad, las concesionarias de las autopistas de peaje españolas han aplicado en el período 2011-2015 unas severas medidas de adelgazamiento a sus plantillas. En estos cuatro años, el sector pasó de emplear a más de 5.100 personas a apenas 3.200. O lo que es lo mismo: las empresas despidieron a uno de cada tres trabajadores. En paralelo, incrementaron las tarifas de los peajes a los conductores, de 10,6 a 12,4 céntimos por kilómetro en el caso de las autopistas estatales y de 15,6 a 17 céntimos en las de concesión autonómica. La red nacional de autopistas de peaje se mantuvo inalterable en 3.307 kilómetros.

Estos datos figuran en los informes sobre el sector elaborados por la Delegación del Gobierno en las Sociedades Concesionarias de Autopistas Nacionales de Peaje, organismo dependiente de Fomento encargado de supervisar estas vías de pago. La entidad presidida por el secretario general de Infraestructuras, Manuel Niño González, será la encargada de recabar toda la información del caos del fin de semana en la AP-6 en el expediente anunciado por el ministro Íñigo de la Serna. Desde 2005, la delegación nunca ha sancionado a las concesionarias por irregularidades en la prestación del servicio, tal y como reveló el diario asturiano ‘El Comercio’.

Entre sus más de 200 páginas, los informes ministeriales esconden numerosos datos de interés sobre los fuertes recortes llevados a cabo por las concesionarias en estos años de crisis. Como la pérdida de personal de mantenimiento, al pasar de emplear a 1.200 personas a menos de 900. O la caída del 42% en los trabajadores que ocupaban los puestos de peaje, merced a la proliferación del telepeaje y de las máquinas automáticas de cobro con tarjeta.

Los recortes de plantilla en las autopistas de peaje se traducen en que el ratio de empleados por kilómetro apenas supera la unidad (en 2011 era 1,59). Mientras en aquel año solo cuatro concesionarias tenían un ratio por debajo de uno, la cifra aumentó hasta las trece en 2015. El caso más llamativo es el de Audasa, concesionaria de la gallega AP-9, que en tan solo un año pasó de 256 a 80 trabajadores. La empresa anunció recientemente un incremento de casi el 4% de sus tarifas para 2018, justificando la subida por la ampliación del puente de Rande en Vigo y la circunvalación de Santiago. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, inauguró ambas obras en cuatro días la pasada semana.

La AP-6, la más cara y con la mayor subida

La concesionaria de la autopista de peaje entre Villalba y Adanero (además de las ramificaciones a Segovia y Ávila) también ha tirado de recortes de personal para sanear sus cuentas. La quinta empresa con mayor plantilla del sector pasó de emplear a 270 trabajadores en 2011 a 192 cuatro años más tarde, lo que se traduce en una pérdida del 29% de la mano de obra. Mientras en aquel año Iberpistas contaba con 96 trabajadores para mantenimiento y 107 para los puestos de peaje, en 2015 estas cifras bajaron hasta los 79 y 73, respectivamente.

Sin embargo, los recortes de personal no se tradujeron en una rebaja de los peajes para los miles de conductores que cada día utilizan la vía de pago que une la Comunidad de Madrid con Castilla y León en dirección al noroeste peninsular. De aquellas concesiones administrativas adjudicadas por el Ministerio de Fomento, el tramo Villalba-Adanero es el más caro para los conductores por kilómetro de peaje, al costar más de 20 céntimos. Le siguen de lejos la autopista de pago que une Asturias con León y la que lleva al aeropuerto de Barajas. Y no solo eso. La AP-6 es la vía de pago donde más se han elevado las tarifas en el período 2011-2015, con un incremento del 23% (la subida media fue del 17%).

Tanto el aumento de las tarifas como el incremento del tráfico han servido para que los ingresos por peaje de Iberpistas hayan repuntado en los últimos años. En 2015, la filial de Abertis recaudó casi 95 millones de euros abonados por los conductores de la AP-6, mientras que Castellana de Autopistas ha vuelto a superar los 10 millones de euros de recaudación por primera vez desde 2011. En los años previos a la crisis y tras actualizar el IPC al dato de 2015, Iberpistas llegó a ingresar más de 120 millones de euros por los dos peajes –uno en cada sentido– de la AP-6.

_

¿Tienes información sobre este u otros casos? Envíanosla de forma anónima a través de buzon.elconfidencial.com o ponte en contacto con nosotros en investigacion@elconfidencial.com.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios