EL FALLO AÚN NO ES FIRME Y ELLA LO RECURRIRÁ ANTE EL SUPREMO

La Audiencia de Guadalajara confirma la condena a Talegón por difamar a su alcalde

La exdirigente socialista pierde el recurso de apelación que había presentado. Los jueces entienden que sí vulneró el derecho al honor del hoy regidor de Cabanillas al llamarle "chorizo"

Foto: Beatriz Talegón, cuando aún era secretaria general de la IUSY, en marzo de 2013, en Bruselas. (EFE)
Beatriz Talegón, cuando aún era secretaria general de la IUSY, en marzo de 2013, en Bruselas. (EFE)

Beatriz Talegón, condenada. La Audiencia de Guadalajara confirma la sentencia que emitió un juzgado de primera instancia contra ella por haber llamado "chorizo" al actual alcalde de Cabanillas del Campo, José García Salinas, localidad alcarreña en la que ella fue concejala por el PSOE entre 2007 y 2008 y en la que sigue residiendo. Así que la exdirigente juvenil socialista tendrá que pagar 1.500 euros —y otros 3.000 su pareja— y asumir las costas del proceso en caso de que se ratifique definitivamente esta resolución.

El fallo, de 13 páginas y al que ha tenido acceso El Confidencial [aquí en PDF], fue firmado el pasado 12 de diciembre de 2017 por la sección primera de la Audiencia, aunque se conoció este lunes. Y es clarísimo: desestima el recurso de apelación interpuesto por Talegón tras la condena del juzgado número 6 de Guadalajara, confirma "en su integridad" la sentencia emitida por él el pasado junio [aquí en PDF] y advierte de que contra este fallo se puede presentar un "recurso de casación por infracción procesal, o por interés casacional" ante el Tribunal Supremo. La sentencia, pues, no es aún firme. Talegón y su pareja confirmaron a este diario que la recurrirá.

La historia se remonta a 2015. Al 17 de abril de 2015, apenas a un mes de las elecciones municipales y autonómicas tras las que el socialista García Salinas consiguió el bastón de mando. Entonces, en la asamblea local del PSOE en Cabanillas del Campo (10.000 habitantes) en la que se aprobaba la candidatura al ayuntamiento, Talegón se dirigió al entonces aspirante a la alcaldía y líder del partido en el pueblo, llamándole "chorizo", por lo que el juzgado de primera instancia y ahora la Audiencia Provincial entienden que la exdirigente socialista vulneró su derecho al honor, por lo que ha de pagar 1.500 euros.

Talegón es condenada a pagar 1.500 euros como indemnización y a asumir las costas procesales. Su pareja deberá abonar otros 3.000 euros

Además, su pareja, Juan Carlos Sánchez, vertió acusaciones contra García Salinas en una asamblea vecinal el 31 de mayo de 2015 —tras los comicios, pero antes de la constitución de los ayuntamientos—, manifestando que no era "de recibo tener un alcalde que atropellaba a un niño en un paso de cebra y que no se bajaba del coche ni siquiera a prestar auxilio", y lo reiteró después en la red social Facebook, en el perfil público de Vecinos por Cabanillas, una plataforma que obtuvo dos ediles decisivos para la investidura de Salinas, junto al concejal de IU. Sánchez fue condenado en primera instancia, y ahora por la Audiencia, a indemnizar al regidor de la localidad castellanomanchega con 3.000 euros.

"Acreditados" los insultos

Talegón, cuando el juzgado número 6 de Guadalajara emitió sentencia el pasado junio, decidió presentar recurso de apelación por varios motivos. Primero, porque decía que había llamado a García Salinas "caradura y jeta", pero no "chorizo", como decía la sentencia, y lo había hecho de forma "aislada y sin contenido ofensivo, en el ejercicio de su derecho de libertad de expresión, en el seno de un debate político y como crítica política", al haberse presentado como candidato a la alcaldía estando imputado por haber cometido presuntamente un delito de injurias y calumnias contra el entonces regidor de la localidad, Jaime Celada, del PP. Una causa de la que posteriormente fue absuelto. Sánchez recurrió también porque sus acusaciones habían sido lanzadas en "un contexto de contienda política", para evitar que García Salinas fuera elegido candidato. La Fiscalía se posicionó del lado del hoy regidor y en contra, por tanto, de Talegón y de su pareja.

La exmilitante del PSOE aseguró que había llamado al hoy regidor "caradura y jeta", y sin intención ofensiva, pero la Audiencia no acepta su argumento

La sección primera de la Audiencia de Guadalajara no da la razón a la que fuera secretaria general de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas (IUSY, por sus siglas en inglés). Para empezar, los magistrados subrayan que no hay en la sentencia recurrida "un error en la valoración de la prueba" y tiene por "acreditado" por las declaraciones de los testigos que Talegón sí llamó públicamente "chorizo", en aquella asamblea local del PSOE del 17 de abril de 2015, a García Salinas, tras terminarse el recuento de los votos recibidos por las dos candidaturas, la promocionada por este y la de Ramón Arizala, al que ella apoyaba.

"Oída la grabación del acto del juicio", dicen los jueces, se aprecia cómo tres testigos manifestaron "con claridad" que escucharon a Talegón llamar "chorizo" a Salinas, mientras que Arizala aseguró "no que no se dijera, sino que no recordaba haber oído decir tal expresión ni tampoco la expresión que la demandada reconoce haber dicho". Así que el hecho de que este no oyera decir ese término "no significa que no lo dijera". De modo que las palabras de Arizala "no pueden desvirtuar el resto de las testificales", sin que haya "motivos" para "dudar de la veracidad de tales afirmaciones", dice la sentencia. En todo caso, añade, si ella quería probar que no utilizó esa expresión, tenía que haber aportado la grabación sonora.

"Inequívoco contenido ofensivo"

Además, la sala comparte el criterio de la sentencia de primera instancia en cuanto que llamar "chorizo" a García Salinas sí es "ilícito" porque supone "una intromisión en el ámbito de su honor". La expresión está "dotada de un inequívoco contenido ofensivo para la persona a la que se dirige, con independencia del sector social que la perciba o capte". Así que, "aunque no la pusiera en relación con ninguna actuación concreta" del hoy alcalde, "dirigió un insulto a la vida privada del mismo, susceptible de producir un desmerecimiento de su consideración a nivel personal". La descalificación, sigue el fallo, "era ajena al entorno de confrontación que se había producido" entre los dos candidatos y "excedía la crítica política", pues le endosó una actitud delictiva "que no tenía ninguna relación con lo debatido".

"Es una acusación difamatoria, excluida del amparo de la libertad de expresión y considerada una intromisión ilegal en el derecho al honor", dice

Por añadidura, esa expresión era "completamente innecesaria" para mostrar esa crítica, y no aportaba nada a la formación de la opinión de los demás miembros del PSOE, por lo que constituía una "manifestación de menosprecio" personal al dirigente. Una "desacreditación" mediante la atribución de una conducta "ilegal" o cuando menos "irregular", porque infunde la sospecha de un ánimo de "enriquecimiento propio en perjuicio de la sociedad a la que, si fuese elegido alcalde, iba a servir". "Estamos pues ante una acusación difamatoria y carente de fundamento, excluida del amparo de la libertad de expresión y considerada una intromisión ilegal en el derecho al honor", subraya la resolución de la Audiencia. Es "irrelevante", agrega, que la demandada alegue que no quería ofenderle, pues ese ánimo ha de "deducirse del conjunto de las circunstancias concurrentes en el acto de realizarse y del carácter de las propias expresiones", pues estas pueden por sí mismas desprender un contenido difamatorio, "como es el caso".

José García Salinas (izquierda), alcalde socialista de Cabanillas del Campo, recibe el Premio María Moliner de Animación a la Lectura, el pasado 8 de febrero de 2017. (EFE)
José García Salinas (izquierda), alcalde socialista de Cabanillas del Campo, recibe el Premio María Moliner de Animación a la Lectura, el pasado 8 de febrero de 2017. (EFE)

Tampoco les vale a los jueces el argumento de Sánchez de que sus palabras —que no era "de recibo tener un alcalde que atropellaba a un niño en un paso de cebra y que no se bajaba del coche ni siquiera a prestar auxilio"— fueron pronunciadas en el contexto de la refriega política y para evitar que fuera elegido candidato y primer edil. Los magistrados estiman que esas declaraciones, por sí mismas y consideradas en su contexto, "encierran una total descalificación personal del demandante, pues denotan negligencia, insolidaridad o desprotección a personas vulnerables, y deben considerarse expresiones ofensivas, con un contenido claramente difamatorio, que resultaban innecesarias para expresar la opinión o valoración de un candidato a un cargo público".

Los magistrados señalan que también la pareja de Talegón "dañó gravemente la reputación" de Salinas al descalificarle con expresiones "denigrantes"

Sánchez realizó en consecuencia unos comentarios "que implicaban un juicio de valor, en un acto público y en un foro abierto en una página web, con los que dañó gravemente la reputación" de Salinas "en un espacio en el que era conocido" y sin que pueda argüirse que se produjeron en el fragor de la discusión. Eran expresiones "denigrantes", valoran los jueces.

