El cuñado de Rato salda la acusación de delito fiscal con el pago de 250.000 €
  1. España
acuerdo con la fiscalía

El cuñado de Rato salda la acusación de delito fiscal con el pago de 250.000 €

La Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado el archivo de la causa relativa a la contratación en Bankia de Santiago Alarcó, excuñado de Rodrigo Rato

Foto: Santiago Alarcó, excuñado de Rodrigo Rato.
Santiago Alarcó, excuñado de Rodrigo Rato.

El excuñado de Rodrigo Rato, Santiago Alarcó, ha logrado esquivar dos de las acusaciones por delito fiscal que se mantenían en su contra en los juzgados de Madrid. Tras alcanzar un acuerdo con la Fiscalía y abonar 250.000 euros, el hermano de la mujer del exdirector del FMI ha conseguido cerrar este capítulo en los tribunales. Se espera que la sentencia que avale la conformidad alcanzada con el Ministerio Público se dicte tras las navidades, confirman a El Confidencial fuentes conocedoras del caso.

El fiscal le acusaba de defraudar a la Agencia Tributaria en dos ejercicios distintos por ingresos laborales. En uno de los casos logró demostrar que fue lícito no declarar ingresos cuantificados en más de seis millones de euros pagados por el fondo de inversión inglés para el que trabajó en una de sus etapas en Reino Unido, Rubicon Fund Manager. Probó que no llegó a percibir esta cantidad de forma efectiva y que devolvió este ingreso al pagador. En el segundo, la conformidad resuelve la discrepancia entre ingresos y tributación con la devolución de un cuarto de millón a la Hacienda Pública.

Sus relaciones profesionales con el 'hedge fund' Rubicon ya trajeron cola en el pasado. En el año 2012 fue juzgado en Londres por tratar de hacerse con el control de la empresa y llevarse a los clientes a otro fondo creado junto a un socio, con una reclamación de 105 millones de libras (131 millones de euros). Finalmente, Alarcó reconoció su culpa y llegó un acuerdo económico para solventar la cuestión. Algo similar a lo sucedido ahora.

Foto: Un excuñado de Rato, juzgado en Londres por hundir un 'hedge fund'

En aquel entonces, hace ahora cinco años, el procedimiento en Inglaterra desveló la estrategia del excuñado de Rato para dominar aquella empresa aprovechando la ausencia del fundador, que había sufrido una grave caída de un caballo que le incapacitó para seguir al frente. Alarcó y su socio, Timothy Attias, que trabajaban para Brewer, tomaron el mando de forma interina pero el propietario se recuperó de sus heridas. En 2011 abandonaron Rubicon y crearon su propio fondo, llamado SATA Asset Management, que replicaba la gestión del original. Rubicon no dejó de darle problemas, como demuestra el nuevo acuerdo alcanzado ahora con la Fiscalía de Madrid.

Alarcó ha ido solventando varias de las investigaciones judiciales en distintas piezas relacionadas con el caso Rato, del que se ocupa el juez de Instrucción 31 de Madrid, Antonio Serrano Arnal. La Audiencia Provincial confirmó recientemente el archivo de la causa relativa a su contratación en Bankia al entender que prestó servicios de asesoría "muy reales y muy cualificados".

Desestimó hace unos meses el recurso interpuesto por el Ministerio Fiscal, al que se adhirieron la Abogacía del Estado y la entidad bancaria, en esta parte del sumario sobre el patrimonio del exvicepresidente económico del Gobierno. Pesó en la decisión la falta de pruebas de que prestara servicios "ineficientes, contraproducentes y perjudiciales para la entidad" como defendía la Fiscalía.

Según los indicios que obran en la causa, Alarcó vio incrementados sus honorarios de 12.000 euros el primer año a 240.000 el segundo y a 480.000 el tercer año, aunque no llegó a percibirlos al finalizar antes su contrato con la entidad bancaria. Clave fue la declaración prestada durante la instrucción de la causa por el testigo Carlos Stilianopoulos -ex alto directivo de la entidad-, que manifestó que tanto él mismo como Alarcó, acusado de un delito de administración desleal, eran las únicas personas con conocimientos suficientes sobre riesgo de mercado en el Comité de Activos y Pasivos de Bankia.

El palacete y Kradonara

Se mantiene aún viva otra pieza en la que se investiga la relación entre Alarcó y las sociedades de Rato Vivaway y Kradonara. Los indicios apuntan en este caso que el excuñado del expresidente del FMI fue el propietario original de la primera de las dos empresas y que, pese a que se la vendió a su familiar, se mantuvo como apoderado.

Foto: Santiago Alarcó, excuñado de Rodrigo Rato.

También pervive otra pieza en la que se indaga en el beneficio obtenido por la venta del Palacete de Vegas de Matute, en Segovia. Una sociedad de la que era apoderado compró la finca muy barata a Bankia y obtuvo más de 200.000 euros de beneficio al venderla. La operación se produjo en diciembre de 2012, solo unos meses después de que el excuñado de Rato cesara en la entidad bancaria. Antes de la oferta ganadora, la de la empresa Lacarfin vinculada a Alarcó por 300.000 euros, hubo un ofrecimiento de otra empresa por 800.000 euros que fue retirado.

En 2010 la finca había sido tasada en 2 millones de euros, valor que cayó hasta los 286.654 euros en una tasación posterior realizada en 2012, días antes de realizarse la venta a Lacarfin que fue aprobada por el Comité de Dirección de Bankia Habitat. En enero de 2014 el Palacete de Vegas de Matute se vendió a terceras personas por 535.000 euros.

Rodrigo Rato Jueces
El redactor recomienda