Elecciones Cataluña 2017: Rajoy convoca al PP para medir sus apoyos y aislar al Gobierno del posible fiasco. Noticias de España
El Ejecutivo intentará reactivarse después del 21-D

Rajoy convoca al PP para medir sus apoyos y aislar al Gobierno del posible fiasco

El presidente del PP despachará el debate sobre las consecuencias del 21-D ante el comité ejecutivo, donde se sientan también los barones, a las 12 horas de conocerse los resultados

Foto: Cena de navidad del PP de Madrid. (EFE)
Cena de navidad del PP de Madrid. (EFE)

Mariano Rajoy ha convocado a la dirección de su partido para el día siguiente a las elecciones autonómicas catalanas. Apenas 12 horas después de que se conozcan los resultados de los comicios, mientras resuenan los ecos del sorteo de la lotería y nada más levantar la reunión del Consejo de Ministros, el presidente del PP despachará en el comité ejecutivo (órgano directivo que incluye a los barones) las consecuencias del veredicto de las urnas, tanto para el Ejecutivo como para el futuro del PP catalán.

Ante lo que pueda ocurrir el 21-D, Rajoy quiere preservar la estabilidad de su Gobierno, medir el grado de apoyo interno y atajar posibles críticas a su gestión. Luego llegará un largo fin de semana, de arranque de las vacaciones de Navidad, aunque el presidente 'reaparecerá' después en La Moncloa, el día 29, para hacer balance del año.

Cuidadoso con los trámites y las formas, el jefe del Ejecutivo adelantará este viernes una hora la reunión del gabinete y se irá después a la sede de Génova para dar explicaciones a la dirección de su partido a partir de las 12 del mediodía.

En la última reunión del comité ejecutivo, celebrada el pasado 30 de octubre, Mariano Rajoy se presentó con la aplicación del artículo 155 de la Constitución recién aprobada en el Senado. Todos los miembros de la dirección, con los presidentes autonómicos en cabeza, como Alberto Núñez Feijóo y Cristina Cifuentes, le recibieron en pie y entre aplausos por la decisión que había tomado. Los más fieles alabaron su operación de "hombre de Estado" y hablaron de nueva "jugada maestra" del jefe.

Ocho semanas después, Rajoy, los ministros y los principales dirigentes del PP presumen de haber devuelto "la normalidad" legal e institucional a la Generalitat y hasta la tranquilidad a la sociedad catalana. Pero los datos de las encuestas han sembrado el pánico al fiasco en las filas de los populares. No está claro que los independentistas vayan a perder la hegemonía parlamentaria y los pronósticos son los peores para la candidatura de Xavier García Albiol.

Ante la incertidumbre, el presidente del Gobierno se volcó en Cataluña durante la última semana de campaña, y el PP, más en concreto, en salvar los restos que en los comicios de 2015 le dieron los últimos escaños en juego en las circunscripciones menores (Tarragona, Lleida y Girona) y que ahora pueden caer del lado independentista: la lista de Puigdemont, ERC e incluso la CUP.

La pérdida de esos tres diputados, más otros dos por Barcelona, amenaza con dejar a los populares en seis de los 11 escaños que tienen ahora. "Serían tres menos para nosotros que equivalen a seis para ellos [los separatistas]", fue el último reclamo de la campaña de Albiol dirigido a las antiguas bases electorales del PP atraídas desde la consulta del 9-N por la alternativa de Ciudadanos.

Rajoy apostó con el 155 y la convocatoria del 21-D por romper el bloque independentista, y lo logró, pero queda por ver si los resultados electorales no favorecen la reconciliación posterior de los secesionistas para recuperar el poder. En el PP no descartan ninguna hipótesis de coalición posterior, ni de independentistas con el partido de Colau; ni del PSC con ERC y también los aliados catalanes de Podemos. Pero no esperan una mayoría de gobierno constitucionalista, y si se diera ese vuelco electoral para la suma, sería imprescindible el concurso de Albiol, recuerdan.

Por muchos escaños que pierda el PP, en la sede de Génova admiten que García Albiol no podrá ser declarado responsable, que el exalcalde de Badalona bastante ha hecho con dar la cara siempre e intentar contrarrestar la tendencia del 'voto útil' hacia Inés Arrimadas, dadas las expectativas de victoria sembradas con Ciudadanos, al menos en las encuestas.

Las miradas del Partido Popular se dirigen hacia Rajoy, como siempre el más tranquilo mientras en sus equipos están de los nervios. "Si hay otra mayoría independentista, pues más 155", comentan en Génova ante el peor supuesto posible. La idea es que en cualquier supuesto de resultado el Gobierno tendrá tarea de Estado que hacer y lo primero será preservar su estabilidad para mantener el pulso frente al golpe secesionista. Y como en cualquier caso la formación del nuevo Ejecutivo autonómico será complicada y larga (sin descartar otras elecciones), en el Ejecutivo se preparan para reactivar en enero las negociaciones sobre el proyecto de Presupuestos con la advertencia de que España no puede seguir parada otros tres meses.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios