Espinar purga a los 'anticapis' y da poder a los errejonistas en el grupo parlamentario
  1. España
REESTRUCTURACIÓN EN PODEMOS MADRID

Espinar purga a los 'anticapis' y da poder a los errejonistas en el grupo parlamentario

La dirección de Podemos Madrid aprobará este sábado una reestructuración para cambiar los equilibrios internos de poder, que también afectará al grupo parlamentario en la Asamblea

placeholder Foto: El portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, durante su intervención en una sesión de control al Gobierno. (EFE)
El portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, durante su intervención en una sesión de control al Gobierno. (EFE)

Ramón Espinar, secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, propondrá este sábado durante la reunión de la dirección autonómica del partido, donde cuenta con mayoría, una reestructuración para cambiar los equilibrios internos de poder que también afectará al grupo parlamentario en la Asamblea de Madrid. Los afines a Íñigo Errejón serán los principales beneficiados de los cambios, al hacerse con la presidencia del grupo parlamentario, mientras que el sector anticapitalista, al cual la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena ya puso en su punto de mira tras la última crisis del Gobierno municipal, perderá a uno de sus pesos pesados en la ejecutiva: el diputado Raúl Camargo, que ostentaba la secretaría Política, un puesto de responsabilidad clave que desaparecerá del nuevo organigrama. El sector liderado por Miguel Urbán conservará sin embargo los otros tres puestos con los que contaba en la ejecutiva, incluida la portavocía.

La presidencia del grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid será para Mónica García, afín a Íñigo Errejón, en sustitución de Marco Candela, del sector pablista. Una operación encaminada principalmente a facilitar tanto la estrategia de Errejón para su candidatura en las autonómicas de 2019 como para "integrar a todas las sensibilidades", según subrayan fuentes cercanas al secretario general autonómico. Errejón tendrá así un papel determinante a la hora de definir las líneas políticas y estratégicas de cara a las próximas elecciones, como había exigido directamente a Pablo Iglesias, aunque deberá pactar la composición de las listas.

A nivel orgánico, el pablismo mantendrá su mayoría en la dirección, reforzada tras la ampliación de la misma con representantes elegidos directamente desde los círculos. Sin embargo, es evidente su apuesta por recuperar la original unidad con el errejonismo y apoya sin ambajes al ex número dos en la batalla de las primarias que este deberá afrontar en la primavera del próximo año.

El sector liderado por Miguel Urbán conservará los otros tres puestos con los que contaba en la ejecutiva, incluida la portavocía


La existencia de contrapesos será la tónica en Podemos Madrid y la principal consecuencia del diseño de esta reestructuración orgánica. Así, en el grupo parlamentario, con presidencia errejonista, se mantiene en la portavocía a la anticapitalista Lorena Ruiz-Huerta. Esta última, asimismo, se incorporará con voz y voto al consejo autonómico, donde se pretenden ampliar las sillas para dar cabida como miembros invitados a otros diputados que están en la dirección del grupo, como la flamente presidenta del grupo Mónica García. De este modo, toda la dirección del grupo tendrá presencia en los órganos autonómicos, una vieja reivindicación del errejonismo, con mayoría de diputados en la Asamblea de Madrid, a la que se resistían otros sectores y que ya había generado intensos debates organizativos en el pasado.

El objetivo, nuevamente, pasa por "integrar a todo el mundo y comenzar a preparar la batalla contra Cifuentes", siempre con la cabeza puesta en las próximas elecciones autonómicas, buscando "mejorar la sintonía" entre dirección y grupo parlamentario, además de "compartir las líneas políticas". La portavocía de la ejecutiva se mantendrá en la diputada Isabel Serra, también anticapitalista, quien concurrió en las primarias para la secretaría general municipal de Podemos contra el ex Jemad Julio Rodríguez, de las que salió vencedor este último con el 68,7% de los votos.

placeholder El ex Jemad Julio Rodríguez. (EFE)
El ex Jemad Julio Rodríguez. (EFE)

Las responsabilidades de la secretaría Política, hasta ahora controlada por los anticapitalistas, y que desaparecerá del organigrama, se sustituirá por un equipo de argumentario, como ya ocurrió en la dirección estatal después de Vistalegre II. El responsable de argumentario todavía está por determinar, aunque será una persona afín al secretario general. El peso del sector anticapitalista, por tanto, se concreta en la portavocía del grupo y de la ejecutiva, así como en la secretaría de feminismos, que ostenta Paloma García.

Desde el sector anticapitalista han lamentado en privado esta reestructuración, y en el caso de algunas fuentes de su entorno se ha tildado irónicamente como "la tradicional purga navideña". Estas fuentes coinciden en asociar los cambios a la crisis en Ahora Madrid, que este sector ha protagonizado junto a IU al plantar cara a la alcaldesa Manuela Carmena por asumir los recortes presupuestarios impuestos por el Ministerio de Economía que dirige el popular Cristóbal Montoro. Su oposición interna en el Ayuntamiento de Madrid, de hecho, ya había recibido las críticas del nuevo secretario general municipal, así como de la alcaldesa, a quienes reclamaron lealtad a las decisiones del equipo de Gobierno y hasta se les llegó a reclamar que diesen "un paso a un lado" para garantizar la continuidad de Carmena.

Noticias de Podemos Unidas Podemos Ramón Espinar Íñigo Errejón Pablo Iglesias Manuela Carmena
El redactor recomienda