Por todas esas razones, la Audiencia Provincial decide desestimar el recurso de apelación de Talegón y Sánchez, que "conlleva la imposición" de las costas procesales. En su cuenta de Twitter, la exmilitante socialista insistía en que "jamás" llamó "chorizo a este hombre". "Pero tengan cuidado con lo que dicen en una asamblea, o mas bien con lo que digan que dicen. Sin más pruebas que tres colegas. Sin acta ni vídeo (que podrían haber aportado como prueba y no hicieron)", escribió.

"Reconocimiento" a su familia

Como ya informó este diario, hubo un momento en el que el abogado de la pareja intentó buscar un pacto con el primer edil. Así al menos lo asegura García Salinas, en conversación con El Confidencial: "Antes del juicio anterior [el de primera instancia], el letrado que les representa me ofreció a mí directamente llegar a un acuerdo: me ofrecía hasta 3.000 euros a cambio de que yo retirase la denuncia, porque presumía que iba a perder el juicio y que el caso se iba a archivar, ya que era un tema de libertad de expresión. Yo le dije que me bastaba con un euro si a cambio ellos reconocían el daño y se retractaban públicamente de sus acusaciones tan graves que hicieron. Se negaron, así que el proceso siguió adelante". Talegón negó rotundamente que hubiera sondeado cualquier tipo de acuerdo extrajudicial con el regidor y advertía de que lanzar esa sospecha era una "difamación". Sánchez también desmintió este martes todo intento de acercamiento al alcalde alcarreño. Lo mismo hizo el letrado de ambos, Jesús Manuel Martínez Caja.

El alcalde de Cabanillas se muestra "satisfecho" con la decisión y dice que cuando se confirme, pedirá a Sánchez que no la readmita en las filas del PSOE

"Si tal cosa hubiese ocurrido, nuestro abogado jamás se hubiese dirigido a él, sino a su letrada, como es natural —apuntaba Sánchez—, y por supuesto no tendría modo alguno de saber si dicha propuesta se hacía a instancia mía o de Beatriz. Celebro que no haya querido hacer partícipe de sus mentiras a su letrada, aunque ese sea precisamente el modo por el cual resulte sencillo deducir que miente y que por lo visto no tiene problema en hacerlo incluso ante los medios. Estas declaraciones, además de totalmente gratuitas, dado que no aportan nada a la cuestión jurídica, denotan el ánimo del alcalde por alcanzar una notoriedad a costa de Beatriz a la que por sus propios medios no podría aspirar".

Tras esta resolución de la Audiencia, García Salinas se muestra "plenamente satisfecho" y muestra su "confianza en la Justicia". También expresa su "reconocimiento" a su familia, que ha tenido que "soportar durante años dimes y diretes". "Y cuando se confirme la sentencia escribiré al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para pedirle que no permita que Talegón regrese como militante al PSOE. No es digna de formar parte de nuestras filas quien ha hecho todo los que los estatutos dicen que un militante no puede hacer y quien ha impedido por todos los medios que en su localidad haya un alcalde socialista", subraya a este periódico. El regidor duda no obstante de que finalmente la exdirigente recurra la sentencia ante el Supremo porque no puede "aducir indefensión ninguna ni vulneración del procedimiento".

Beatriz Talegón, en un plató de televisión.
Beatriz Talegón, en un plató de televisión.

Salinas (cuatro ediles) gobierna su municipio desde 2015, y lo hace en minoría con IU (un acta). Es apoyado desde fuera por los dos concejales de la agrupación de electores Vecinos por Cabanillas. La izquierda suma siete asientos en el pleno del Consistorio, por los seis que obtuvo el PP.

La pareja y el letrado de ambos niegan la versión del regidor, que asegura que buscaron un acuerdo extrajudicial a cambio de que retirase la denuncia

Talegón saltó a la arena pública en 2013, cuando lanzó una durísima reprimenda a los líderes socialistas en una cumbre en Cascais, Portugal. Entonces ella era secretaria general de la IUSY. En 2014, fue directora de campaña del candidato José Antonio Pérez Tapias en las primarias a la secretaría general que ganó Pedro Sánchez. Aunque entró en el comité federal, luego se marchó del PSOE por discrepancias con la línea de la dirección. Intentó encontrar su sitio en distintos proyectos políticos, aunque sin acabar de cuajar en ninguno. Hoy dirige la sección de Opinión de 'Diario 16', es columnista y tertuliana en varios medios. En la campaña de las catalanas, intervino en un acto de ERC en Barcelona para defender la candidatura de los de Oriol Junqueras.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios