desactivadas las órdenes de detención internacionales

El órdago del juez: Puigdemont tendrá que decidir si se juega la cárcel por ser diputado

La decisión del TS deja solo en manos del 'expresident' catalán la decisión de afrontar un más que previsible ingreso en prisión a cambio de recoger en el Parlament su acta de diputado

Foto: Puigdemont entra en campaña desde Bélgica. (EFE)
Puigdemont entra en campaña desde Bélgica. (EFE)

La decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de retirar las órdenes europeas e internacionales de detención contra Carles Puigdemont y los 'exconsellers' huidos a Bélgica deja solo en manos del 'expresident' catalán la decisión de afrontar un más que previsible ingreso en prisión a cambio de recoger en el Parlament su acta de diputado. Si resulta elegido el 21-D y quiere tomar posesión, tendrá que regresar a España, donde será arrestado. Si prefiere no hacerlo, ya no podrá contar con el amparo de la Justicia belga.

Según apuntan a El Confidencial fuentes jurídicas, la clave del auto del magistrado, que sorprendió este martes con esta jugada jurídica inesperada, se encuentra en su afirmación de que las cosas han cambiado desde que la jueza Carmen Lamela ordenara detener a los cinco prófugos que no respondieron a su citación, al contrario que el grupo liderado por Oriol Junqueras que, tras comparecer, fue enviado a la cárcel. Desde entonces —afirma el auto—, los investigados parecen haber mostrado su intención de retornar a España con la finalidad de tomar posesión y ejercer unos cargos electivos" a los que optan en las elecciones del 21 de diciembre.

El órdago del juez: Puigdemont tendrá que decidir si se juega la cárcel por ser diputado

Llarena también argumenta que se pronuncia ahora porque se encuentra "en el trance" de revisar la situación personal de cada acusado, el mismo proceso que desencadenó el lunes la libertad de seis de los consejeros encarcelados y que el vicepresidente, el responsable autonómico de Interior, Joaquim Forn, y los presidentes de las asociaciones soberanistas prolongaran su estancia en la cárcel.

No oculta, sin embargo, que ha preferido no correr el riesgo de que Bruselas se opusiera a la entrega de los prófugos y frustrara de ese modo su intención de juzgarles por delitos de rebelión, sedición y malversación. A lo largo de ocho páginas, explica los procedimientos de entrega entre miembros de la Unión Europea y dice claramente que los belgas podían negarse a la petición de los tribunales españoles.

"Uno de los excepcionales supuestos en los que se puede denegar la ejecución —total o parcial— de una orden europea de detención es el contemplado en el apartado primero del artículo 4 de la Decisión Marco. Conforme a este precepto, se podrá denegar la orden si los hechos que motivan la misma no son constitutivos de delito de acuerdo con el Derecho del Estado miembro de ejecución", explica.

El órdago del juez: Puigdemont tendrá que decidir si se juega la cárcel por ser diputado

A continuación, destaca que mantener las órdenes de busca y captura, en lugar de facilitar un adecuado desarrollo del proceso, "puede introducir una restricción", ya que es posible que Bélgica limite los delitos por los que Puigdemont y también Meritxell Serret, Toni Comín, Lluís Puig y Clara Ponsantí son reclamados. Esto convierte en algo difícil, prosigue el juez, mantener "una respuesta homogénea", que fue la que justificó la acumulación de las actuaciones ante el TS, y deja a Junqueras y los que no huyeron "en 'peor derecho' que quienes se encuentran fugados". También alega que la causa mantiene una unidad jurídica indivisible y no puede separarse bajo el riesgo de que se adopten, si es así, soluciones contradictorias.

La decisión se ha producido tan solo unas horas después de que Puigdemont y los cuatro de Bruselas acudieran a su segunda vista ante el juez belga que debía decidir en primera instancia. En ella, sus abogados descargaron su artillería contra la petición española en oposición de lo que hizo hace días el fiscal, que sí defendió la entrega aunque con algunos matices. Fuentes de las defensas unen los dos hechos y aseguran que si Llarena se ha decidido ahora es porque las cosas no pintaban bien para la reclamación de la Justicia española.

Por todo esto, y "ponderando los intereses en juego", el juez ordena retirar las órdenes europeas de detención y entiende además que con su decisión no perjudica a los afectados por ella, debido a que ya se habían opuesto a su entrega a España. La Fiscalía belga ha recibido la solicitud y procederá a sofocar el proceso abierto en una próxima audiencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios