LA 'ESPARTANA' DE LOS CÍRCULOS

Gema Gil: de piquete en Coca-Cola y portada de 'Interviú' a dirigente de Podemos

La persona más votada para representar a los círculos en la dirección autonómica de Podemos ha sido Gemma María Gil, cara visible del colectivo de trabajadores "Coca-Cola en lucha"

Foto: Gema María Gil (izq.) junto a otras 'espartanas' y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante una manifestación promovida por trabajadores despedidos por Coca-Cola. (EFE)
Gema María Gil (izq.) junto a otras 'espartanas' y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante una manifestación promovida por trabajadores despedidos por Coca-Cola. (EFE)

Los círculos de Podemos ya tienen a su propia espartana. Gema María Gil Mira (1976, Elda) es una de las caras visibles del colectivo denominado 'Espartanas de Coca-Cola en lucha' y desde el pasado 23 de diciembre forma parte de la dirección autonómica de Podemos Madrid, tras ser elegida como representante de los círculos. Con 1.372 votos ha sido la candidata con más apoyos recibidos para representar a las bases del partido en los órganos del partido que dirige en Madrid Ramón Espinar.

Militante de la formación y sindicalista de nuevo cuño, desde una perspectiva de autoorganización como la llevada a cabo por los trabajadores que sufrieron un ERE en la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada, Gil Mira da ahora el salto a los órganos de decisión con el objetivo de "aunar y buscar esa unidad que nos lleve al mejor entendimiento y funcionamiento de nuestros círculos", como se comprometía en su carta de presentación para las primarias. Y es que, según añadía, "la fuerza de quien lidera cualquier proyecto dimana de sus colaboradores. Sin ellos no es nada".

Gema Gil, en la portada de Interviú.
Gema Gil, en la portada de Interviú.

Desde que Coca-Cola anunció a finales de 2014 el cierre de la fábrica donde trabajaba su marido, aparejado al despido de todos los empleados, Gil Mira centró su vida es ser una espartana. Encierro en la fábrica, manifestaciones y acciones de boicot a la multinacional se convirtieron en su día a día. Muy activa en las redes sociales, que utiliza a modo de denuncia y para difundir campañas en defensa de los trabajadores, la nueva dirigente de Podemos en Madrid ha hecho de todo para difundir el conflicto del colectivo Coca-Cola en lucha.

La más llamativa, posar semidesnuda, junto a otras compañeras espartanas, en la portada de la revista 'Interviú': "¿Qué es enseñar un pecho cuando nos están robando nuestros derechos? Hemos pasado tanto en estos tres años que haría lo que fuese para que se nos escuchara", argumentaba sobre su posado en la entrevista que le realizaba la revista.

"¿Qué es enseñar un pecho cuando nos están robando derechos? Hemos pasado tanto que haría lo que fuese para que se nos escuchara"


Como miembro de las espartanas, cuyas acciones fueron respaldadas desde el primer momento por Podemos, tuvo contacto con varios dirigentes del partido. Principalmente con el diputado y secretario de relaciones con la sociedad civil, Rafa Mayoral, y la portavoz Irene Montero, además de Pablo Iglesias, quien las acompañó en alguna de sus protestas. Su colectivo fue uno de los invitados a la última asamblea de Podemos, Vistalegre II, donde incluso concurrió en la lista del secretario general, ocupando un simbólico puesto (58 de 62), y estuvo arropada la mayor parte del tiempo por Irene Montero.

Durante su intervención sobre el escenario, se presentó como "madre, compañera de trabajadores de Coca-Cola en lucha y espartana de Coca-Cola en lucha". Acto seguido reivindicó su lucha por los derechos laborales, "que todos tenemos que tener", y pidió el voto para Iglesias con el deseo de seguir "defendiendo el pan de nuestros hijos" con el equipo de dirección que finalmente resultó ganador. "Tengo la suerte de conocer a muchos de ellos personalmente, y siento un inmenso honor de poder estar aquí sentada con ellos", concluyó antes de exigir "pan, techo, trabajo y dignidad".

Su interés por la política surge a partir del 15-M, explica, " cuando me doy cuenta de que existe una mayoría social a quienes nos afectan los mismos problemas y que hay gente dispuesta a ponerles solución, pero mi participación activa no surge hasta que se produce el ERE de Coca-Cola". Por toda su experiencia de vida, relataba a modo de credenciales podemistas, "conozco bien lo que son los abusos laborales y llevo años defendiendo a la clase trabajadora en las calles".

Su estreno en los órganos de dirección coincidió con la reestructuración interna que realizó el secretario general


Para sus compañeros en el consejo ciudadano de Podemos Madrid también dejó escrito un mensaje a modo de advertencia: "Soy leal, firme, tozuda y creo en lo que hago. Lucho sin tregua por lo que creo y, como espartana, no existe en mi lenguaje rendirse y menos aún venderme para que alguien acepte mi propuesta". Su estreno en los órganos de dirección coincidió con la reestructuración de cargos que realizó el secretrario general, que también afectó al grupo parlamentario, integrando a los errejonistas y restando poder al sector anticapitalista. Una decisión criticada por estos últimos al considerarla "contradictoria con el mandato de los inscritos e inscritas de Podemos Comunidad de Madrid explicitado en la Asamblea Ciudadana Autonómica de hace año y medio y en la reciente asamblea municipal de la ciudad de Madrid para configurar la unidad desde la pluralidad".

Comercial y madre de dos niños, ha prometido llevar su lucha hasta el final, "a Estrasburgo si es necesario", según adelantaban en la mencionada entrevista con la revista 'Interviú' porque "la Justicia nos ha dado la razón y Coca-Cola tiene que cumplir". Con un argumentario propio de la política institucional, remarcaba que "no es una cuestión de dinero, es por dignidad y por el futuro; nadie debe permitir este trato de multinacionales con tantos beneficios" y reconocía su orgullo por "haber creado ejemplo en una clase trabajadora dormida".

Ya por entonces explicaba su decisión de dar el paso a la política de partidos, ocupando un puesto simbólico en la lista que Iglesias lideró para revalidar la secretaría general en Vistalegre II, porque se sentía representada por Podemos y pretendía ayudar al resto de trabajadores con su experiencia de lucha. "No miro siglas, miro personas", confesaba, al tiempo que decía identificarse "completamente" con Pablo Iglesias, además de que "cuando lo he necesitado, ha estado siempre ahí". Ahora, Gema Gil también está ahí, a pocos meses de que comience a fraguarse la campaña y las listas electorales para los comicios municipales y autonómicos de 2019.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios