El rey Juan Carlos y sus frases: del "¿Por qué no te callas?" al "Lo siento, me he equivocado"
  1. España
80 cumpleaños

El rey Juan Carlos y sus frases: del "¿Por qué no te callas?" al "Lo siento, me he equivocado"

El monarca emérito tiene a sus espaldas 39 años de reinado y multitud de frases célebres que se recordarán el resto de los días

placeholder Foto: Aquella vez que el rey Juan Carlos le gritó el famoso "¿Por qué no te callas?" al fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez | Foto: EFE
Aquella vez que el rey Juan Carlos le gritó el famoso "¿Por qué no te callas?" al fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez | Foto: EFE

Han sido casi 40 años de reinado que han dado para mucho. El rey Juan Carlos, retirado ya como monarca pero todavía con el título de rey emérito, cumple este 5 de enero 80 años. Este día el Palacio de la Zarzuela se viste (aún más) de gala para celebrar, en una fiesta privada a la que acudirán medio centenar de personas, los 80 años de un hombre que tiene tras de sí media vida como rey de España y, como es lógico, multitud de anécdotas e historias.

[Así celebra su 80.º cumpleaños]

Y entre esas muchas historias se encuentran algunas de sus frases más recordadas, desde las que marcaron momentos de la historia de España hasta otras que se han quedado en la memoria de todos por las risas que provocó, o alguna que a algunos inspiró cierta ternura y a otros, rechazo hacia la Monarquía. En El Confidencial hacemos un recopilatorio de diez de sus declaraciones más famosas:

Mantener el orden constitucional

Uno de los momentos clave de la historia reciente de España fue el intento de golpe de Estado que tuvo lugar el 23 de febrero de 1981, cuando el general Antonio Tejero se levantó en armas y gritó aquel "¡Quito todo el mundo!". Tras ese momento, el rey pronunció uno de sus discursos más importantes, en el que anunciaba todas las medidas necesarias por la vía civil para "mantener el orden constitucional", y por la vía militar, siempre y cuando éstas fueran aprobadas por la Junta de Jefes del Estado Mayor.

En pleno proceso hacia la democracia, el monarca pronunció su discurso: "La corona, símbolo de permanencia y unidad de la patria, no puede tolerar en forma alguna acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático que la Cosntitución votada por el pubelo español determinó en su día a través del referéndum".

Repulsa e indignación: 11-M

El 11 de marzo de 2004 España sufría un duro golpe: el atentado más mortífero de su historia, con cerca de 200 muertos y más de 2.000 heridos. Después del duro golpe, el monarca se dirigía a todos los españoles desde el palacio de la Zarzuela para subrayar que un día como ese la "barbarie terrorista" había sumido al país en "el más profundo dolor, repulsa e indignación". Durante su intervención, trasladó a los españoles la solidaridad y el afecto de toda la Familia Real.

"Vuestro Rey sufre con todos vosotros, comparte vuestra indignación, y confía en la fortaleza y eficacia del Estado de Derecho para que tan viles y cobardes asesinos caigan en manos de la Justicia, y cumplan en prisión todas las penas que los Tribunales les impongan. Habrán de dar cuenta de sus crímenes, de forma irremisible".

¿Por qué no te callas?

En 2007, durante la clausura de la Cumbre Iberoamericana que se desarrollaba en Santiago de Chile y la que acudieron tanto el monarca como el entonces presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, éste se dirigió al fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez recordándole el principio esencial del respeto con respecto a las palabras que el presidente bolivariano había pronunciado hacia el expresidente 'popular', José María Aznar.

"Se puede estar en las antípodas de una posición ideológica —no seré yo el que esté cerca de las ideas de Aznar— pero el expresidente fue elegido por los españoles, y exijo... exijo... un momentín, exijo ese respeto", decía Rodríguez Zapatero. Y entre sus palabras se colaba Chávez, diciendo continuamente: "Dígale a él, dígale lo mismo, que respete la dignidad de nuestro pueblo, porque él anda irrespetando a nuestro pueblo". El monarca, cansado de las interrupciones de Chávez, comienza a echar la cabeza hacia adelante, hasta que finalmente se incorpora y señalándole le dirige aquel famoso: "¿Por qué no te callas?"

Todos somos iguales ante la ley

En su tradicional mensaje navideño de 2011,además de la crisis económica, abordó la "desconfianza que parece estar extendiéndose en algunos sectores de la opinión pública respecto a la credibilidad y prestigio de algunas de las instituciones" españolas, en clara referencia a la situación en la que se vio envuelto el marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, que si bien en la actualidad no está en la cárcel, será en los próximos meses cuando la Justicia decida si entra o no en prisión.

"Todos, sobre todo las personas con responsabilidades públicas, tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar. Cuando se producen conductas irregulares que no se ajustan a la legalidad o a la ética, es natural que la sociedad reaccione. Afortunadamente vivimos en un Estado de Derecho, y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley. La justicia es igual para todos. No debemos, sin embargo, generalizar los comportamientos individuales, so pena de cometer una gran injusticia con la inmensa mayoría de servidores públicos, y también de empresarios o trabajadores del sector privado, que desarrollan su labor de forma ejemplar y honesta", dijo el monarca.

¡Déjame terminar!

En la Familia Real no fue la primera vez que se dijeron estas palabras. En 2003, cuando la reina Letizia todavía era solo la pareja del príncipe heredero, le lanzó esta frase al que posteriormente se convertiría en su marido y la llevaría a convertirse en reina de España, al anunciar su pedida de mano. En marzo 2012, durante la entrega de becas de la Fundación La Caixa, el monarca dirigía unas palabras a los becados, animándolos a no rendirse y a trabajar "para bien vuestro para el de España". "Seguimos teniendo una juventud que...", dijo, y entonces le interrumpió la reina Sofía, para avisarle de que iban a dar paso a la música. Él, con la naturalidad que le ha convertido en el monarca campechano por excelencia, respondía: "Ya lo sé, pero déjame hablar un momento".

Entre aplausos de los asistentes y con la sonrisa puesta en la boca, el rey concluyó: "Se ve que ella prefiere la música y yo prefiero hablar un momento".

Lo siento, me he equivocado

Pero la más sonada es la que pronunció un mes después de aquel acto, cuando salía de una clínica en la que tuvo que ser sometido a una operación tras fracturarse la cadera a consecuencia de una caída en Botsuana, donde se encontraba en una cacería de elefantes. El viaje fue duramente criticado, ya que tuvo lugar en un momento en el que España se encontraba con la prima de riesgo disparada —por encima de los 400 puntos— y la bolsa disparada, un nuevo récord en las cifras del paro y en medio de los recortes del Gobierno a la sanidad y la educación.

Al salir de la clínica, dio las gracias al equipo médico que lo trató y acto seguido se dirigió a los españoles: "Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir. Y gracias por vuestro interés estos días y por estar aquí tanto tiempo". Fueron cortas sus declaraciones, pero resonaron durante mucho tiempo.

Familia Real Española Frases célebres Rey Don Juan Carlos Noticias de Venezuela Vídeo
El redactor recomienda