nadie cuestiona por ahora su liderazgo

El PP exige a Rajoy cambios gruesos en el Gobierno y en el partido del PP por el 21-D

La vieja estrategia diseñada por Pedro Arriola y comprada sin regateo por Mariano Rajoy ("Te podrán poner a parir pero al final no tienen más remedio que votarte") estalló por los aires el 21-D

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Nunca han sonado como hasta ahora las sirenas internas anunciando peligro, y no solo en el cuartel general de Génova 13, cuyo último funeral ha sido perfectamente descriptible. También en toda la vasta organización partidaria que se extiende en España desde Finisterre al Cabo de Gata y, naturalmente, en los más de 120 países donde el PP cuenta con oficinas propias.

La vieja estrategia diseñada por Pedro Arriola y comprada sin regateo por Mariano Rajoy (“Te podrán poner a parir pero al final no tienen más remedio que votarte”) estalló por los aires el pasado 21-D. Ahora el centro y la derecha tienen otra opción al margen del PP, algo que no ocurría en España desde hace un cuarto de siglo. La invocación al miedo bajo la máxima de “que viene el coletas” parece que también ha caducado.

La situación en 'modo pánico' que se puede describir con caracteres muy nítidos en las plantas nobles del Partido Popular también se ha trasladado a la periferia, donde algunos de sus 'barones' ven peligrar no solo sus futuras carreras como dirigentes nacionales sino también sus posiciones de privilegio político en futuros comicios.

“El detonante a una situación realmente grave para el PP han sido las elecciones catalanas, pero la situación se viene gestando desde hace tiempo”, subraya una persona muy cercana al jefe del Ejecutivo. ”Poco a poco, casi imperceptiblemente, entre el desprecio de no pocos ministros y altos dirigentes populares, Albert Rivera se ha ido abriendo camino entre nuestros votantes y ha sabido aprovechar la gran crisis de Cataluña​ para asentarse sólidamente allí y amenazar el monocultivo del PP en el resto de España”, opina otra fuente de alto nivel en el actual partido del Gobierno.

Pero nadie se atreve a plantar cara al comandante en jefe. Durante la reunión del Comité Ejecutivo del pasado día 22, tras su intervención, Mariano Rajoy preguntó si “alguien deseaba intervenir”. Lo hizo por tres veces. Se hizo el silencio más pavoroso. Si bien es cierto que el pavor a opinar libremente contra la dirección se está evaporando porque “al paso que vamos habrá que temer poco”.

Hasta el momento las únicas críticas veladas a la estrategia seguida en Cataluña han venido, precisamente, desde María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa y a la vez primera ejecutiva del PP a título de secretaria general. Algo incomprensible para muchos de no saber que intenta cargar las culpas a su eterna y cordial enemiga interna Soraya Sáenz de Santamaría. "Se podían haber hecho las cosas de otra forma", sentenció.

Rajoy, muévete

Lo curioso del asunto es que nadie cuestiona, por ahora, el liderazgo del presidente Rajoy. Entre otras cosas, porque no hay nadie capaz de hacerlo y porque ya se vio cómo acaban los órdagos al gallego cuando aquella crisis de 2008 y posteriores.

Lo que le están pidiendo a gritos “encorsetados y en sordina” es que se mueva. ¡Agita la coctelera, Mariano, hay gente muy valiosa a la que todavía no se le ha dado la oportunidad de despojarse del chándal!

“La gran ventaja de Mariano es que tiene tres años de Gobierno por delante, siempre y cuando no le traicionen (que podría ser) los apoyos que le retuvieron en Moncloa”, señala otra fuente muy cercana al presidente. Se recuerda que es un superviviente nato, como ha demostrado en tantas ocasiones cuando parecía que no podía salvarse de la guadaña de la parca. Y se salvó. ”Ha resucitado como mínimo en tres ocasiones, cuando todo parecía completamente perdido para él”.

En tres años las cosas pueden variar sustancialmente y, a día de hoy, aunque con merma de apoyos, el PP continúa siendo la fuerza política más importante en el conjunto de España. ¿Qué se le pide? No que se vaya de inmediato, pero sí que se produzcan cambios sustanciales en el Ejecutivo y en el partido. En el Gobierno, poner coto a la división entre 'sorayos' y 'cospedales' e introducir nombres de valía política mandando al INEM a los ministros más quemados, con Cristóbal Montoro a la cabeza. “Este se ha propuesto dejar la caja llena a costa de lo que sea –persiguiendo con saña a las clases medias, que son nuestro electorado- para que luego venga la izquierda a malgastarlo en dos días y con nosotros en la insignificancia política y en la oposición”. Pero no es el único. Nombres como el de Dastis, cuyo papelón internacional en la crisis catalana es calificado internamente de “desastre sin paliativos” o del ministro portavoz que “solo portavocea sin mojarse, tratando de salvar exclusivamente su culo, cuyo mensaje no cuaja entre la opinión pública, precisamente por ser tan 'light' y no querer ofender a nadie cuando a nosotros nos fríen todos los días y a todas las horas”, apuntan fuentes de Génova 13.

Segundos niveles, olvidados

En este contexto, no son pocas las voces que recuerdan el hecho de que los 'segundos niveles' con gente técnica y políticamente muy valiosa están “olvidados”. Ese banquillo no se mueve desde hace años. Y esos 'capitanes' empiezan a hartarse; básicamente acarician la idea de abandonar la política porque tienen 'oficios', negocios y carrera profesional por delante.

Los 'segundos niveles' con gente técnica y políticamente muy valiosa están "olvidados"

Resumiendo: muchos dirigentes populares creen que ha llegado el momento de que Mariano Rajoy –que también ha perdido al director del Gabinete de Presidencia, Jorge Moragas- liquide a las dos mujeres que han sido decisivas en el poder popular de los últimos años. Y olvidar el reparto del propio poder entre esas tendencias que más que ideológicas son de mera ambición política.

Comunicación y Rivera

Es la política de comunicación otro de los temas más discutidos y cuestionados en el seno del PP. “Si hasta 'ABC' se ha puesto descaradamente a favor de Ciudadanos, con un director tan cercano personalmente a Mariano, ya me dirán qué podemos hacer al respecto”, se masculla en el partido.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (Reuters)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (Reuters)

La opinión general interna es que en este aspecto Albert Rivera gana por goleada. Se ha hecho con una escuadra de opinadores naranjas que están presentes en todos los programas de televisión y disponen de columnas en los rotativos de centro-derecha y centro-izquierda. A su favor, que no se le puede juzgar porque no ha gestionado nada y se puede permitir ciertos lujos al respecto. Hasta Aznar está jugando descaradamente a su favor, le lleva a todos los foros y presiona a personas de su confianza (Cayetana Álvarez de Toledo, principalmente, aunque no solo) para que lo sostengan”.

El mapa comunicativo popular se le antoja desolador a una gran mayoría de dirigentes PP. “Nos asan en nuestras propias cocinas” en aras a un prurito malentendido y a “nuestro propio complejo para estirar las manos”. ¿A quién apuntan? Otra vez directamente a Soraya.

El futuro

Definitivamente, el temor al futuro es la tónica general en el Partido Popular, hasta ahora una de las formaciones políticas más formidables de toda Europa con sus 800.000 militantes e implantación en todo el mundo.

Nadie, por ahora, cuestiona a Rajoy entre los que pueden hacerlo. Pero sí le exigen cambios radicales como única oportunidad para salvar el partido

Cataluña sería el síntoma, no la enfermedad en sí, porque el PP en aquellas latitudes nunca dejó de ser marginal. Nadie, por ahora, cuestiona a Rajoy entre los que pueden hacerlo. Pero sí le exigen cambios radicales -que irían contra su propia esencia- como única oportunidad para salvar el partido y los cada vez más escasos muebles que restan en el almacén. “Políticos en lugar de burócratas”, subrayan. Entre los nombres que se citan a recuperar están los de Alfonso Alonso y Esteban González Pons, entre otros.

De los nombres apuntados como recambio (Núñez Feijóo y Cifuentes), aunque existen algunas dudas, fundamentalmente por los equipos y las afinidades, no hay muchos más candidatos a día de hoy. El presidente gallego cuenta con bastantes partidarios en el entramado central y el resto de los 'barones' populares. La presidenta madrileña –buena imagen pública lejos de la antigualla y la 'derechona'- depende de los resultados que obtenga próximamente en la Comunidad de Madrid, pese a estar rodeada de determinados ribetes de épocas de antaño. No hay más mirlos blancos a la vista. “Queremos que Rajoy recupere a los mejores. No hay otra solución”. Para el recambio en la cúspide tiene que bajar todavía mucha agua bajo los puentes. Esa asignatura, históricamente, en la derecha siempre ha sido un rumbo a lo desconocido.

El gran problema es que el tiempo no se detiene. Hay en poco más de un año otras elecciones decisivas en lontananza. Ya no cuela aquello de “PP o el caos”. Nada es para siempre. Salvo la muerte.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios